“Yeasayer” src=”http://img.hipersonica.com/2010/04/yeanocito3.jpg» />

Yeasayer: a veces son aclamados salvadores del pop vanguardista y otras confusos reinventores espaciales de la música disco estilo Bee Gees. La única constante en la carrera de Yeasayer es que el grupo neoyorquino nunca está contento de seguir igual.

Después de sacar un disco del rock psicodélico transnacional en 2007 y ganar los elogios de la crítica y la blogosfera, el grupo pasó a grabar un disco totalmente distinto al primero. El ecléctico Odd Blood, que salió el febrero pasado, reimaginó el synth-pop moderno como un cruce de las radiofórmulas contemporáneas, la música dance de los 80s y todas las películas de ciencia-ficción que has visto, siempre a la peculiar manera de Yeasayer.

Ahora los cuatro músicos siempre cambiantes están presentando el nuevo disco con una gira mundial, que los trajo a la Sala Caracol en Madrid el 17 de marzo y que en mayo va a traerlos a Barcelona para Primavera Sound.

Estuvimos hablando con el vocalista/guitarrista Anand Wilder y el bajista Ira Wolf Tuton antes de su concierto en Madrid.

¿Ya habíais estado en España?

Ira: Hemos estado en España una vez, en Barcelona. Razzmatazz. ¿Conoces ese club? Fue el concierto más tardío que hemos dado — creo que empezamos a las tres por la mañana. Totalmente loco.

Anand: Es el único club donde puedes quedar hastate las seis por la mañana, potar, hacer pis por todos partes…

Ira: Y ese fue sólo el principio de la fiesta.

Anand: Todo el mundo estaba haciendo pis en la calle afuera del club.

Ira: Fue demasiado.

Hablemos sobre Odd Blood. Es tan distinto de All Hour Cymbals, como si fuera de otro grupo. ¿Representa algún tipo de cambio paradigmático para vosotros?

Ira: Pienso que está en los ojos del que mira. Hay muchas cosas en Odd Blood que para mí tienen sentido en términos de transición. Siempre es difícil estar en un grupo, porque es muy cerrado: nadie nos ve ni ve nuestro proceso, y así no va a ver la música de la misma manera. Agradezco eso. No querría que viesen todo, porque entonces no sería romántico.

Pero sin duda estábamos intentando no recrear el primer disco y tomar de fuentes nuevas: cosas que a nosotros nos han encantado durante todas nuestras vidas, cosas con que nos criamos, la música popular con que nos criamos. Intentamos mezclar todas estas cosas, que no hicimos en el primer disco, y ver qué salía. También el proceso del grabar el primer disco fue casi como una prueba de fuego, con respecto al equipo diferente que queríamos utilizar y al aprender lentamente cómo utilizarlo y tener los medios para ello. Con Odd Blood podíamos explorar técnicas de producción mucho más variadas.

El primer disco es básicamente un muro de sonido y punto. Para este, nos intentábamos concentrar mucho en el tono de las canciones y ser muy cuidadosos, separando todos los elementos.

Anand: Es importante también que nuestra música no sea solo All Hour Cymbals y Odd Blood: esto es solo nuestra producción grabada de los últimos años. Pero entre All Hour Cymbals y Odd Blood hemos actuado en vivo como 500 veces, hemos cambiado, conseguido nuevo equipo, hemos sido operados de las cuerdas vocales…

Ira: Se cortó el pelo…

Anand: … Me corté el pelo. Gran parte del sonido del nuevo disco, pienso, está influido por la manera en que teníamos a modificar el arreglo de las canciones del primer disco mientras íbamos de gira. All Hour Cymbals tiene una sensación muy comunal, coral y atmosférica que es difícil a recrear en vivo. Así dijimos “joder — hagamos algo diferente.” Y nos gustan los resultados. Es un tipo de música mucho más directa y con más energía. Dijimos “tratemos de emular el concierto en vivo y también de experimentar con algunas cosas que no habríamos hecho en el primer disco.”

¿Habéis experimentado también con la temática (lírica) de Odd Blood?

Anand: Pienso que los temas, juntos con la música, son muy distintos a los del primer disco. Queríamos que la letra se refleje eso. La mayoría de la letra del primer álbum es bastante lúgubre, casi mítica, con todas estas cosas apocalípticas.

Ira: Bastante general.

Anand: Nos dijimos “está bien, pero tal vez sea un poco cobarde: sabes, podemos hablar de algo personal, pero es más fácil hablar de algún mito épico o algo.” Queríamos ser más personales y hablar de nuestras vidas, de cómo extrañas o quieres a alguien, de cómo te arrepientes de algo, de cuando tienes miedo…

Ira: Nunca en mi vida he tenido miedo.

Anand: … Cosas que en el primer disco dudamos si hacer, porque entonces seríamos esos cantautores que confiesan todo.

Ira: Entonces seríamos Elliot Smith. Ya existe un Elliot Smith, no necesitamos otro.

Anand: Consideramos que este disco es crucial en decir, sabes, podemos repetirnos y grabar el mismo álbum, hacer las mismas cosas, y entonces para el resto de nuestras vidas tendremos que hacer lo mismo. O podemos voltearlo y ver si podemos salir indemnes. Entonces nadie sabrá que deba esperar de Yeasayer. Tendremos estas producciones drásticamente diferentes, y ojalá no nos rechacen.

Ira: Eh. A mí me da igual.

No quiero que alguna persona diga “oh, vi Yeasayer hace dos años, no necesito verlos otra vez.” Quiero que diga, “¡joder, esos tíos están locos! Tengo curiosidad de ver qué mierda hacen ahora.”

¿Qué pensáis de la reacción?

Ira: Lo único que juzgamos es nuestros conciertos en vivo. No pienso que sea responsabilidad nuestra de evaluar las ventas o cosas así — pero pensamos mucho en nuestros conciertos en vivo. Porque es nuestra carrera, el concierto en directo. Así si podemos ir a Madrid y atraer mucho público, nos sostendrá.

Anand: La próxima vez que vengamos a Madrid, no quiero que alguna persona diga “oh, vi Yeasayer hace dos años, no necesito verlos otra vez.” Quiero que diga, “¡joder, esos tíos están locos! Tengo curiosidad de ver qué mierda hacen ahora.”

Ira: Este tío está loquísimo.

Leí una entrevista en la que dijisteis que All Hour Cymbals fue influido mucho por la atmósfera política en los EE.UU. Grabasteis este disco en una atmósfera totalmente diferente, ¿ha cambiado la dirección?

Anand: No sé. Creo que soy tan cínico hoy como hace cuatro años. Pienso que aunque tenemos un presidente tan inspirador como Barack Obama, en realidad él no puede lograr nada. Tenemos que pensar, ‘espero que vaya a representarme y a hacer todas las cosas que haría yo.’ Pero probablemente no sea así.

Ira: Es el jefe del ejército. Es su propósito: dirigir nuestro ejército. Y eso es lo que está haciendo, pero hay gente que lo olvida.

Así que ¿para vosotros la nueva situación política no ha cambiado vuestra música?

Ira: No pienso que hayan cambiado las cosas. Tal vez a un micro-nivel, pero a un nivel más grande…

Anand: La única diferencia tangible es que ahora cuando viajamos en el extranjero, sentimos que es aceptable estar orgulloso de ser americanos. Es como — ya no tenemos George Bush. Nos hemos deshecho de él. ¿Quién está dirigiendo tú país?

Ira: Y antes, en cada país en que viajábamos, teníamos todo tipo de conversación sobre George Bush, y luego sobre las elecciones y Barack Obama y Hilary Clinton — ahora nadie lo discute. Todo el mundo está un poco indiferente. No he tenido una conversación política ni con una sola persona en esta gira, pero la última vez que estuvimos en España, en Barcelona, toda la gente quería discutir la política todo el tiempo. Pienso que a muchas personas si les gusta el presidente piensan “pues me gusta, así ya no me preocupo.”

Anand: Para mí es que no sé si los demócratas serán capaces de lograr algo. Me parecen casi débiles y no muy capaces de realizar sus ideas, si es que tienen esas ideas revolucionarias. Pienso que suelen luchar contra las republicanas y por ello no tienen muchas de sus propias ideas ingeniosas. Pero creo que es guay que Barack Obama sea nuestro presidente. Si vas a Italia, tienen a Berlusconi… venga.

Ira: Y no me malinterpretes, pienso que los EE.UU. es el mejor lugar para vivir en el mundo. Pero hay algunos problemas profundísimos.

Aclaráis mucho de All Hour Cymbals para mí. ¿Pero en respecto al nuevo disco, ¿donde encontrasteis estos temas? Una canción como ‘Ambling Alp’…

Ira: El abuelo de Chris era un boxeador, así que pensé que Chris obviamente sabría más de esto que yo. Lo investigó mientras yo trabajaba en un demo más instrumental, con los riffs y cosas así. Les envié a esos tíos y Chris lo unió, lo arregló, les puse las vocales y desarrolló algunas ideas de percusión más pugilística. Esa canción, y esto fue unas de las razones porque lo sacamos primero, esa canción se suena como un puente entre los dos discos.

¿Escribís a varias manos todas vuestras canciones?

Ira: Algunas sí, algunas no. Por ejemplo Anand nos trajo una y nos sentamos e intentamos a arreglarla y mejorarla, con todos los sonidos correctos. La canción final es mucho más de música dance, porque la arreglamos en vivo.

“Me gustan mucho los Bee Gees en los comienzos de su carrera, a finales de los 60s”

Escribí un post sobre vosotros en Hipersónica, y algunas personas comentaron que se sonáis como los Bee Gees. ¿Qué pensáis de eso?

Anand: Como mola. Me encantan los Bee Gees.

¿Son un punto de referencia para vosotros?
 
Anand: Por supuesto, sí — cuando tienes algo de tono alto, como el estribillo de ‘O.N.E.,’ va a sonar como “Staying Alive,” que a mí parece guay. Me gustan mucho los Bee Gees en los comienzos de su carrera, a finales de los 60s, cuando están copiando descaradamente a los Beatles pero todavía haciendo canciones muy buenas. O The Hollies, me gusta mucho The Hollies.

¿A qué estabais escuchando mientras trabajabais en el nuevo disco?

Ira: Además de los Bee Gees y The Hollies, muchas cosas diferentes. Escuchábamos mucha música dance de los principios de los 90s, mucha música popular, mucha música dance moderna como el dancehall. Y también hay veces cuando oímos algo desconocido y es casi como un descubrimiento para nosotros y un nuevo punto de referencia, y lo buscamos por Internet y lo descargamos ilegalmente — no, no, sólo descargamos legalmente.

¿En serio?

Ira: En serio, no sé ni descargar ilegalmente. ¿Torrents y toda esa mierda? No merecen la pena.

Anand: Preferiría pagar 10 dólares y estar seguro que el disco funciona.

Ira: Me parece que la gente que descarga ilegalmente está muy orgullosa del hecho que está descargando ilegalmente. Venga, 10 dólares para un disco… ¿es mucho? Tal vez. No sé.

Última pregunta: vuestros videos de música. Tenéis los videos más extraños del mundo.

Ira: ¿Son extraños?

Sí, y molan. ¿Aportáis mucho creativamente?

Anand: Es todo cosa de los directores, los elegimos porque nos encanta su trabajo. Les damos ideas, por ejemplo en el video de ‘O.N.E.’ les dijimos “queremos hacer algo diferente, algo muy multirracial, debe tener bailarines, debemos tocar pero no una guitarra, un instrumento extraño.” Y nos dijeron “¡fenomenal! Quizás estén detrás de una valla metálica, como en The Hunger.” Así nos intercambiamos ideas.

Ira: Fui entrevistado por una chica de San Francisco quien me dijo que el video le recuerda a Road House (en España, ‘De profesión: duro’). ¿Has visto Road House? Es un gran film de Patrick Swayze. Y en el bar, the Road House, donde trabaja Patrick Swayze, el grupo toca detrás de una valla metálica porque a ellos los patrones les tiran cervezas. Pero estoy divagando.

Me recuerda mucho a Star Wars.

Anand: Sí, sí, discutimos Star Wars.

Ira: ¿Sabes el bar en Star Wars? Ese bar mola mucho.

Anand: Lo discutimos cuando grabábamos el disco, también, como “¿qué tocaría un grupo en la escena de cantina de Star Wars?”

Vuestro proceso creativo es muy interesante.

Anand: Pues, pasamos el tiempo, bailamos mucho. Tomamos un poco de vino.

Ira: Trajo un cartón, y sobre eso bailamos.

Anand: Ira se sienta en un tambor, toca una flauta…

Ira: ¡En el metro! Te asombraría la cantidad de dinero que puedes ganar en el metro de Nueva York.

¿En serio?

Ira: ¡Sí, joder! Mucho más que en Madrid, digo yo.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments