“Es demasiado tarde, nena, es demasiado tarde”. La despedida invisible, de la cama con las sábanas aún calientes y abiertas. Ronald Isley no se inmuta, susurra, seduce y va dando la bienvenida a sus nuevos hermanos para vivir la segunda temporada de The Isley Brothers. Corría 1972, estos se despedían de Buddah Records para dar el salto a Epic, un cambio que también vendría en lo musical, olvidando definitivamente el Soul Pop y el Doo-Wop con el que intentaron triunfar durante los 60, con su consiguiente paso por Tamla, pero sin lograrlo a nivel masivo.

Aquellos primeros años no fueron los suyos, el talento del grupo se descubriría en los 70 entre el Funk y el Rock más vivo y alegre, acabando en el Disco. La ruptura con Motown fue parte del desencadenante de ese salto, con la reivindicativa ‘It’s Your Thing’; su primer número 1 en la lista de R&B y número 2 en la general. Ellos eran libres, volvían a su propio sello, T-Neck, Berry Gordy les dejaba marchar de sus dominios, no sin antes llevarse el recadito en la letra.

En 1973 Isaac Hayes ya había presentado su Hot Buttered Soul (1969, Enterprise) y Al Green su trío de ases para seducir con I’m Still in Love With You (1972, Hi) al frente, mientras Marvin Gaye se edulcoraba más en What’s Going On (1971, Tamla). El P-Funk comenzaba a cultivar el bajo gordo con Funkadelic y Curtis Mayfield se había independizado de los Impressions con su homónimo de 1970. Aquellos temas lentos de los 60 ahora contaban con una crudeza mayor con el Rock mezclando la receta. Ronald Isley canta la despedida a su pareja, pero lo hace con un Marvin Isley al bajo y un Ernie Isley a la guitarra que debutaban con ganas de lograr otro lloro distinto, con el que Jimi Hendrix estaba triunfando.

The Isley Brothers llevaban a cabo en Brother, Brother, Brother (1972, T-Neck / Buddha) la transición a su exitoso 3 + 3 (1973, T-Neck / Epic), con el que de verdad comenzó su etapa dorada. La nueva formación ofrecía otro sonido que se atrevía a renovar el número 1 de Carole King de 1971. Este nuevo ‘It’s Too Late’, situado en la cara B del vinilo, al cierre, se olvidaba del Soft Rock amable de la cantautora y le daba cuerpo, sentimiento y unos teclados por Chris Jasper que remataban un adiós que ahora sí tenía a un vocalista que se despedía entre sollozos de placer porque no podía fingir más. La liberación con una altísima carga sexual y un final instrumental probando por última vez esa cama que ya no volvería a ser la misma. Estaba claro que algo había muerto dentro de los hermanos Isley, llegaba el momento del cambio.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments