Soy un gran aficionado a la ciencia ficción y al horror, así que todo el material proviene de ahí. A veces es contar una historia como un cómic antológico o como un programa de televisión y a veces es más como una capa metafórica sobre algo muy personal. Al principio afrontaba cada canción como un episodio de un programa como Twilight Zone [Dimensión Desconocida], pero eso ha evolucionado con el tiempo (Alex Cuervo).

Hay que ver lo que molaban (molan) los dispensadores de caramelos PEZ, eran todo un vicio incluso aunque los caramelos no fueran la quinta maravilla. Lo único malo, que a su vez es bueno, es que empezabas a sacar caramelos y no parabas, y claro, así se acababan en diez minutos. Claramente es algo malo porque se acaban, pero bueno porque es breve, satisfactorio y urgente, no da tiempo a cansarte de esos caramelos. A nadie le amarga un dulce, desde luego, un dispensador lleno de caramelos PEZ menos.

No, esto no es un artículo promocionado descarado, simplemente quería relacionar la efervescencia e inmediatez de dichos caramelos con las canciones de The Hex Dispensers, puros pildorazos directos y adictivos de los que no tienes ocasión de cansarte, antes de que pase eso ya se han acabado. Raro va a ser que te encuentres una canción suya que dure más de tres minutos, todo se tiene que ejecutar velozmente, sin tiempo para el aburrimiento y la desidia, los desarrollos para otros.

No me van esas bandas actuales que se identifican a sí mismas como horror rock u horror punk. A nosotros nos agrupan ahí mucho por el tema principal de nuestras letras y por los aspectos visuales a los que me siento atraído, pero realmente no nos vestimos para la ocasión. Por último, la gente nos van a llamar como quieran y no tengo control sobre ello, así que intento no preocuparme sobre ello (Alex Cuervo).

Podemos hablar de la música de The Hex Dispensers como una fiesta. Una fiesta Punk, pero una fiesta. En algunos otros sitios leeréis más el término horror punk que el género a secas, etiqueta con la que Alex Cuervo, su frontman, no parece sentirse cómodo. Cuesta creerlo en una banda donde uno de sus grandes jitazos se llama ‘My Love Is a Bat’, pero es así. En realidad, los conceptos siniestros y de terror son más característicos en sus letras y en su arte gráfico que en su música o su estética. Sí, se miran en Misfits a la hora de buscar influencias, pero más se miran en los Ramones.

The Hex Dispensers sólo entienden la inmediatez del punk desde la energía y el desenfreno, sin dejar de lado la importancia de tener un buen gancho pop

Eso no quiere decir que no puedas emplear sus canciones para tu futura fiesta de Halloween, de hecho encajarían muy bien, especialmente si quieres que tu fiesta sea un éxito. The Hex Dispensers sólo entienden la inmediatez del punk desde la energía y el desenfreno, sin dejar de lado la importancia de tener un buen gancho pop para hacer las piezas más atractivas y estimulantes. Pero sobre todo, que todo vaya acelerado, con cuatro acordes nada más y a machete contra todo el que se interponga en su camino.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1835924236/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=de270f/tracklist=false/artwork=small/track=3339949366/transparent=true/

De momento, con casi una década en activo, cuentan con tres referencias en forma de álbum a las que echar el diente. Su debut homónimo (Alien Snatch!, 2007) es una buena carta de presentación, inmediato y frenético. Mejor aún es Winchester Mystery House (Alien Snatch!, 2009), donde todo parece fluir mucho mejor y todo suena más entretenido, más certero y más irresistible. Para su reciente III (Alien Snatch!, 2015) igual no hay reservados tantos elogios, no le ha sentado tan bien bajar el pistón y reducir la presencia de las guitarras para dársela al bajo, pero siguen sonando amenos y dejan alguna que otra perla buena.

Si tocan rápidos, directos y con garra, nos puede esperar un muy buen concierto en el Fuzzville

Falta comprobar si su directo es igual de electrizante que su trabajo en sus discos. Tendremos la ocasión en breves, durante la primera edición del festival Fuzzville, que tendrá lugar el primer fin de semana de septiembre en Benidorm. En principio, todo debería ir bien si nada se tuerce, no son un grupo que hagan grandes alardes técnicos con sus instrumentos, ni su vocalista tiene una voz tan fantástica como para echarla de menos si no está al máximo nivel sobre el escenario ni llenan sus temas de grandes y diversos detalles en el estudio para adornar. Si tocan rápidos, directos y con garra, nos puede esperar un muy buen concierto.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2883147972/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=2ebd35/tracklist=false/artwork=small/track=3993227561/transparent=true/

Hipersónica es medio colaborador del Fuzzville 2015.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments