La música siempre ha vivido en crisis. Desde el supuesto daño que hacían las emisoras de radio en los años 20, a la caída actual en el número de ventas físicas. Frente a esa realidad, los pequeños sellos musicales siguen creciendo. Galleta Records es uno de ellos. Una de las propuestas españolas más interesantes que hay en la actualidad en esta materia.

Lo suyo es el Hip-Hop, sin barreras, el vinilo en formato 7 pulgadas, la elaboración artesanal de todas las referencias con un cuidado especial, convirtiéndolas en únicas y hits a destajo gracias a un buen ojo a la hora de elaborar su catálogo. Desde Niño a Garbanzo. Por el momento, el sello barcelonés ha publicado 6 referencias, la séptima llegará en breve con los remixes de ‘Ven Conmigo A Bailar’ de Diploide; otro pepinazo. Mejor os dejo con Abel Galleta, mente pensante del sello, que lo explica todo que da gusto.

¿En qué consiste Galleta Records y cuál es su filosofía?

Galleta Records no es más que un pequeño sello de música. Su filosofía es difusa por naturaleza, y sus cimientos aunque pretenden ser sólidos, están en continuo movimiento. La doctrina a seguir es el Galletismo, obviamente, y los principales pilares sobre los que se sustenta son el hamor (con hache, no es una errata) por la música; la buena compañía en el camino y los buenos alimentos (sean estos de índole musical, gastronómica o espiritual). Recientemente escribí un texto sobre el Galletismo, en el que posiblemente os pueda arrojar alguna pista de más sobre a dónde vamos y de dónde venimos.

http://player.soundcloud.com/player.swf?url=http%3A%2F%2Fapi.soundcloud.com%2Ftracks%2F2822665&show_comments=true&auto_play=false&color=ff7700

¿Qué es lo que te motivó a crear un sello como éste?

Muy sencillo, por lo que no me andaré por las ramas: mi pasión por la música y el placer que me produce hacer cosas. ¿Y quizás una tendencia natural a complicarme la vida? ¡A la vida hay que echarle sal!

¿Cuáles son los sellos en los que te fijas a la hora de hacer las cosas y a cuáles te gustaría parecerte?

Son numerosos los sellos que me interesan y que están habitualmente en mi radar, si bien no hay intención alguna de parecerme a ninguno de ellos. Me imagino que esto es como los grupos de música, que si bien se influencian y beben de diferentes fuentes, normalmente cada uno busca su propio camino y sonido. No es que me obsesione encontrar una voz propia, pero aunque no me importa que me refleje el trabajo de otros, no busco postrarme delante de ningún espejo.

Aún así, de entrada te diría que me influencian todos los sellos pequeños allende los mares, aquellos que hacen esto por puro placer y les importa bastante poco la industria musical. Gssh! Gshh! Records es uno de ellos y posiblemente la influencia más directa en cuanto decidí tirar adelante esta aventurilla. Su manera de hacer con ediciones manuales y artesanales con la serigrafía como principal técnica, su impecable trabajo gráfico y su sentido de humor fueron un revulsivo a la hora de enfangarme con Galleta.

Después, obviamente, hay sellos míticos de cierta envergadura a los que uno admira y sigue con especial interés. Sin dudarlo ni un instante, en mi caso situaría dos: Constellation y Stones Throw. El primero por su carácter comunal (sobre todo en sus inicios), sus ediciones cuidadas, y su trabajo desde la absoluta independencia sin dejarse contaminar por los modos y sistemas de las multinacionales, que desgraciadamente muchos sellos autodenominados independientes (llenándose la boca con el termino) reproducen sin ningún tipo de sonrojo. Y por supuesto, por su música: inspiradora, combativa y emocionante, completamente necesaria en este mundo a veces tan apestoso. El segundo por su hip hop inquieto, su amor y respeto por las raíces de la música negra (intachable y maravilloso su catálogo de reediciones y la investigación en el pasado de la música popular afro-americana), su amplitud de miras, el buen gusto y cuidado en el diseño de sus ediciones, y por sus magníficos subsellos (Now Again y Soul Cal), entre unas cuantos motivos más.
 
Luego habría gente cercana como Disboot, Lo-Fi Funk, Arkestra Discos, Beat Generation, Afeite al Perro o Doble Vida Discos, porque al conocerlos (a algunos aunque sólo sea un poco) uno sabe lo mucho que se lo gozan con la música, transmitiéndolo con sus respectivos sellos y sus formas de hacer. Y acabaré repitiéndome, todos los sellos pequeños del mundo (conocidos y por conocer). A riesgo de parecer un maldito rojillo de manual, podría utilizar y readaptar una cita del Che para el tema este de los sellos pequeños: “En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ese, nuestro grito de guerra, llegue hasta un oído receptivo y otra mano se tienda para planchar más discos”. ¡Larga vida a los sellos pequeños!

La doctrina a seguir es el Galletismo y los principales pilares sobre los que se sustenta son el hamor (con hache, no es una errata) por la música; la buena compañía en el camino y los buenos alimentos (sean estos de índole musical, gastronómica o espiritual).

¿A qué se debe el hecho de preferir vinilo, y en formato 7”, a cualquier otro material?

Supongo que es una cuestión generacional. Los que ya tenemos una edad el vinilo es el formato con el que hemos crecido, con el que nos adentramos en esto de coleccionar música, y cuando digo coleccionar música no me refiero a comprar ediciones originales a precios desorbitados. Cuando empecé con el sello hace casi 5 años todavía no había estallado el boom del resurgir del vinilo, a pesar de que ya se estaba fraguando. A día de hoy cualquier discográfica saca sus referencias en vinilo, y desgraciadamente en muchos casos se están cometiendo los mismos errores que en el pasado se cometió con el CD. Es alucinante los precios que algunas disqueras ponen a sus ediciones en vinilo, pero esto da para hablar largo y tendido y mejor no desviarme de la pregunta principal. Como os decía, por una cuestión generacional principalmente y porque me parece el formato físico más digno y atractivo para la música. El 7 pulgadas no deja de ser una debilidad personal mía.

http://www.youtube.com/v/ySKfM8_OKjU?fs=1&hl=es_ES

El trabajo que te metes con cada edición de las nuevas referencias es brutal. Hechas a manos, dentro de lo posible, con hasta fundas de tela para las carpetas. ¿Éste es el máximo amor, mimo y cuidado que comentas en tu Myspace? ¿Qué buscas con estas ediciones tan cuidadas?

Por supuesto; esto es a lo que me refiero con estas palabras en el myspace. Siento repetirme entrevista tras entrevista, pero es que cuando las razones están claras, no cabe darle muchas vueltas al asunto. Siempre digo que Galleta es mi juguete, y lo que me apetece es pringarme y dar rienda suelta a toda idea que se me ocurra y que por medios y conocimientos pueda desarrollar.

Tengo la suerte de en el pasado haber adquirido conocimientos de serigrafía y de disponer de la complicidad de Gem de MonoStereo y su tallercito para poder realizar las portadas y todo aquello relacionado con el tema serigráfico. También tengo la suerte de tener una madre más maja que las pesetas con una maña y un arte que espanta y con el suficiente arrojo para dejarse liar con las chorradas de su hijo. Y tengo la suerte de que el tiempo para mí no es un problema y que no necesito rentabilizarlo de manera económica. El tiempo no siempre es oro. Por estos motivos, entre otros, y porque realmente el proceso de diseño, estampación y realización del artwork es lo más bonito y agradecido (mucho más que la etapa de venta, desde luego) es por lo que he optado por esta vía. Incluso podría deciros que es simple y puro egoísmo personal, si no llega a ser porque como consumidor de música en formato físico y en vinilo, personalmente me alucinan las presentaciones manuales y artesanales y agradezco enormemente este tipo de detalles. Por lo que también podría decirse que doy lo que como consumidor me gusta recibir. De hecho, si me pongo metafísico, diría que el camino ya estaba marcado mucho antes de empezar. Fue dar el primer paso y todo surgió de manera natural.

Personalmente me alucinan las presentaciones manuales y artesanales y agradezco enormemente este tipo de detalles. Por lo que también podría decirse que doy lo que como consumidor me gusta recibir.

¿Cómo van las ventas y la inversión? ¿Se recupera, hay un mínimo margen de beneficio o por el contrario hay pérdidas?

El tema ventas va tirando, en unos casos más ágiles que en otros. Se acostumbra a recuperar la inversión total de las ediciones físicas (sin contar mano de obra, por supuesto) aunque el ritmo de venta es bastante lento y espaciado en el tiempo, con la punta en los primeros meses posteriores al lanzamiento, como es lógico. Generalmente se recupera e incluso se puede llegar a sacar algún pequeño beneficio, que si analizamos la cantidad de horas dedicadas en las ediciones, tampoco es para tirar cohetes.
 
No obstante nunca me he quejado, pues creo que es el recurso fácil e inmediato. Si bien no voy a negar que si que me gustaría que todo fuese un poco más rápido y no tan costoso, con tal de poder aumentar el ritmo de ediciones, y entono un mea culpa por a veces no moverme lo suficiente y dejarme llevar por las obligaciones del día a día y demás cuestiones referentes a la vida y su cotidianidad. Desde aquí agradecer a los galleto supporters su apoyo y sus palabras, aquellas avaladas por actos y que no se las lleva el viento.

Con la actual sobredosis de información, parece que hemos entrado en una infravaloración generalizada de la música (y no hablo de los formatos físicos) y es una auténtica pena que la gente no valore las cosas y menos aún la cultura (y no hablo de descargas de discos regladas o no)

A su vez das la opción de que la gente se pueda bajar la música por Bandcamp. En algunos casos gratis, con donación a gusto del consumidor, y en otros por una cantidad irrisoria. ¿Qué buscas con ello?

Aquí me remitiría a la expresión de que el movimiento se demuestra andando. Muchas veces en Galleta no hay un política concreta para determinados aspectos, por lo que normalmente voy haciendo sin demasiada premeditación y dando palos de ciego. Poner MP3 para descargar mediante pago vía plataformas tipo iTunes y similares es algo que en ninguno momento del camino me he planteado. Directamente prefiero perder el tiempo en otras cosas, tales como rascarme el ombligo por ejemplo. Entiendo que un sello en el que sus facturas mensuales dependan de su trabajo tenga que coger dicha vía, pero no creo que en España nunca cuaje, y menos cuando comprar un disco en formato MP3 tiene el mismo precio que el formato físico.

http://player.soundcloud.com/player.swf?url=http%3A%2F%2Fapi.soundcloud.com%2Ftracks%2F1399875%3Fsecret_token%3Ds-0Ou9T&secret_url=false

Aunque hasta la cuarta referencia (el single ‘I love Diploide’ de Diploide) no puse ninguna edición para descarga gratuita, nunca me importó que la gente compartiese los temas de los diferentes singles. Eso sí, en nuestro caso al estar editados sólo en vinilo, la gente tiene que hacer un mínimo esfuerzo para ello, al menos el de disponer de algún medio para ripearlo. Este detalle concreto me hace cierta gracia porque me remite a años atrás, época en la que el flujo de información era muchísimo más limitado y lento, y en el que nos rompíamos los cuernos por compartir información, aprender y evolucionar. Con la actual sobredosis de información, parece que hemos entrado en una infravaloración generalizada de la música (y no hablo de los formatos físicos) y es una auténtica pena que la gente no valore las cosas y menos aún la cultura (y no hablo de descargas de discos regladas o no). También se podría destacar la aparición de plataformas como Bandcamp o Soundcloud, que facilitan la descarga de discos y/o canciones en diferentes modos, con apenas costes adicionales, y que ha agilizado estos procesos en los que antes uno debía disponer de una página personal o realizarlo mediante programas P2P y plataformas gratuitas de alojamiento de ficheros (rapidshare, mediafire, etc…). Quizás algún día me posicione del todo y tome una decisión concreta al respecto, mientras tanto, pues como siempre, iré haciendo según me dé en cada edición.

La música a la que doy salida está un poco en tierra de nadie. Es un hip hop que no interesa demasiado al publico general que consume hip hop nacional, y por parte del público medio que le interesa esporádicamente y de manera tangencial este estilo, el hip hop en castellano no acaba de cuajar nunca, salvo contadas excepciones, por lo que soy consciente de cual es mi sitio y del interés que puedo llegar a generar, interés cada vez mayor, todo sea dicho, cosa que por una parte me reconforta.

En los tiempos que corren y ya llevas publicadas seis referencias en vinilo. Es una buena cantidad. ¿Cómo ha sido la recepción de éstas por la crítica y el público hasta el momento?

Lo último que se me ocurriría sería quejarme. Quejarse es de pusilánimes. Cabe remarcar que son 6 referencias espaciadas en el tiempo durante 5 años, por lo que no creo que sea una cantidad demasiado destacable. Me hizo mucha gracia cuando el crítico y periodista musical Javier Blánquez escribió en un reportaje “Galleta Records es uno de los sellos más lentos del mundo: en 4 años ha lanzado 4 discos, a uno por año”.

Anécdotas a parte, no puedo pretender sacar algo y tener a todo el mundo expectante con algo tan minúsculo y con un formato que apenas tiene hueco en la prensa musical (física o virtual). ¿Que por lo general falta interés por propuestas pequeñas como Galleta? No te voy a decir que no, pero no creo que sea algo que me afecte a mí exclusivamente. Siempre he pensado, y así lo he dicho en distintas ocasiones, que la música a la que doy salida está un poco en tierra de nadie. Es un hip hop que no interesa demasiado al publico general que consume hip hop nacional, y por parte del público medio que le interesa esporádicamente y de manera tangencial este estilo, el hip hop en castellano no acaba de cuajar nunca, salvo contadas excepciones, por lo que soy consciente de cual es mi sitio y del interés que puedo llegar a generar, interés cada vez mayor, todo sea dicho, cosa que por una parte me reconforta. Por parte de los medios y la crítica casi todo han sido buenas palabras, siempre y cuando se han hecho eco de algo de Galleta. Ha habido reseñas notables en medios reconocidos como Rockdelux, Go, Playground o Serie B; el single de El Chavo / Strand se coló en las listas de mejores singles nacionales de la Rockdelux en el año que se publicó; el videoclip de El Gremio llegó a estar en el 2º puesto del top 20 de videos de hip hop de la Mtv española; Diploide han sido destacados en diferentes medios y aparecido en algunas listas de lo mejor del año; El Gremio y Diploide han sido los primeros grupos de hip hop en castellano que han actuado en el festival Primavera Sound; Niño ha obtenido notables críticas de blogs europeos muy reputados en la escena de los beats y las bass music; etc etc. Sinceramente, no puedo quejarme en absoluto, teniendo en cuenta que Galleta es un sello minúsculo y todo se ha hecho desde la más absoluta independencia y con escasos medios. Todos estos pequeños logros mencionados (y los que no también, por supuestísimo) me llegan de orgullo y satisfacción que diría nuestro Juanca, y me animan a seguir galleteando.

Si Niño hubiese nacido en el Reino Unido ahora mismo lo estaría petando.

Para quienes no conozcan a los grupos de tu sello ¿podrías resumirlos brevemente en unas líneas destacando el por qué confiaste en ellos para Galleta Records?

Polen — Ricky Aka & KDLI. Son un grupo de hip hop puro y duro, es decir: rimas sobre bases, un mc y un dj. No hay más. Son inquebrantables y siempre han hecho música por el mero placer de hacerla, sin intentar encontrar ningún hueco en la industria musical. Poliédricos en su manera de afrontar el hip hop, bebiendo del pasado sin renunciar al futuro. Llevan un par de años en barbecho (KDLI vive en Álcudia -Mallorca- y Ricky en Barcelona), pero es muy posible que vuelvan a empezar a hacer cosas. Con estos nunca se sabe, por eso.

El Chavo. Productor de hip hop a la vieja usanza. Tiene un gusto exquisito a la hora de escoger muestras y dar forma a sus ritmos. Clasicismo y elegancia. No hay que olvidar su otro proyecto, Debilorithmicos, junto a Josh Fontan de Beatspoke y con reputados mc’s del underground norteamericano colaborando.

Strand. Desde que debutase en solitario con su disco “Paz” en Foehn Records en el año 2003, Miguel no ha parado de hacer música, de tocar mil palos y colaborar en numerosos proyectos. De la electrónica al laptop folk, del hip hop al dub, de la idm a la bass music, va de un lado a otro como una pelota de ping pong, sin perder nunca la personalidad en ello.

El Gremio. Para mi son un auténtico trío de ases. Un grupo a la vieja usanza, cosa cada vez menos habitual en un estilo en el que mc es el protagonista casi absoluto y los productores y dj’s van y vienen como peonzas. Tienen una personalidad arrolladora y entre los tres conjugan sus habilidades a la perfección. Lástima que no se pongan las pilas y no sean más activos, porque si se lo propusiesen podrían ser muy muy grandes.

http://player.soundcloud.com/player.swf?url=http%3A%2F%2Fapi.soundcloud.com%2Ftracks%2F2822736%3Fsecret_token%3Ds-W5f22&secret_url=false

Diploide. Son una mezcla explosiva. El background de Garbanzo y su particular punto de vista y forma de hacer lo convierte en un rara avis dentro de los mc’s. Me flipa su estilo y desparpajo y encima de un escenario tiene más carisma que la voz de Constantino Romero doblando a Harry el Sucio. Niño es el contrapunto perfecto a Garbanzo. Posiblemente a mucha gente no les molen musicalmente, pero me apuesto 50 pavos con cualquiera a que los ve en directo y se descojona vivo (con ellos, no de ellos)

Niño. En una entrevista para un medio digital, el productor gallego Mwëslee dijo de Niño que “es el mejor productor de hip hop nacional ahora mismo y el personal sigue mirando para otro lado”. Yo no sería tan rotundo ni categórico, pero no se me caen los anillos al afirmar que Niño es un auténtico fuera de serie, culo inquieto y megaversátil. De repente se lanza hacía la experimentación más sincopada como te prepara un rompecuellos con retazos skweee o un temón bailable de coordenadas dubstep y tonos púrpuras. Todo le vale. Si hubiese nacido en el Reino Unido ahora mismo lo estaría petando. Pongo la mano en cualquier fuego.

Garbanzo. Si Diploide son un rara avis dentro del hip hop nacional esperaros a oír Garbanzo (el grupo). Garbanzo se junta con Carlos de Internet2 rizando el rizo y se proclaman como uno de los grupos más singulares de la península. La falta de complejos elevada al cubo y por mil. Samplers de High School Musical, un piano midi gigante para la puesta en directo, letras de combate plagadas de humor… Unos cracks, vamos.

Y aunque Mwëslee y Coco Bryce no se pueden etiquetar propiamente como artistas del sello, por el simple hecho de ambos haber facturado un remix para dos temas de Niño, creo que se merecen unas breves palabras.

http://player.soundcloud.com/player.swf?url=http%3A%2F%2Fapi.soundcloud.com%2Ftracks%2F2762937%3Fsecret_token%3Ds-qJeP1&secret_url=false

Mwëslee. Otro que tal baila. Con una reputación sin mácula fuera de nuestras fronteras, es uno de los auténticos estandartes a nivel nacional en la ciencia del beat y un creador inconformista, escurridizo e inclasificable. Como Niño, si fuese inglés o yanqui otro gallo cantaría.

Coco Bryce. Holandés hiperactivo, en prácticamente un año se ha hecho un hueco en la escena europea de beats/skweee/bass music a base de torpedazos llenos de gordura, boom bap atómico y un portentoso derroche de imaginación. Un jefe en toda regla.

En todas las referencias que llevas publicadas hasta el momento apuestas por un Hip-Hop que esquiva cualquier limitación de lo que podría entenderse como el Hip-Hop más clásico. Es un sonido que puede gustar a todos, en cierta medida, sin la necesidad de que sean seguidores del Hip-Hop. ¿Cómo ves tú este punto?

Permíteme discrepar con tu pregunta y planteamiento. Que el hip hop sea más clásico (o no) no debe presuponer ninguna limitación hacia el resultado final. De hecho considero que la primera y tercera referencia (Polen — Ricky Aka & KDLI y El Gremio respectivamente) y mitad de la segunda — la cara con el tema de El Chavo — se adscriben perfectamente al concepto de hip hop clásico, los tres desde perspectivas y ópticas diferentes (pero no alejadas). Lo que si que creo que son propuestas que conscientemente se alejan de los dogmas y estereotipos imperantes en el hip hop (de manera general), y que parten de una búsqueda constante de un estilo propio y sin cerrarse a ninguna influencia, permitiéndose las licencias y caprichos que la amplitud de miras, el conocimiento y la falta de complejos te puede otorgar. Al fin y al cabo la calidad y solidez de la propuesta es lo que va a acercar a un público no entendido y/o especializado, sea más purista o menos.

¿Por qué Gangstarr (por poner un ejemplo de grupo mítico de fuera conocido por todos), un grupo clásico y duro como una roca, no sólo gustaba a los hip hop heads y era alabado por prácticamente toda la crítica y tenía seguidores de todos los colores y condiciones? Pues porque eran una bomba de relojería, su trabajo era de sobresaliente y dentro de su posicionamiento musical firme, tenían una personalidad propia desbordante y nunca se estancaron. A estas alturas de la historia, me parece una chorrada de muchos kilates el que la gente escuche la música dejándose llevar por un estilo u otro y no por la calidad de la propuesta, o porque simplemente les guste o no.

Hay una cierta comodidad en el gremio periodístico y que sólo hace falta que un creador de opinión ponga la primera ficha para que el resto se adscriba con los ojos cerrados, y eso si uno tiene la suerte de que ese creador de opinión ponga la vista encima de uno.

Por ahora has publicado seis referencias, 8 grupos españoles (con colaboraciones extranjeras en el caso de El Chavo / Strand y unos de los remixes de la edición especial de Niño). 6 nombres muy interesantes que fuera de su escena son desconocidos. ¿Qué pasa en España para que nos perdamos artistas tan interesantes como los que publicas?

Aquí hay mucha tela por cortar. A ver por dónde empiezo. De primeras te diría que puede venir dado porque en general la prensa generalista no hace demasiado caso al hip hop de carácter minoritario y de naturaleza underground (si es que el término significa algo), sólo haciéndose eco de las propuestas más mayoritarias y consolidadas. Y de segundas te diría que la prensa especializada no presta especial interés a todos esos entes autónomos que aún adscribiéndose dentro del hip hop, son los suficientes libres en su creación para estar ubicados en tierra de nadie. Luego entraría el hándicap del formato, pues el single apenas ocupa lugar en las páginas de los medios (bien sean impresos o digitales) con contadas excepciones. Y añadiría la falta de curiosidad e interés de la plana general de medios y periodistas musicales, instaurados todavía en una mapa musical obsoleto dónde me da la sensación que todo gira en torno del recibo de material promocional en formato físico. Me parece que hay una cierta comodidad en el gremio periodístico y que sólo hace falta que un creador de opinión ponga la primera ficha para que el resto se adscriba con los ojos cerrados, y eso si uno tiene la suerte de que ese creador de opinión ponga la vista encima de uno.

http://player.soundcloud.com/player.swf?url=http%3A%2F%2Fapi.soundcloud.com%2Ftracks%2F1859086%3Fsecret_token%3Ds-UeYyQ&secret_url=false

En un tipo de periodismo (el musical, me refiero) en el que el único peligro es enemistarse con personas alérgicas a la crítica por ejercer la libertad de opinión y de prensa, es curioso como el periodismo de batalla, a pie de calle, brilla por su ausencia. Con el actual mapa musical, creo que es más necesario que nunca que el periodista despliegue sus antenas y que esté receptivo a lo que acontece a su alrededor sin tener que esperar a que la noticias y/o acontecimientos le lleguen por las vías habituales. Por mi parte yo intento difundir en la medida de lo posible el humilde trabajo que desarrollo con el sello, si bien tampoco voy a perseguir a nadie para que se haga eco de ello. A partir de que envío la información, cada cual que decida lo que vaya a hacer con ella.

De todas maneras, sería injusto cargar las tintas exclusivamente en los periodistas y en los medios. Al igual que en su caso hago alusión a la falta de curiosidad, también se lo achacaría al consumidor habitual de música.

Galletismo… es bien es el primer recopilatorio del sello en el que habrá temas de todos los artistas que han editado en el sello y de otros que por falta de recursos hasta el momento no he podido.

Siguiendo con la escena española y puesto que estás especializada en ella, ¿qué proyectos le recomendarías a alguien que le gusta el sonido de tu sello?

¡Ancha es Castilla! No creo estar especializado en nada, pues disfruto con numerosos estilos de música y ya se sabe que quien mucho abarca poco aprieta. Aún así me lanzaré a la práctica del name dropping sin aditivos, puro y duro. Disculparme si no me extiendo con definiciones, pero es que si no la cosa se me puede eternizar. A quien le pique la curiosidad que tire de Google, que fijo que encontrará links a los respectivos myspaces/soundclouds (en caso de que tengan, claro) de los grupos.

Podría empezar tranquilamente por todos aquellos que no he tenido el gusto de poder editar en vinilo pero que tendrán un hueco en el primer recopilatorio de Galleta que llevará por título Galletismo… es bien: Lost Twin (también conocido como Neo); Roñatron; El Xino Arcade; A’Mon; The isolitics con los mc’s Ruso y Peter North; Karmasound; Urano Players; Asmatic; Ilogike; Glue Kids y Strand+Tres.

A estos nombres añadiría los componentes del colectivo Arkestra: Mwëslee, BFlecha y Noaipre; Hybakusha (junto a Chelis responsable del sello Lo-Fi Funk); la gente de Disboot: Downliners Sekt, Cauto, C-156, Suckafish P. Jones; K aka Mike Cucumber; Matador Rockers y los diferentes proyectos de sus componentes; Marco Fonktana y sus Aerolíneas Subterráneas; Jahbitat y su proyecto Narwhal; los veteranos Punto Final y Boo Dooh; Debilorithmicos; Bitcode (el alias electrónico hedonista de Dj Code); Big City Lover… Seguro que me dejo unos cuantos proyectos, pero creo ya hay tela para empezar a cortar.

¿Qué nos espera en 2010 por parte de Galleta Records?

Pues después de un largo y arduo trabajo de más de un año, saldrá el primer recopilatorio del sello, Galletismo… es bien, en el que habrá temas de todos los artistas que han editado en el sello y de otros que por falta de recursos hasta el momento no he podido. En un principio sólo iba a salir de manera virtual para descarga gratuita, pero si todo va bien, habrá disponible una edición física en CD con un formato especial y una edición bastante cuidada al más puro estilo galleta.

Me gustaría contar más detalles, pero prefiero ser cauto hasta que no esté todo cerrado, que como bien dice un refrán catalán, “mai no diguis blat fins que no sigui al sac i ben lligat” (Nunca digas trigo hasta que no esté en el saco y bien atado). Antes de esto espero haber puesto en circulación el EP de remixes del tema Ven conmigo a bailar de Diploide, con remixes a cargo de amigos y conocidos del grupo y de la Galleto Crew (BFlecha; Bitcode; Dave Zorton; Sergio Pérez de Thelemáticos con una banda formada por Joe Crepúsculo, Pablo Díaz Reixa y Jens Neumaier entre otros; Zar1; K aka Mike Cucumber; Lost Twin, Las Ruinas; Single; Hybakusha y Ricky Aka). Saldrá en descarga gratuita y quizás se haga una pequeña tirada en CD-R.

http://player.soundcloud.com/player.swf?url=http%3A%2F%2Fapi.soundcloud.com%2Ftracks%2F1857202%3Fsecret_token%3Ds-fhCiP&secret_url=false

También aprovechando que a finales del mes que viene hará cinco años de la primera edición galletera, estoy mirando de hacer algunas fiestas y conciertos con la excusa de celebrar el quinto año de actividad. De todas maneras, en caso de llevarse a cabo, se harán con cierto retraso (entre los meses de febrero y abril aproximadamente) respecto a la fecha señalada.

Y después de todo esto no hay planes cerrados, pero sí alguna ideas y proyectos cocinándose a fuego lento. He empezado a preparar una serie de splits dedicados a los beats, con la particularidad de que cada volumen constará de un artista nacional en una cara, y un artista foráneo en la otra cara. Si todo va bien el primer volumen podría estar para mayo. Más adelante detallaré artistas participantes. 
Para terminar, a ver si me pongo de una vez por todas y pongo en marcha el galleto netlabel (como una extensión más del sello) para poder dar salida a todos aquellos proyectos que por falta de medios económicos no se pueden materializar en ediciones físicas. Y por supuesto, la cabeza nunca para de pensar cosas, por lo que obviamente hay unas cuantas ideas en el tintero que por desconocimiento de si finalmente se podrán llevar a cabo mejor no soltar prenda, que es muy feo eso de crear falsas expectativas.

MySpace | Galleta Records

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments