Anuncios

Entrevista a Elle Belga: “Jamás podríamos cantar algo que nos produjera un cierto rubor”

“Elle Belga by Fium Foto” src=”http://img.hipersonica.com/2013/12/elle-belga-promo-by-fium-foto.jpg" class=”centro” />

Elle Belga son José Luis García, ex guitarrista y cantante de Manta Ray, y Fany Álvarez. Comenzaron su andadura musical en 2008 y un año después debutaton con 1971, una exquisita colección de canciones con una claim arriesgado: “todo lo que hagamos deberá poder ser silbado”. A estas alturas con un bagaje lo suficientemente amplio y un EP, 1507 segundos prestados, que ha hecho de puente entre su debut y Refugio, su nuevo larga duración, podemos afirmar que los gijoneses han logrado superar la prueba del díficil del segundo elepé con nota. Se trata de catorce temas que escapan a la etiqueta de pop porque también se advierten un montón de detalles folk, filigranas sonoras que podrían etiquetarse de ambient y ciertas texturas más propias del rock, o del post rock, donde la impronta de Manta Ray es más que evidente. Hace unos días nos citamos con el dúo en una conocido local gijonés para hablar con ellos a propósito de su primera entrega para Gran Derby Records.

¿Por qué todos los proyectos que han salido de Manta Ray han huido de la tensión eléctrica?

Jose Luis: Sobre todo con el primer disco de Elle Belga no tenía ningún sentido, porque Manta Ray todavía funcionaba. Lo que buscábamos era otra espacio, solamente necesitábamos algo acústico que arropase las voces. Ya hace cinco años que Manta Ray han dejado de funcionar y Elle Belga es un proyecto totalmente sólido. La cabra siempre tira al monte y en este disco la presencia eléctrica es mucho más importante que en 1971. Creo que de hecho es uno de los cambios sustanciales que hay.

Regufio lo grabásteis en casa, ¿cómo fue eso?

J.L.: Grabamos en casa por un motivo principal. Con un disco muchas veces no te obsesionas con que las canciones tengan que quedar reflejadas de una determinada manera porque después está el directo. Si partes de ese punto de vista miras a tu alrededor, ves lo que tienes, con qué puedes hacer tus ideas y un poco en función de eso desarrollas el disco. Si nosotros entrásemos en un estudio, el presupuesto nos permitiría una producción muy humilde, muy pocos días de estudio y prisas, y no queríamos eso. La única manera de cuidar todos los detalles que están en el disco es teniendo todo el tiempo del mundo y no teniendo prisa. Por eso tienes que hacerlo en tu casa.

Fany: El disco se grabó en dos espacios. La mayor parte la hicimos en una casa de unos tíos que tenían espacio de sobra y allí durante cuatro días grabamos bases y muchos detalles como las chapas metálicas. Luego cumplimentamos voces y demás en nuestra casa, en una habitación que tenemos acondicionada.

Creo que en este disco las voces están muchísimo más trabajadas

J.L.: Es la primera vez que he trabajado de esta manera, es algo totalmente intencionado. En las canciones en que no hay voz única, como ‘Las Generalas’ o ‘De tus ojos’, trabajamos mucho el tono que iba bien a las dos voces juntas. Si las escuchas por separado igual dices que están forzadas. Hay mucho ensayo previo en el local buscando eso tonos y esa voz en falsete.

F: Fue un trabajo muy duro de voces; aunque pueda parecer que no hay grandes cosas espectaculares, realmente siempre había uno al que el tono que le iba mejor pero iba en detrimento del otro, que tenía que hacer un mayor esfuerzo.

¿Cómo se consigue con tan poca chicha musical llenar tanto una canción?

J.L.: A mí siempre me han fascinado de grandes bandas como Lambchop, que lleva ocho músicos en el escenario y respetan los espacios; la canción que va arropando a una melodía de voz, cada instrumento tiene su espacio y aparece de una manera sútil y destaca porque no hay mucho más con el que compararlo alrededor. Aquí en un grupo estarían los ocho músicos tocando a la vez desde que empieza la canción hasta que acaba. Lo que buscamos es que con menos instrumentos, aprovechando los espacios que te dejan eres capaz de rellenarlo todo y crear un ambiente.

¿Cómo es el proceso de composición de Elle Belga?

F: En la mayoría de las ocasiones hay una melodía y después una letra que encaje. En algunos casos hay una idea, unas imágenes, una postal, que después se va desarrollando y encaja con una melodía que ya existía. En muy pocas ocasiones hay una estructura desarollada a la que se le añade la melodía.

J.L.: Solo hay una canción que surgió de una letra que teníamos desarrollada, que es ‘De tus ojos’, y cojes la guitarra, empiezas y ya te sale.

F: Y hay una excepción clarísima que es ‘Cuídame’, que surje a partir de un texto tradicional.

Llama la atención el cuidado exquisito del léxico en vuestras canciones

F: En ese sentido soy especialmente escrupulosa porque me gustan mucha la Literatura; los tiempos verbales son los que tienen que ser y gramaticalmente el léxico nos gusta cuidarlo.

J.L.: Como antes decía Fany son imágenes que te dan para desarrollar unas frases o cuatro líneas; aunque esa idea la tengamos presente siempre trabajamos los textos de las canciones para que sean sugerentes, queremos que la gente que escuche a Elle Belga no sea un oyente pasivo. Estamos narrando imágenes y muchas veces no sabemos lo que sugieren nuestras canciones, probablemente sea algo más bonito.

F: Yo jamás podría cantar algo que me produjese un cierto rubor o me sintiese incómoda. No hay nada impostado.

J.L. Nunca podríamos hacer canciones forzadas en el sentido de un malditismo exacerbado, de una cotidianeidad, nos hemos mantenido en esa distancia de hacemos las letras, las encajamos en melodías, pero no vamos a forzar nada que no seamos.

¿Os sentís como en vuestra república independiente musicalmente hablando?

J.L.: Nos encantaría pertenecer a una isla masiva de grupos que hicieran canciones como las nuestras. Tampoco militamos en ningún estilo. Entendemos que lo que teníamos que hacer era Refugio. Tengo que esforzarme un poco en tratar de pensar que grupo esta hacendo una propuesta como la muestra. Yo vengo de los 90, decir indie en los 90 era malsonante. Nosotros por una cuestión estilística, entre toda esa masa que escucha música indie sames que habrá una pequeña parte de nuestro público que estará ahí. De todos modos, un grupo nunca debe etiquetarse.

¿Os quedásteis un poco con la espina de haber podido sacar en edición física el EP 1507 segundos prestados?

J.L.: Sí, totalmente. Que exista en formato digital es un mal menor, pero es un mal. Cuando haces un disco lo quieres ver, palpar, guardar, que coja polvo y regalarlo. La música se empaqueta pero es un objeto que no solo lo disfrutas tú. No sé si tendría mucho sentido editarlo en el futuro. Este disco, parte del hecho artístico, tenía una función de engranaje y de activar un proyecto humilde como el nuestro. Siempre tiene que haber un runrún, estar haciendo algo, sino nunca nos hubiéramos planteado hacer un disco de versiones.

Además era un disco muy arriesgado

J.L.: Por eso estamos muy orgullosos porque fuimos capaces de dar arreglos a Paco Ibáñez, cuya propuesta es guitarra y voz, y de unas canciones de Serrat totalmente orquestadas bajarlas a guitarra, voz y batería. Por eso decimos que Refugio es nuestro tercer disco.

En cinco años os he visto solo dos veces, ¿hay sequía de conciertos?

F: Las cosas están muy complicadas; con cualquier grupo que hables, incluso con grupos ya consolidados con propuestas desde nuestro punto de vista superhonestas, tienen una afluencia de público en conciertos muy escasa.

J.L.: En nuestro caso tenemos nuestro mundo y nuestra vida. Elle Belga es muy importante pero ya te adelanto que vamos a tocar bastante. Nos ha costado mucho. Tú nos ha visto dos veces; la primera vez íbamos sin batería, disparábamos las bases y no funcionaba. Tuvimos que reinventarnos; Fany cogió la percusión y de ahí surje como suena Refugio ahora. Vamos a tocar con la última propuesta de formato de dúo siempre con la perspectiva de tocar con ese mismo formato. Las canciones van a ser esas, jugando mucho más con la tensión y los silencios que en el disco.

¿El cuidar al máximo el aspecto visual y videográfico es ya una premisa de Elle Belga?

F: Fium nos han entendido a las mil maravillas. Fue una simbiosis estupenda, con cuatro pinceladas nos entienden y saben lo que queremos. Nos gusta lo contenido y artísticamente nos complementamos perfectamente.

¿Cómo está el asunto musical en Asturias?

J.L. Yo artísticamente estoy muy ilusionado con un par de proyectos de gente joven como son Borealis y One For Apocalypse, dos propuestas totalmente dispares. Los compañeros de generación siguen haciendo cosas buenas y se sigue hablando bien de ellos.

Elle Belga en Hipersónica

* Elle Belga — Refugio
* Elle Belga vuelven a ponerse en manos de Fium para el vídeo de ‘Mi infancia’
* Elle Belga — 1507 segundos prestados: cuando menos es más
* Elle Belga — 1971: la sublime elegancia de un dúo vocal
* Entrevista a José Luis García (Elle Belga): somos un grupo vocal

Fotografía | FiumFoto

Anuncios