Los Planetas son Florent, May, Paco y J. Así se presentaba a la banda en el interior del libreto y así empezaba la carrera en largo del grupo más importante de la historia del reciente indie español. Era 1994, el título remitía a clichés antiguos (la mítica cámara Súper 8 ) y el grupo granadino presentaba su primer largo tras un EP que había triunfado en los circuitos independientes del país.

Hablamos con ésta publicación del intento de primer éxito del indie nacional hacia un mayor público cuando casualmente, Surfin’ Bichos decidían separarse porque Fernando Alfaro había optado por seguir su camino en solitario. El estallido del noise no había calado tanto en el público que si bien se había levantado de cierto letargo, aún faltaban más avances para hablar de un público más amplio que sustentase cierta escena (aún hoy, es difícil hablar de este punto).

En 1992 se llevó a cabo la famosa gira Noise pop 92 formada por Penelope Trip, El Regalo de Silvia, Bach is Dead y Usura. Se va creando cierto sentimiento de cambio pero irónicamente, ninguno de los grupos participantes duran para contarlo; y entre ellos, el caso más llamativo: Usura, quienes fueron el grupo que “privó” a Los Planetas de grabar su primer LP con Elefant Records debido a que Luis Calvo (jefe del sello) no tenía tanto presupuesto para publicar ambos, por lo que decidió decantarse por Usura, yéndose los granadinos a RCA, subsello de la multinacional BMG Ariola. Para más inri, Usura se separaron en 1994, justo antes de que saliese a la calle Super 8.

Estos hechos (la separación de grandes grupos como Surfin’ o Usura por el escaso éxito tenido) dan cuenta de cómo estaban las cosas en ese momento por aquí. Por eso Super 8 tiene un valor extra musical como inicio de un concepto de hits e himnos que antes no había calado tanto. Aún hoy, temas como ‘De Viaje’ o ‘Qué Puedo Hacer’, el primer boom nacional a gran escala, son tarareados por cualquier persona, incluso sin la necesidad de saber de qué grupo son.

Y en este sentido, el cambio viene dado por BMG Ariola, a través de su subsello RCA, tras lo cual se encontraba el grupo alemán Bertelsmann y por tanto, una visión de negocio diferente a cualquier discográfica independiente de la época (Virus Records, La Fábrica Magnética…) y con lo más importante: con unos medios y unos presupuestos destinados a promoción que por aquel entonces ni se conocían. Los Planetas se beneficiaron de este punto, en un momento en que ni había predecesores (el caso de Surfin’ fue un desastre por sus sellos…) ni nadie que les hiciese competencia.

Los granadinos no triunfaron en ventas con Super 8 (apenas unas 10.000 copias) pero al año siguiente, RCA no desistió y reeditó el álbum tras la buena acogida del EP Nuevas Sensaciones (1995, RCA), también incluido en la reedición.

Los Planetas por aquel entonces estaban formados por los miembros que en un inicio nombramos y de los cuales, Paco Rodríguez y May Oliver duraron muy poco. Paco abandonó el grupo tras la publicación del anterior EP, siendo sustituido por Raúl Santos (después por Eric Jiménez); y May decidió que tras la agotadora gira que habían hecho para presentar el primer álbum, la grabación del segundo LP, Pop (1996, RCA), no iba con ella ese ritmo ajetreado de una banda (en los conciertos y en algunas sesiones de estudio, ella tocaba de espaldas para hacer frente a su vergüenza), dejando el sitio a Kieran Stephen (Migala, Grupo Salvaje, Fantasy Bar…).

Pero la banda se construía (y sigue hoy en día, con algunas modificaciones) sobre dos genios que aportaban el punto de distinción de Los Planetas. Ellos son Jota y Florent, quienes a las voces y letra o a las guitarras, creaban el universo planetero tan complejo de descifrar.

Nadie duda que Super 8 es un trabajo flojo en cuanto al plano musical si vemos lo similar hacia otras propuestas extranjeras como las de Sonic Youth, The Jesus & Mary Chain o Pavement, pero quedarse en esa barrera simple sería reduccionista, porque también Joy Division estaban muy limitados musicalmente hablando e hicieron lo que hicieron.

Super 8 es un gran trabajo porque sabe aprovechar un momento y posicionarse el primero de la lista. Es fácil imitar las estructuras del noise o del shoegaze del momento, muchos grupos lo hacen, pero no es tan fácil añadir las guitarras y desarrollos que Florent incorporaba, y que a partir de ese momento le iban a posicionar como uno de los guitarristas más destacados de la escena; ni tampoco es tan fácil firmar letras como las que Jota firmaba tras ‘La Caja del Diablo’ o ‘Jesús’.

Fino Oyonarte fue el productor elegido. Avalado por su gran labor tras Los Enemigos, con experiencia en el campo de estudio por su trabajo como técnico de sonido en los estudios 10 Pulgadas y en Sonoland, fue quien les llevó hacia la tradición de sellos como Creation Records, con un sonido sucio, el de la época, pero más añejo aún, encerrado en sí mismo, punto que vendría muy adecuado para la voz de Jota y las guitarras del grupo.

Salen diez canciones al final, que hoy vistas, han mejorado con el tiempo, añadiéndose los valores anteriormente comentados y convirtiéndose en himnos generacionales para muchas personas. Se podría decir que sin este disco, muchos de los grupos nacionales no hubiesen sido (ni serían) lo mismo.

https://www.youtube.com/embed/O4mjiEfDQ44?rel=0

Es eficaz abrir con una distorsión para luego romper con un instrumental fuerte. Es eficaz dejar un tema estilo hit como primer dardo. Es eficaz hablar de amor y convertirlo en himno en la clásica estructura estrofa-estribillo-estrofa. ‘De Viaje’ es una ejecución perfecta de la canción pop bajo las guitarras y los desarrollos instrumentales, los que la dan le fuerza necesaria.

Y si después situamos ‘Qué Puedo Hacer’ el buen arranque está conseguido, el intento de enganchar logrado, y de nuevo, otro hit para la lista. En este caso son tres minutos sencillos, con rabia y crudeza pero más limpia en la voz de Jota y distinguiendo ambas partes como en pocos de sus temas. Está destinado desde un inicio para ser single, incluso por la letra de desamor que todos pueden hacer suya en un momento dado.

El gancho ya está dado, ahora viene el momento de demostrar el potencial del grupo. Vuelta a las atmósferas cerradas, vuelta a unas guitarras distorsionadas y un Jota sorteándolas. La fuerza del punk (y de Sonic Youth) hacen de las subidas y bajadas la clave de ‘Si está bien’. Seguimos con cierto aíre juvenil, pero hay que recordar que los componentes en ese momento eran jóvenes recién salidos de sus carreras, con sus correspondientes inquietudes.

Lo cual da un mayor valor a la parte abierta a partir de ‘10,000’ y cerrada por ‘La Caja del Diablo’. Se empiezan a ver los versos de dobles sentidos imposibles de Jota, donde el sexo o la sociedad (él estudió la carrera de Sociología) impregnan cada juego.

Entre ellos está ‘Brigitte’ el primer single elegido para sorpresa de todos. Vale que también el desamor y la rabia sean temas que enganchan, pero teniendo los dos primeros a mano, elegir este tema es una maniobra que da más valor al grupo. Desarrollos de guitarras oscureciendo el resultado, Jota situándose como lo hará en posteriores entregas, más apagado y un estribillo bien construido porque está disimulado.

Entre el resto de los temas, destacan ‘Desorden’, un homenaje a Joy Division intimista y emotivo, que nada tiene que ver con la versión desastrosa del mismo tema que hicieron para el homenaje de los de Manchester — Warsaw — Un Homenaje a Joy Division, 1996 -. Y en especial los nueve minutos finales firmados como carta de intenciones bajo ‘La Caja del Diablo’. Aquí sí están los verdaderos Planetas. La decisión de situar a las guitarras tan arriba con un mismo riff repetido, fue un acierto, detrás mínimos toques que van abriendo la caja donde se esconde un Jota oscuro y difícil de entender y un inicio conceptual:

Siempre pienso que me han engañado,
que algo tan pequeño no puede afectar así al cerebro.

El broche lo daba en el diseño Javier Aramburu quien no se separaría del grupo hasta 2005, cuando decidió retirarse por un tiempo a descansar. Álbum mítico ya, canciones convertidas en himnos, primer paso de un grupo que luego tendría mucho que decir. Super 8 es una obra perfecta, con sus defectos e imperfecciones y con su contexto. Como dicen al final ellos mismos: “Algo muy difícil de explicar con palabras.” Hay que sentir el álbum para valorarlo al máximo.

Discografía de Los Planetas

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments