Entrevista a Nudozurdo: “hacer música es lo más parecido a follar mentes”

Nudozurdo ya no son la formación que en 2003 presentaron un interesante debut homónimo, ni siquiera son el trío que el año pasado firmaron Sintética (2008, Recordings From The Other Side). Ahora son un cuarteto, Leopoldo Mateos sigue aportando la voz y la guitarra pero el resto son nuevas caras.

Con motivo de su último trabajo, la correspondiente reconversión del grupo y los próximos planes, decidimos entrevistar a su cantante quien nos habla de las transformaciones aportadas por Jorge Fuertes y Meta (ambos ex componentes de doss) y de César Mosteyrín.

Ya les vimos en formato acústico en la FNAC Callao, pero la fecha clave para ver su nueva formación será el 18 de marzo en la sala Caracol, donde estarán en directo junto con Triángulo de Amor Bizarro y Los Punsetes, en lo que apunta a ser una noche espectacular.

Sintética salió por fin publicado en 2008 ¿Llegasteis a pensar que no saldría nunca? ¿Qué dificultades pasasteis hasta el remate final?

Sí, fue un camino largo y plagado de incidentes pero ahora no queremos mirar más atrás y estar todo el rato lamentándonos.

Me imagino que la salida de Felipe Salazar y Daniel Asúa trastocó todos los esquemas del proyecto. ¿Cómo afronta un trío la salida de dos de sus miembros sin echar el cierre?

Nunca fue “nos vamos, se ha acabado el grupo”… El tiempo del estudio, la grabación y mezcla fue centrando la energía del grupo… Tanto Felipe como Dani tuvieron que resolver sus asuntos personales en sus países respectivos y poco a poco el grupo se fue difuminando hasta desaparecer. Una vez acabado el disco contacté con nuevos músicos para llevar Sintética al directo.

La formación ha pasado a ser un cuarteto con la incorporación de César de Mosteyrín (guitarra) y dos ex-componentes del grupo doss: Jorge Fuertes (batería) y Meta (bajo). ¿Qué cambios ha supuesto para Nudozurdo y su sonido?

La guitarra que aporta César equilibra al resto, es como el pegamento que lo empasta todo… yo puedo cantar más relajado y centrado en la voz. Ahora los directos están más equilibrados. La base rítmica es muy contundente. Sabemos al mismo tiempo cómo dosificar la fuerza necesaria para un concierto de hora y cuarto.

A la producción de Sintética estuviste tú sólo (Leopoldo Mateos) junto con Pep Roca. Conseguisteis un trabajo muy cuidado y medido ¿Qué tal fue el proceso?

Largo y tendido… No exento de gritos y brindis.

¿Por qué buscasteis esos matices para las canciones en vez de dejarlas más sueltas?

Fue una necesidad de “sintetizar” todo lo habíamos aprendido y todo aquello que pensábamos que era necesario grabar. Era un reto para nosotros; sentíamos la necesidad de plasmar toda nuestra ilusión musical.

El álbum ha sido publicado por Recordings From The Other Side. ¿Cómo acabasteis firmando con ellos?

Les llegó el disco y se mostraron interesados desde el principio. Lo bueno de Everlastng es que sabes que vas a trabajar con la última especie discográfica que todavía conserva la palabra y que manejan ciertos códigos éticos…

Buena parte de algunos temas suenan a post-punk del bueno, bajo potente y oscuridad. ¿Lo veis así vosotros?

Sí, tiene reminiscencias de esa época. No es algo premeditado, yo comparto muchas de sus credenciales: ritmos repetitivos, obsesivos, delays, una necesidad de ahondar en la parte más enigmática y escurridiza del hombre a través de las letras, etc. Lo más curioso es que cuando grabamos Sintética todavía no me había sumergido en aquella década, lo cual viene a decir lo fácil es que repitan patrones musicales cuando mentalmente hay puntos de referencia parecidos.

¿En dónde os sentís más cómodos?

A veces hay momentos tan buenos en el directo que me siento muy privilegiado.

Seguís haciendo letras duras y versos como cuchillas, ¿Qué hay detrás de estas letras?

La vida misma… dura y cortante..

‘El Hijo de Dios’ es mi tema preferido de Sintética ¿Qué hay tras él?

Cualquier cosa que pienses de ella será infinitamente mejor que lo que yo pueda explicarte… No pienso estropeártela…

También aparece el sexo en temas como ‘Otra Vez’, buena temática para la música. Lee Scratch Perry dice que el “sexo es música y la música es sexo” ¿Qué pensáis vosotros?

Uff… tema inagotable. Cada día estoy más convencido de esa poderosa combinación. Creo que Hendrix decía lo mismo, que la música emana pareja a la pulsión sexual. A mí me parece un poco triste la verdad, porque el caudal sexual tiene una fecha de caducidad de alguna manera y porque pensaba que la música era una de las pocas cosas que estaba a salvo de la latencia omnipresente y esclava del sexo. Ahora lo llevo mejor, creo que hacer música es lo más parecido a follar mentes.

Quienes os han visto en vuestro contexto, comentan que sois explosivos. Yo no pude por problemas de la sala, así que podéis comentar cómo son estos conciertos para hacerse a la idea?

Nos gusta que todo esté muy ensayado para que una vez que empiece el concierto todo se pueda disparar en cualquier dirección. Poder conseguir ese momento mágico donde pasan cosas imprevistas y no correr el peligro de que la canción de diluya o se venga abajo. Intentamos ser lo menos esclavos de los temas en cada concierto.

Nudozurdo — Cenizas (MZK Sessions, Fnac Callao 18.02.2009) (YouTube)

Donde si os vi en el concierto dado en la FNAC Callao y estuvisteis genial ¿Qué cambios incluisteis en vuestro directo en relación al contexto (sala, acústica…)?

Son conciertos de partida más fríos aunque pueden llegar a tener un sonido más puro y donde puedes ofrecer una versión más intima y menos desgarrada/desdibujada de la voz. Los cambios son obvios: menos intensidad, más detalle y menos alcohol claro.

Al final versionasteis ‘Cenizas’, de El Columpio Asesino ¿Qué motivó esta versión?

Me gustó mucho el tema, música y letra están muy bien trenzados. Me cuesta encontrar temas en castellano en los que encontrarme cómodo a la hora de cantar.

En ella aportó su voz Ana Fernández-Villaverde (La Bien Querida) ¿Cómo surgió este dueto?

La conozco desde hace un tiempo. Pensé en su voz nada más escuchar el tema. Sabía que aportaría ese aire dulce y ambiguo con su voz. Ha sido realmente divertido ensayar con ella.

Anuncios