Puede costar creerlo, pero la habilidad de Lars Ulrich como batería ha estado puesta en duda en más de una ocasión. Desde luego cosas como St. Anger dan para cuestionar su toma de decisiones, pero pocos pueden hacer crítica a su habilidad con conocimiento de primera mano.

Flemming Rasmussen fue productor de Metallica desde su álbum Ride The Lightning hasta el …And Justice for All. Recordando su trabajo durante la época del primer trabajo, el productor danés empezó a hablar de cómo la habilidad de Ulrich como batería estaba de todo menos pulida:

Pensé que era absolutamente inutil. Lo primero que le pregunté cuando empezó a tocar fue ‘¿Por que tiene que ser todo un upbeat?’ y él respondió ‘¿Qué es un upbeat?’.

Para solucionarlo, Rasmussen y su equipo empezó a reeducarle y enseñarle los conceptos básicos de la batería antes de ponerse a grabar el disco.

Empezamos a hablarse sobre ritmos. Que tenían que haber una igual longitud de tiempo entre golpe, golpe y golpe, y que tenías que ser capaz de contar a cuatro antes de empezar de nuevo. Entonces podría tocar un fill realmente bueno que ningún otro hubiera pensado hacer por aquel entonces.

Sin duda, el disco se vió reforzado por ello.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments