Stanley Road son bien conocidos en la escena sixtie estatal, un grupo que ha resurgido como el ave fénix de sus cenizas. Fundado en 2003 por Sabino López, estuvieron casi cuatro años en dique seco, de 2006 a 2010, y ahora han vuelto con unas ganas increíbles de difundir su propuesta. El EP Clash City Cooters, editado por su propio sello, M3R Works, es su primera referencia. La parroquia mod estatal les adora y por eso hablamos con su líder, que nos contó todo sobre la actualidad del trío.

¿Por qué os decidisteis a editar un EP en vinilo de 7″?

El formato a mi me gusta mucho, pero también tuvo mucho que ver el tema económico. Lo hicimos en Gijón en el estudio de Jorge Explosion, Circo Perrotti, y no había presupuesto para más. Grabamos cuatro temas lo más rápido posible en dos días, tocando en directo, es decir, tocando todos a la vez, y luego metimos las voces.

No es rentable hacer un vinilo con un sello pequeño o mediano

¿Buscabáis el sonido analógico de un estudio como Circo Perrotti?

No buscábamos en concreto eso pero teníamos la seguridad de la calidad del estudio y sabíamos que contábamos con una persona como Jorge, que se implica mucho a la hora de grabar con los grupos.

https://www.youtube.com/embed/BBiSs2wmOyg

El EP es un disco autoproducido con vuestro propio sello, M3R Works, ¿por qué?

Cuando nos decidimos a crear nuestro propio sello teníamos previsto editar referencias de otros bandas pero eso ahora mismo es imposible. Optamos por esa vía porque las condiciones de otras discográficas pequeñas y medianas con las que hablamos eran muy malas. Te adelantaban el dinero de la edición del single pero simplemente te daban una cantidad de pequeña de copias y se olvidaban del tema.
 
¿Podías comentar un poco sobre cómo es el proceso para la edición de un disco de vinilo?

Pues una vez grabado enviamos la bobina en cinta a una fábrica que hay en la República Checa que conocimos por alguien próximo a Munster Records. El proceso fue muy sencillo: nos mandaron una plantilla sobre la cual nuestra diseñadora, Ana Nuño, incluyó todas las especificaciones sobre la portada, contraportada, galleta, textos, etcétera; una vez dado el OK, fabricaron unos pocos singles, los llamados test pressings, que nos enviaron para comprobar que todo era correcto; y después en tres semanas teníamos los 7″ aquí.

¿Es rentable ahora mismo fabricar un vinilo?

Lo que no es rentable es hacerlo con un sello pequeño o mediano. Nosotros estamos acabando la edición del 7” y no hemos perdido dinero con ello. Lo vendemos a 5 €, un precio muy barato para lo que se está cobrando por ahí, lo cual nos deja un margen suficiente.

¿El single de vuestro EP es ‘Street Fighting Mods’, no?

Sí, es claramente el single, es un tema muy power pop, un himno. Luego está ‘This is Spain’ que es una canción muy crítica e irónica antisistema en plan The Kinks o The Jam.

https://www.youtube.com/embed/Wn0_PO105uY

Vosotros estáis dentro de la escena mod, ¿en qué consiste ser mod?

Aparte de tener que ver con la moda, es una manera de vivir, de pensar y de relacionarse. Eres mod desde que te levantas hasta que te acuestas.

¿Existe una escena así en Asturias?

Sí, Asturias siempre ha tenido una escena mod desde los años 80 muy bien retratada por Pablo M. Vaquero en su libro Ahora! No mañana. Los mods en la nueva ola española 1979–1985. En estos momentos está muy localizada en Gijón, que es donde se celebra el Euroyeyé.

De hecho, tienes un bajo Rickenbacker que era el que Pablo M. Vaquero tocaba cuando estaba en Los Murciélagos

Con Pablo me pasó una cosa muy curiosa. Estaba tocando con el grupo en el concurso del Rock Ciudad de Oviedo, donde él estaba de jurado, y estando en el camerino vio la funda del que fuera su bajo y preguntó: ¿este es mi bajo? ¿De quién és?, se llama Billy Hand, en homenaje a la canción de los Jam. Y desde entonces tenemos amistad.

Soy un enamorado de la marca Rickenbacker

¿Por qué un Rickenbacker?

Soy un enamorado de la marca Rickenbacker. De hecho, cuando cambié del bajo a la guitarra me compré una guitarra de esta casa. Me encanta su sonido, tiene unos agudos maravillosos y no encuentro eso en otros instrumentos. Cuando escucho un disco me doy cuenta si está grabado o no con una Rickenbacker.

Stanley Road comenzasteis en 2003, luego os disteis un respiro, ¿por qué habéis vuelto ahora?

Empezamos con buen pie, llegamos a tocar en el Purple Weekend de León, pero como me salió un trabajo en Madrid, estuve fuera de 2006 a 2009, y dejamos de tocar y ensayar. Allí toqué con alguna gente pero nada serio y cuando volví a Asturias le dije al batería, Pablo Álvarez, en mi cumpleaños: ¿por qué no volvemos a tocar? Metimos a Chuce, un chico de Gijón, como bajista, y hasta hoy.

Y no habéis parado de tocar

Sí, salvo un par de fines de semana, no hemos parado, incluso estuvimos hace unas semanas en Cambridge tocando por mediación de una productora de Londres que se llama Retro Man. La experiencia fue tan buena que quizás en enero-febrero hagamos una gira de varias fechas. El pasado 19 de noviembre tocamos en el Wurlitzer Ballroom de Madrid con los británicos Squire, después tenemos conciertos todas las semanas en Barcelona, Zaragonza, Pamplona, Vitoria…

Y estaréis en el Beat Goes On

Félix Domínguez contacto con nosotros hace tiempo ya. Me gusta el cartel de este año, que será en Gijón del 2 al 5 de diciembre. Son todos grupos españoles y jóvenes, no hay estrellas extranjeras. Compartiremos escenario con Os Chavales, que es un grupo gallego muy interesante.

¿Qué planes hay para 2012?

Aparte de poder hacer esa pequeña gira inglesa vamos a intentar grabar un LP. Lo haremos nosotros mismos como el EP si no hay nadie que nos presente una buena oferta. Lo tengo ya en la cabeza y ya están compuestas las 10–12 canciones que irían en él.

MySpace | Stanley Road
Fotografía | Helena Exquis
Más en Hipersónica | Stanley Road — Clash City Cooters: alegoría mod

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments