Te lo dijimos una vez: Kokoshca son grandes. Te lo repetimos otra vez: en directo, son tremendos. Y aún lo tuve que soltar una tercera vez: La Fuerza da sopitas con honda a todos, a todos.

No es que estemos poniendo en práctica eso de que una mentira cantada pueda convertirse en verdad, sino que hay en el trío navarro tal cantidad de cosas buenas que si no se dice y se repite, se corre el riesgo de que pasen desapercibidos. Al carajo con eso: necesitamos a Kokoshca para seguir soñando.

Quisimos hablar con ellos para que nos contarán más sobre el grupo y sobre la fuerza, sobre las bajeras pamplonicas (ese peculiar fenómeno de ocio cerrado al exterior y casi solipsista) y para entender ese grito juvenil en forma de disco. Son tres, pero nos hablaron como si fuera un sólo monstruo de tres cabezas.

¿Creéis que hay un importante salto de calidad entre el primer disco y el segundo? ¿Habéis cambiado en algo como banda?

No sé si de calidad, pero un cambio si que ha habido. Hemos grabado el disco en la misma sesión de grabación (una o dos semanas) las canciones se han hecho entre los tres, cosa que con el anterior no ocurría. Creo que es mas compacto.

Este disco se ha grabado prácticamente todo con bajo, en el anterior, el instrumento de cuatro cuerdas sólo aparecía en una canción.

¿Pasasteis en el debut por esa necesidad de muchos grupos de meter en él muchas cosas de su etapa maquetera, sin darle importancia a la coherencia?

Sí, efectivamente. Teníamos canciones de diversas época y estilos y sí que hubo algo de eso. No obstante, sí que creemos que hubo coherencia. Quizá el disco respondía más a la época en que éramos un dúo, con guitarra y batería. Necesariamente las canciones deben ser más simples.”Únete a Kokoshca” es un disco que nos gusta y que refleja lo que somos. Pensamos que es igual de honesto que el segundo disco.

En este disco también se ha metido todo lo que teníamos hasta el momento y aunque suena más coherente en conjunto que el anterior, suponemos que responde más a un modo de componer que a la elección de unas canciones concretas.

(Foto: Simplifica en Flickr)

Se habla mucho de indie-pop mezclado con punk, pero personalmente, en La Fuerza os saco un punto “garage”,nugget, con toques psicodélicos dando empaque a muchas de vuestras canciones. ¿Es intencionado? ¿Os sentís atraídos por bandas garageras? ¿Podemos inventarnos algún estilo donde se mezcle los nuggets con las bajeras?

¿Qué coño es nugget? Me suena a pollo. 
 
El estilo es el que nos sale. Los toques psicodélicos a los que aludes supongo que será que a menudo repetimos el mismo trozo de una canción hasta que llega un punto que no se nos hace tedioso sino que te pide más y más….

Del garaje nos gustan los riffs de las guitarras y algunas voces. No esuchamos ni conocemos muchas bandas de garage. Por decirte algo, nos gustan 13th Floor Elevators en una época y The Gories en otra… pero no sabemos si te refieres a ese tipo de música. 
 
Respecto a lo de las bajeras (que el periodista explique de lo que hablo), me gustaría conocer si existe, este fenómeno en otras partes de España, más meridionales.

Lamentablemente no se utilizan para ensayar ni salen grupos de ellas, están llenas de nuevas tecnologías como televisiones de plasma, videojuegos, que hacen que la gente pase su tiempo libre en ellas. Pagando un alquiler por estar aislado y no relacionarte con extraños.

Si consiguiéramos una gira por Dubai, teloneando a los Jonas Brothers y no nos limitasen en cuanto a nuestra música, iríamos encantados, Amaia elegiría su mejor velo.

¿Y Beat Happening? ¿Son modelo en algo, bien sea música, bien sea manera de afrontar el “negocio”?
 
Beat Happening eran la mezcla que nos gustaba entre el pop y el rock. Nos mostraron que con pocos medios y escasa técnica se podía hacer algo sincero y bueno. Al inicio de Kokoshca, cuando éramos sólo batería y una guitarra, y había una clara diferencia entre canciones más poperas y más rockeras, sí que mirábamos un poco, no demasiado, hacia Beat Happening. Ahora no.

Respecto a la forma de entender el negocio, citaré a un paranoico Kurt Cobain que en 1993 había ganado 5 millones de dólares: “No le daré un solo centavo a ese mamón elitista de Calvin Johnson… que coma vinilo”

Grabáis en vuestro propio estudio, editáis en un sello ultra-artesanal, que edita pocos discos de cada referencia, los justos para poder editar el siguiente, encima en cd-r. ¿Lo pequeño es atractivo, una decisión artística o no quedaba otra?

Las únicas personas que mostraron algún interés por nosotros fueron Birra y Perdiz. Y siempre se han portado muy bien con nosotros, atentos y diligentes. A menudo no compartimos ciertas formas que tiene de ver o entender cierto tipo de música, pero nos encanta discutir con ellos, pues son unos polémicos natos y además con bastante gracia. 
 
No pretendemos pertenecer a nada en concreto. Las cosas surgen así. Para nosotros lo importante es hacer la música que tu quieras, con libertad. Si consiguiéramos una gira por Dubai, teloneando a los Jonas Brothers y no nos limitasen en cuanto a nuestra música, iríamos encantados, Amaia elegiría su mejor velo.

No sólo lo pregunto por la coincidencia geográfica (aunque también), pero ¿hay algo de Los Bichos en Kokoscha? Pienso en canciones como “Morir” y me las puedo imaginar cantadas por Josetxo Bitxo, claro que él no hubiera metido ese rollo de Semana Santa. 
 
Siento decirlo pero nunca he escuchado a Los Bichos, me ocurre con frecuencia me hablan de grupos a los que nos parecemos y no tengo ni idea de lo que me hablan, asi que haré lo que suelo hacer, los escucharé. 
 
Somos de generaciones distintas. Una nochevieja coincidí con un tipo, maquillado, que no se porque coño le dije que se parecía a Alan Vega y capte su atención. Al tiempo me di cuenta que resultó ser el Josetxo este. Escuché un disco suyo y me gustó bastante. Había una canción que hablaba del año que la grabaron (1989, creo recordar) que era un claro guiño a 1969, 1970 de los Stooges. No sé si hay algo de Los Bichos en Kokoshca, pero creo que ellos eran bastante más profesionales.

A propósito de ese toque de vientos y de la grabación casera: ¿hacéis de la falta de medios virtud? 
 
Pasamos una Semana Santa en Andalucía y nos fascinó esa música, sonaba todo el día, a todas horas, muy solemne y sentida. Sinceramente nos hubiera gustado que una agrupación musical hubiera grabado en directo. Pero llevar a 30 personas al estudio y conseguir todos los litros de manzanilla necesarios para el evento no nos lo podíamos permitir. Así que a nuestro pesar, metimos un sampler que tuvimos que cambiar la tonalidad y que fue bastante jodido ya que las cornetas siempre están al límite de la afinación.

¿Cuántas vueltas y pensadas le habéis dado a estas canciones? 

A veces nos obsesionamos con una canción y le damos muchas vueltas otras, son más espontáneas.

Me fascinan vuestras letras: ¿de dónde sale tanto mal rollo concentrado? ¿Cómo surge una canción como ‘La Madre? 
 
Después de leer a Maximo Gorki. Tras su muerte, de ese tiempo de esplendor, de cosmonautas, “ekranoplanos” y otras cosas fascinantes, vuelve el tiempo de los zares y todo el mundo te pide que te posiciones socialmente, cuando lo único que quieres es llorar en soledad a tu madre muerta.
 
Mi hermana apareció en un ensayo embarazada de 8 meses y empezamos a improvisar y salió…. mi hermana se fue cuando comenzamos con la letra.

¿Regrabastéis ‘Mami’ dándole otra forma para quitarle tremendismo o para buscárselo de otro manera? 
 
Esto es llorar en soledad, una vez aceptada la caída del Imperio ya sin rabia.

¿De qué discos o canciones os habéis creído mentiras como las que se cuentan en ‘Sólo el amor podrá salvarnos’?

Siempre creo que todas las canciones hablan de mí, que son para mí. 
Es lo mismo que cuando estoy en un concierto siempre el/la cantante me mira a mi, jajajj 
 
De la mayoría de las canciones cantadas en nuestro idioma, los boleros, y mucha música de los años 50 estadounidense que siempre cantaban a cosas importantes como el amor.

En La Fuerza hay mucho de Ravini (Martini del Lidl); con unos cuantos vasos sientes que lo que estás grabando es mejor

¿Cuánto de pacharán hay en La Fuerza (el disco)? ¿Y cuánto de Pamplona en canciones como ‘La Fuerza’ o en la propia oscuridad del disco y en los contrastes y extremos en los que se mueve?

 
Hay mucho Ravini (Martini de Lidl), con unos cuantos vasos sientes que lo que estas grabando es mejor. Pamplona es una ciudad pequeña en la que poco más puedes hacer para divertirte que salir a beber y aunque no lo pases bien algo te arrastra a volver a hacerlo sin que puedas controlarlo, eso es la fuerza. 
 
No somos conscientes de si Pamplona influye o no, sí que pienso que nuestra actitud responde más a la de una ciudad de provincias. Creo que los mejores grupos españoles son, a menudo, de provincias. Existe una diferencia entre estos grupos y los de las grandes ciudades. No se dejan influenciar tanto por el dinamismo de la ciudad en la que viven, porque casi nunca existe ese dinamismo en sus pequeñas villas. Así, que siguen una línea coherente consigo mismos. Además, pienso que tienen mayor capacidad de reírse de si mismos, ya que nadie está pendiente de ellos, lo cual siempre es bueno. 
 
Por cierto, hablando de Pamplona y otras calamitas navarrensis, ¿qué grupos de la zona nos estamos perdiendo, además de los Ginkas?
 
En Pamplona hay bastantes grupos de diferentes estilos que son muy buenos. Están Los Nerviosos, que parece que lo han dejado pero esperamos que vuelvan, los citados Ginkas que son el 50% a su vez, de los Karatekas que hacen rock and roll directo al corazón de las chicas.

En otro estilo, más cercanos al metal pero siempre originales con su casco de mineros exploradores, Antigua y Barbuda. Luego, están los grupos ya consagrados por aquí; Royal Canal(que creo que tampoco siguen) Jon Ulecia y La Cantina Bizarro, Los Brillantinas… 
Hay un tipo que suele tocar en la calle que se llama Gartxot, que tras la muerte de Mikel Laboa, él debería ser su sucesor.

Teníamos esperanzas puestas en “Lo blanco del jamón”, un grupo que ha desaparecido al menos por el momento. Hacían buenas canciones y son buena gente, así que esperemos que vuelvan algún día.

Y más allá de la música, ¿qué referencias artísticas, vitales o de entretenimiento tenéis? Libros, películas, series, cómics, cócteles, drogas… 
 
Las de cualquiera, aunque a Javi le gusta especialmente la prosa de Paulo Coelho, la quiromancia de Jodorowsky y Michael Ende.

Iñaki busca la inspiración en los libros de César Vidal, sobre todo en las fotos de las contraportadas y como gurú espiritual tiene a Sánchez Dragó…

Con un ordenador basta para creértelo.

En el Primavera Sound habéis tenido la oportunidad de acceder a un público al que quizás hasta ahora no habíais llegado. ¿Qué se puede esperar de Kokoscha en directo?

En directo tocamos las canciones más rápidas y más fuerte. Suele ser de manera inconsciente, pero sale así. 
Además habrá alguna sorpresa en forma de happy hippo… 
 
¿Y qué pueden esperar Kokoshca de la supuesta escena indie nacional?

No tenemos nada que esperar. Existen cada vez más grupos que apoyados en las facilidades que les brindan las tecnologías graban, editan y difunden su música. Además surgen grupos de personas que quizá nunca se hubieran acercado a la música, si no fuera por lo accesible del tema ahora. Con un ordenador basta para creértelo. Eso bajo mi punto de vista es genial. Cada vez hay más grupos. Y es cierto que la mediocridad aumenta, pero también lo hacen los grupos geniales.

Sello | Birra y Perdiz

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments