Anuncios

Entrevista a Nacho Vegas: “Mi generación fue la que recibió más los golpes de la Cultura de la Transición”

Nacho Vegas editará su nuevo disco de estudio el próximo 8 de abril. Se titula Resituación y para hablar sobre él y otras muchas más cosas quedamos una tarde de la semana pasada en Gijón, en un bar llamado La Vida Alegre. Y además de tener una amenísima charla con el artista conocí a Adolfo Suicide, personaje que da título a un tema de su nuevo álbum. Esto fue lo que nos contó.

La portada del disco ¿por qué elegiste esa foto antigua?

Ya en el anterior disco me había dejado de poner en las portadas, en La Zona Sucia fue un cuadro de Adolfo, pero en éste quería que hubiera algo representado, algo diferente; ya que el disco es muy de personajes que saliera otra gente. La imagen la encontré en un catálogo que se titula 150 años de lesbianismo. Es una foto de 1890 y representa un poco el romper con los roles normativos y eso es algo que me gustaba que representara un poco esta portada. Buscando los derechos de la foto al final acabé hablando con una chica de la Asociación de Memoria Histórica de LGBT y no sabía nada de ella. En una fuente hay un asesinato documentado de finales del siglo XIX de una pareja lesbiana, una chica de 17 y otra de 19 que le rajó el cuello una a la otra.

La Trama Asturiana ha cambiado de miembros, ¿por qué no está Xel Pereda?

Cuando acabamos la gira de La Zona Sucia y Como hacer crac dejamos de tocar y él quería ponerse enseguida con Lucas 15. Y todavía está con ello ahora porque es un perfecionista. Yo empecé a grabar mi disco a la vez y entonces no estábamos ninguno para estar en el disco del otro. En el concierto de Lucas 15 yo estaré con él en el Teatro Jovellanos. Él estaba un poco cansado de tocar.

Y el repuesto ha sido Joseba Irazoki

Yo lo había descubierto unos meses atrás grabando una cosa para la Fundación Robo. Fuimos a Tolosa a grabar una versión de Woody Guthrie y estaba allí, le vi tocar esa noche en Donosti con un grupo con el que tocaba y con ese proyecto en solitario que tiene como one man band. Es un guitarrista impresionante, aunque nunca le vi tocar con Atom Rhumba. Hicimos con él cuatro conciertos el año pasado de homenaje a Mike Leigh, que es lo primero que no hizo Xel Pereda. Tocó tímidamente, haciendo las partes de Xel, y no sabía si se iba a adaptar y si iba a echar mucho de menos a Xel. Al final se soltó y Joseba es una pasada, aparte de una gran persona. Tienen estilos diferentes pero también tiene esa cosa que hace sonar cualquier instrumento con cuerdas y son músicos poco frecuentes. Es una pasada tenerlo conmigo.

¿Lo de Javier Mas fue un capricho o una suerte?

Fue un poco capricho. Yo lo conocí en un homenaje a Leonard Cohen, pero nos vimos en los Premios de la Fundación Príncipe de Asturias. Es un encanto de hombre, tenía su contacto, me llamó para hacer una cosa con una gente de Valencia. Me atreví a llamarlo para grabar con nosotros y él no pudo porque estaba de gira con Cohen en Nueva Zelanda y Australia. Entonces fue un poco capricho porque ya estábamos mezclando y dije que tenía que tocar en una canción como ‘Runrún’. Había dejado su parte para que se luciera, pero como los buenos músicos no quiso lucirse, hizo una cosa no excesivamente solista, entre medio rítmica con unos dibujos, es una guitarra mágica que le aporta mucho a la canción.

¿Y por qué elegiste a Maite Mursego?

En Euskalherria tienen un circuito hecho pero igual que a Lisabo y a otros tampoco les hacen mucho caso fuera. A Maite la conocí en un concierto en Bilbao, me dio un disco suyo, y me gustó muchísimo. La canción la hicimos con la Fundación Robo, la llamé para lo de Mike Leigh para tocar y estaba a punto de tener un hijo. Soy superfán de Musergo. Su tercer disco, Hiru, me parece una maravilla, esa mezcla insólita de ritmos tropicales con el rollo euskaldún es muy interesante.

Hay que saber cambiar el foco de manera radical

¿Por qué el título del disco Resituación, que sale en el tema ‘Runrún’?

Fue una palabra que se me ocurrió. Después de escribir la canción me di cuenta que en la RAE no existe. Entonces eso hace que está abierta a un montón de significados. Mis canciones hablan siempre de las mismas cosas, hay tres o cuatro temas que son los mismos pero cada vez tienes que mirarlos de forma diferente. Y hacer música significa estar un poco en continuo movimiento, saber cambiar el foco. Alguna vez he tenido la sensación que la música que se hacía alrededor en mi generación, sobre todo en los últimos años, estaba un poco muerta, un poco perdida en su propia burbuja y mirándose al ombligo. Hay que cambiar el foco de una manera radical y a eso alude el título Resituación.

Hay un pequeño homenaje a Daniel Johnston, ¿por qué?

Los que caen demasiado bien cansan un poco, pero Daniel Johnston cae bien a todo el mundo. No había una intención de hacer un homenaje, surgió empezando a tocar un poco ‘Devil Town’ y acabé haciendo esta canción, cambié un poco la melodía pero la inspiración estaba allí. Maite hizo la introducción, entonces me apetecía consignarlo en los créditos. Daniel Johnston tiene este tipo de pureza que no tienen otros autores, por ser tan primitivo y primario a la hora de escribir canciones, muy poco maleado. En el mundo comercial enseguida se malean las cosas.

Me decías que el disco es un poco de personajes, ¿querías cambiar un poco el rollo musical?

No había una intención expresa, pero los discos son canciones que pertenecen a un momento concreto, que nacen en un momento y un lugar determinado y por eso están vinculadas. En este caso había un tipo de canciones con aire más de celebración que en otros discos que requería otros arreglos. En esencia no creo que sean tan diferentes, aunque sí menos retorcidas que por ejemplo las del Manifiesto Desastre. Hablando el otro día con otro periodista le decía que cuando estaba haciendo ‘Polvorado’ me acordaba mucho de ‘Un manifiesto desastre’. Tenía una sensación parecida, de estar haciendo una canción que tenía una base muy de romance tradicional, con un estribillo con un punto épico pero en aquella ocasión me quedó una canción muy oscura. En este caso me quedó una canción del signo opuesto, entonces al final no está todo lo que tú quieras que sea la canción sino lo que decida el momento en el que estás.

La realidad siempre es inspiradora

La situación actual del Estado parece propicia para inspirarse a la hora de componer

En este disco sí que hubo un cambio en el proceso de desplazar el yo que estaba muy presente en La Zona Sucia, eran canciones de un yo muy personal; al ser un disco muy de personajes y hablar más de nosotros, la realidad se cuela en las canciones y hace que todo se cuele más hacia afuera, sobre todo lo que pasa alrededor tuyo. La realidad siempre es inspiradora pero cuando suceden cosas tan dramáticas o agresivas son más todavía más inspiradoras.

¿Con ell uso de palabras asturiano en tus canciones te sorprende que esos temas sean muy aceptados?

Son referentes así puntuales. Yo me pongo a pensar como oyente de canciones cantadas en idiomas lejanos y ves nombres de ciudades o de lugares, o expresiones extrañas, no me estropean la canción, al contrario, me pueden resultar misteriosas y tienes la oportunidad de investigar. No intento ser enigmático ni nada por el estilo. Para este disco grabé una canción en asturiano pero se quedó fuera y la reservé para el EP que saldrá después.

¿O sea que va a haber un EP posterior?

Sí, no se para cuándo; la canción quería que entrara en el LP pero irá junto a dos canciones más que también grabé.

Los vinilos que mejor suenan son los antiguos

¿Y habrá LP en vinilo?

Sí, los vinilos son más chulos que los CDs. Que suenen mejor no lo sé. Tengo la experiencia desagradable de alguna edición de un disco mío, no te voy a decir cuál, de fabricar el vinilo y sonaba peor que el CD. El vinilo suena bien cuando está todo grabado en analógico, al dar el paso de lo analógico a lo digital hay que hacer un mastering especial. Los vinilos que mejor suenan, yo que compro muchos discos, son los antiguos que están grabados en formato analógico.

No las ediciones españolas de los 80 de grupos extranjeros

Sí, son como flexidiscos; ahora en las ediciones nuevas de 180 gramos no sucede esto.

¿Te importa cómo se reciba Resituación?

Cuando haces música es para llegar a la gente. Lo que me pone muy nervioso es estar haciendo el disco y hasta que no llego a verlo terminado es como un proceso doloroso, cuando lo terminas ya no depende de ti. Pero me afecta como lo reciba la gente y los medios.

He aprendido de algún palo que me ha dado la crítica musical

¿Lees las críticas que se publican?

No estoy muy pendiente de todo y ahora que estoy de promoción las tonterías que digo en algunas entrevistas no quiero que lleguen a mis manos. Ahora con la red te llega todo. Me gusta leer crítica musical y a veces me han dado algún palo del que he aprendido. Con el single de adelanto hubo bastantes palos pero tiraban por el lado político.

A mí cuando lo escuché la primera vez no me gustó. Pero después de varias reescuchas está claro que es un single porque te queda la canción

Es curioso, cuando la sacamos hubo comentarios bastante malos. A mí me extraña porque es la primera vez que en un disco vi claro un single.

En el disco hablas de Miguel Bosé, Víctor y Ana, ¿te faltó Ramoncín, otro de los más odiados?

(Muchas risas) Igual sería demasiado radical. Ramoncín cae mal a todo el mundo, hay una especie de odio consensuado. Yo me dejé una coleta a los 12 años imitando a Bosé cuando lo vi en la tele y fui el hazmerreir del colegio. Pero no hay nada contra este hombre.

Gijón es una ciudad maltratada

¿Gijón sigue siendo la ciudad más triste de Asturias?

El otro día en La Plaza me decían ¿cómo es que dices eso de Gijón, qué es que no conoces Mieres? Yo hablo de la que conozco y es una ciudad que quiero y tengo algo personal con esta ciudad. Gijón es una ciudad maltratada. Yo vivo en Gijón porque me gusta. Mucha gente de mi edad se piró porque entre los 90 y 2000 y decían que era una leyenda urbana. El éxodo brutal que hubo de una generación hizo que se perdiera gente que pudiera hacer cosas. Mis amigos de Gijón los que quedamos son gente que tienen bares y negocios, y los que nos podemos permitir. Y ahora es cuando hay gente que vuelve para vivir en casa de sus padres, y eso es un drama. Esa generación fue la que recibió más los golpes de la Cultura de la Transición, porque somos los que nacimos en ese momento. Los que recibimos esas políticas de manera más agresiva fuimos nosotros. Ahora hay una respuesta y una sensación de que la gente se ha dado cuenta y está acabando con un discurso dominante que todos tenían más o menos asumido, y se pueden cambiar las cosas
.
Es algo como de aquellos polvos vinieron estos lodos

Si analizas un poco con la distancia me di cuenta, hace poco, de cómo fue. Cuando era pequeño y estaban en Gijón todas las movidas con los astilleros era un conflicto laboral que estaba muy presente en la ciudad y se había trasladado al espacio urbano. Se habían involucrado todos los vecinos de los barrios. En los 90 se dio un proceso de desmovilización muy fuerte que llegó al final a que los vecinos percibieran como vandalismo que alguien hiciera una barricada para defender su puesto de trabajo. Eso siguió en los 2000 y ahora con el auge de los movimientos sociales y el obrerismo está cambiando un poco la cosa. Fueron un poco unos años horribilis.

¿Qué te pareció el seguimiento mediático de la muerte de Adolfo Suárez y que nadie mencionara a Manuel Azaña como primer presidente democrático de este país?

El primer presidente democrático fue Manuel Azaña. Fue un poco curioso estos días, se notaba todo un poco forzado. A mí me gustó, porque al morir Suárez de repente salieron todas las loas a la Transición y a ese proceso democrático sin igual; pero ahora todo está cayendo por su propio peso y cuando leía los editoriales me sonaba muy fuerte porque no se lo creían ni ellos. En su época nadie lo podía ni ver, a Suárez lo trataban como de imbécil, una cara guapa pero era un inútil. A mí lo que me indignó más es que coincidió con las movilizaciones, lo de la marcha de la dignidad, y el anuncio que hicieron antes de que hubiera muerto lo aprovecharon para minimizar la información sobre ello. Y cuando hubo hostias sí que lo sacaron.

Estoy haciendo un vídeo-documental para ‘Polvorado’ con Ramón Lluís Bande

¿Tienes pensado hacer algo más con Diariu y Ramón Lluís Bande?

Ahora justo vamos a hacer un vídeo-documental para ‘Polvorado’ que se presentará a finales de abril. Es una idea de Ramón retratando a diversos personajes que cada una representa a un conflicto laboral en Asturias: una persona de lavandería del Hospital de Cabueñes, un trabajador de Tenneco, otro de Coca-Cola… Cada uno con un texto y una foto de Javier Bauluz. Todo muy de Ramón Lluís con cámara fija, lo que él llama un escrache audiovisual. Me presta mucho trabajar con él porque siempre te sorprende.

¿Llenar dos días en Madrid te sigue abrumando?

Es llenar una sala pequeña. Era esperado, la idea era tocar dos o tres veces en Joy Eslava o tocar en La Riviera, pero es una sala más fría que suena peor. Meter 2.000 personas en Madrid está muy bien. Nosotros somos de ir poco a poco en cada disco.

¿Por qué hiciste el vídeo del single con Señor Paraguas?

Ellos me habían ofrecido hacer un vídeo con Como hacer crac, pero era de una canción que no había salido como single. Les vi con ganas y había visto trabajos de ellos, y había una conexión. Además me gusta lo escribe Sofía Castañón. Para los vídeos me gusta delegar, no son míos, son de Ramón Lluís, de Señor Paraguas o Jonás Trueba.

¿Cómo tienes planteada la gira?

Como salimos ahora en mayo y junio hacemos una mini gira de presentación. En Gijón en agosto si se cierra un festival en la Laboral y en Oviedo a lo mejor en San Mateo. Tampoco hay muchos sitios más para tocar en Asturias. En la Acapulco es una sala que es difícil hacerla sonar. Al final siempre me pasa que acabo tocando más en Galicia que en Asturias.

¿Y América?

México, es donde sale el disco a la vez, en la semana siguiente. México nos cubre Centroamérica y a Argentina creo que habrá que ir.

¿El tener éxito en México y por extensión en Latinoamérica fue gracias a Bunbury?

Sí, totalmente. En México son super receptivos al rock en castellano. Es costoso, es difícil ir y arriesgarse a perder pasta. Pero mi primer viaje fue de la mano de Bunbury y eso lo cambió todo. En ese tiempo no me di cuenta pero fue algo que me abrió las puertas. Me ahorró los primeros pasos.

¿Lo de crear Marxophone fue un acierto?

Sí, creo que sí. Marxophone es una plataforma de autoedición en que cada grupo con la oficina actúa como una cooperativa. El primer año aprendimos de ensayo-error, pero estoy muy contento y creo en cómo se están haciendo las cosas. La independencia y la autogestión es el camino para hacer las cosas bien.

¿Y no te tiraron los tejos desde ninguna multinacional?

No, directamente no. Cuando estaba con Limbo Starr sí preguntaron por mí pero tenía contrato con ellos. Cuando salí de Manta Ray si hubiera habido algo muy claro si hubiera pecado, pero gracias a Dios no lo hubo.

Nacho Vegas — Resituación en Hipersónica

Anuncios