Confieso que no tengo en un altar a Faith No More como algunos de mis compañeros de Hipersónica pero siempre les he tenido un cierto respeto. Debo ser de los pocos que no tiene su discografía al completo, tan sólo poseo el elepé del que ahora me ocupo que compré en su momento en vinilo más que nada por su impactante portada, firmada por Eric Dooker.

Supongo que en su inminente reunión tocarán temas de este King For A Day…Fool For a Lifetime, que supuso un punto de inflexión en su trayectoria. Faith No More habían revolucionado en cierta medida el rock alternativo internacional con sus álbumes precedentes, los que publicaron tras la entrada de Mike Patton, quien cogió casi desde el primer momento las riendas de la formación.

Decía antes que este disco fue importante en su carrera sobre todo porque el fundamental guitarrista, Jim Martin, ya no estaba con ellos, con quien la relación comenzó a ir mal durante la grabación de Angel Dust y discrepaba mucho del camino por el que Patton estaba llevando al grupo.

Martin que fue un poco el padrino del cantante cuando arribó al seno de Faith No More se vio completamente descreditado por el resto de componentes, quienes al final optaron por dejarlo fuera del proyecto y forzarlo a abandonar.

Así, Trey Spruance (Mr. Bungle) se convirtió en el nuevo guitarrista de Faith No More, formando entente con Billy Gould, Roddy Bottum, Mike Bordin y el propio Mike Patton, y parece que trajo suerte a Faith No More.

http://www.youtube.com/watch?v=3Ob6O0GEMK0

Los temas aunaban melodía y agresividad, algo más que evidente ya desde esa portada amenazante contrapuesta totalmente a su entrega anterior. La demoledora ‘Get out’, o sea, Vete ya, es más que una directa alusión a su ex guitarrista o al menos lo parece.

‘Ricochet’ (YouTube) ha pasado por ser una de las canciones señeras del disco y un clásico del rock faithnomoreniano como ‘Evidence’, una canción envolvente y mágica, para mí el tema con mayúsculas de Patton en la etapa post Martin.

http://www.youtube.com/watch?v=xJAX_JSe9Wk

‘Cuckoo for caca’ suena rara aún hoy, un corte de difícil consecución que deja un poso ácido tras su escucha. Y luego el disco oscila entre la tranquilidad de ‘Caralho volador’ y la electricidad pasmosa de Ugly in the morning.

Y llegan más himnos: ‘Digging the grave’, favorita de muchos e imprescindible en su setlist de regreso, la balada ‘Take this bottle’, una rareza en el conjunto, y ‘King for a day’ (YouTube), medio tiempo con muchos y variados cambios como ‘What a day’.

http://www.youtube.com/watch?v=zAUXPkx7gMI