Entrevista a Marta Ruiz y Fernando Pardo (Sex Museum): “somos fans de músicas muy distintas”

Sex Museum tocaron la víspera de Nochebuena en Gijón, uno de los numerosos conciertos de la gira de Again & Again, que les ha tenido ocupados desde hace meses. Horas antes del concierto en The Monkey Club pudimos hablar con Marta Ruiz y Fernando Pardo, que nos desvelaron algunos detalles de su carrera que va camino de las tres décadas.

¿El haber recurrido como ingeniero a Barry Sage, que trabajó con David Bowie o The Rolling Stones, fue hacer realidad un ilusión que teníais?

Marta Ruiz: No, el trabajo en el estudio siempre ha estado supervisado por Fernando. Alguien le recomendó a Barry Sage y nos aseguró que iba a hacer un buen trabajo. Again & Again iba a ser un disco más guitarrero pero él le sacó otro aire a las canciones.

Aprendimos enseguida que teníamos que tocar en varias bandas igual de creíbles que la principal

Lo del inmovilismo no va con Sex Museum, ¿no?

M. R.: No, la verdad es que ha sido una constante en la banda. Aquí hemos dado un giro hacia nuestras raíces. En un principio quizás te sorprendan las canciones de este disco pero mucha gente nos dice que poco a poca se descubren en él cosas nuevas.

https://www.youtube.com/embed/BjDKQbqULfY

M. R.: Lo fundamental siempre ha sido divertirnos. Grabar y sacar canciones, siempre hemos sido muy profesionales, al principio cuando empezamos ibámos todos los días al local de ensayo, ahora por circunstancias ya no es así. Somos fans de músicas muy distintas y eso se ha ido notando en la evolución de Sex Museum.

Fernando Pardo: Desde el principio de nuestra carrera tuvimos claro cómo teníamos que hacerlo. Aprendimos enseguida que teníamos que tocar en varias bandas igual de creíbles que la banda principal. Con 18 años teníamos claro que había que tocar todos los fines de semana disfrutando como un artesano lo hace con su trabajo.

Ahora lleváis las riendas de vuestra discografía

M. R.: Sí, lo hemos sacado nosotros mismos porque Locomotive cerró. Nuestra época allí fue muy buena, él dueño nos fue a buscar a casa para ficharnos, algo que nunca nos había pasado. No encajábamos mucho en el sello porque sacaban a grupos heavies, pero estamos muy contentos de los discos que editamos con ellos.

Vosotros siempre habéis sido socios de la SGAE, ¿cómo vivísteis su debacle?

M. R.: Siempre nos olimos que algo pasaba allí. Además en los últimos años se cobraba bastante menos y el canon nunca ha llegado, no se estaba gestionando bien y mucha de la recaudación se desviaba, como en el caso de los derechos generados por los artistas en las televisiones; sí tu no lo reclamas se olvidaban de pagarlo, e incluso reclamándolo se tardaba en cobrar. Pero no es solo eso, los músicos deberíamos tener una casa del músico y un régimen idéntico en la Seguridad Social al de otros trabajadores.

¿Por qué no se pueden hacer ahora aquellas giras europeas de hace años?

F. P.: Desde hace dos años llevamos detrás de una gira de unos veinte días por Holanda, Bélgica y Alemania con Los Coronas y no ha podido ser. Hace años Sex Museum nos íbamos con ocho fechas cerradas que a la vuelta se habían convertido en doce. Esas giras era la hostia pero no todos los grupos las pueden afrontar, primero porque no a todos los músicos les gusta viajar, pero sobre todo por falta de tiempo.

En vuestro último disco habéis vuelto a cambiar el chip en cuanto al sonido

F. P: Siendo superprácticos si la cosa funciona muy bien y estás en un estatus por encima de la media como el tío de Jarabe de Palo, es fácil sacar siempre lo mismo; ¿por qué cambiar si lo tuyo funciona? Da igual que AC/DC hayan sacado cuatro o cinco discos malos si en verdad lo que van a tocar en sus conciertos es lo de siempre. Garth Brooks, la estrella del country, grabó un disco de grunge y dilapidó su carrera. Nosotros estamos en el otro lado porque no vivimos en una casa de 1.000 metros cuadrados, sino en un piso en un barrio de una ciudad, y por eso podemos arriesgar lo que nos sale de los cojones.

Si ya no teníais bastante con la militancia en dos bandas, ahora habéis comenzado con una más, ¿por qué?

F. P.: Es la primera vez que hacemos algo así con una compañía de discos. La cosa comenzó haciendo directos y así comenzamos a crecer. A finales de año ya teníamos veinte conciertos. Me ha sorprendido la repercusión mediática de Corizonas y no sabemos todavía la dirección que tomaremos.

Lo que sí está clarísimo es que Sex Museum sois un grupo de fans

F. P.: Sí, cuando hicimos 15 Hits That Never Were asumimos nosotros el proyecto y quisimos editar un vinilo que fuera reflejo de nuestra última época. El fan es muy coleccionista como nosotros y el punto en que estamos, que es de puta madre, nos permite hacer estas cosas como fabricar un vinilo de color blanco de nuestro último disco.

Sitio oficial | Sex Museum
Fotografía | Paola Bragado
Vídeo | YouTube
Más en Hipersónica | Sex Museum en concierto en Gijón (The Monkey Club, 23–12–2011): siempre dando espectáculo

Anuncios