Especial Los Planetas: Una semana en el motor de un autobús

Un servidor, que a riesgo de equivocarse proclama ser el editor más joven de Hipersónica, tiene que hablar hoy de un gran álbum que este 2008 cumple 10 años como bien se encargó de recordar Probertoj en este gran artículo, y tener que hablar de ello me causa un tremendo pavor.

Y es que para mí y para mucha gente, Una semana en el motor de un autobús es el disco de Los Planetas, para muchos entre los que me incluyo su mejor álbum, y es que es cierta esa leyenda de que justo cuando una banda está a punto de irse al garete saca su mejor álbum, resurgen de las cenizas, lo que no les mata les hace más fuertes.

Y tras un éxito bastante cuestionado con Pop, así de repente llega este disco al mercado, completamente distinto, en Abril de 1998. Es un disco conceptual, en el que se habla del fracaso vital de una persona que no sabe qué hacer tras una ruptura con su pareja, el relato de una semana en el intento de reconstrucción sentimental de una persona.

Por tanto, la banda sumida en una crisis se fue a Nueva York a grabar este álbum, con la incorporación ya definitiva en la banda de Erik Jiménez, batería de Lagartija Nick y que para mí es el pilar fundamental de este disco. Vale, soy baterista y muy fan de Erik, pero creo que el trabajo que hizo desde ese momento en Planetas fue una ruptura con todo lo hecho en la parte de percusiones en la banda anteriormente.

https://www.youtube.com/embed/MtRFnYH-z0k

Porque nada más sacar el disco y ponerlo a sonar, arranca el sonido gradualmente como si de un autobús se tratase, con un Erik que va marcando el ritmo con el pedal del bombo y una agresividad sonora con la batería que nunca antes se había visto en la banda, simplemente brutal el trabajo de Erik en este tema, increíble inicio.

Además de la brutal batería, la banda se acompaña muchísimo en este álbum de arreglos con cuerdas, con violines y demás, que empezamos ya a notar en Segundo Premio, que nos introduce al álbum escribiendo una carta a la persona que nos ha dejado, que nos ha hecho sentir como precisamente eso, como un segundo premio, algo que no suele gustar.

Y si esto te hace daño,
si te puedo hacer sufrir,
ha servido para algo
al menos para mí.

¿Cuánta gente habrá gritado, escrito o dedicado eso a alguien? Apuesto a que sobrepasan el millar, porque esta canción planetaria es como Pesadilla en el parque de atracciones, uno de esos temas llenos de rabia, venganza y dolor que sólo Jota sabe componer.

En cambio, tras ese brutal inicio llega el silencio misterioso inicial de Desaparecer que nos lanza de nuevo a una gran batería de Erik, que demuestra de nuevo saber todos los palos, haciendo cambios de ritmo increíbles con su batería. En este tema nuestro personaje simplemente quiere huír, olvidar a la ya ex pareja con ese si te esfuerzas puedes desaparecer que se repite una y otra vez mentalmente.

La Playa, distante en cierta medida de los dos anteriores temas, nos vuelve a retornar al pasado, a ese momento veraniego en el que nuestro protagonista descubre la infidelidad, y de nuevo volver a intentar olvidarse de todo aquello:

intentando olvidarme cada día
y acordándome el resto de mi vida
un verano que fue una pesadilla,
si me acuerdo me duele todavía…

El cuarto tema de este gran álbum es Parte de lo que me debes, una reflexión en voz alta sobre esas cosas de las que nos arrepentimos, de cosas que nos recuerdan al pasado y que no hacen más que deprimirnos, pero que sin embargo le damos vueltas y vueltas en un círculo masoquista que parece no tener fin.

https://www.youtube.com/embed/Tul0Aq7pszU

Un mundo de gente incompleta es otro de esos temas que tienen un partícular ritmo de batería impreso por Erik, un tema que parece no terminar de arrancar pero que finalmente arranca. De nuevo nuestro protagonista sigue preguntándose por qué ha pasado y cómo ha terminado así, posiblemente hablando consigo mismo.

El tema de la venganza en este disco retorna con Ciencia Ficción, en la que el protagonista empieza a reflexionar de que hay más gente pasando y sufriendo lo mismo que él y no por su culpa, sino por culpa de otra gente como su ex-pareja.

Montañas de basura es un paso más en la autodestrucción personal de nuestro protagonista, con una letra que parece llegar a insinuar el suicidio pero sin nombrarlo explícitamente, tras supuestamente unos días de reclusión, con una casa llena de montañas de basura. ¿Realmente quiere ver la luz?

https://www.youtube.com/embed/al29a4OCyNc

Y llegó la bacanal para huír de la realidad: Cumpleaños total. Un servidor cumple hoy 21 (gracias!) y no puede evitar pensar estos días en un tema así, que nos habla de la pura autodestrucción con las drogas, de una fiesta de cumpleaños en la que, pese a jurar que nunca más, vuelve nuestro protagonista al baño a evitar la realidad.

Y evidentemente, el material de la bacanal ha salido del Laboratorio Mágico, a donde acude nuestro personaje para aliviar todas sus penas, ese laboratorio a menudo clandestino de donde sale la nave en la que nuestro protagonista se va de viaje particular.

https://www.youtube.com/embed/n26FIFmOl14

Y llega el colocón supremo, en Toxicosmos, una de las grandes canciones de los granadinos que muchos todavía guardamos como oro en paño cuando tenemos visitas musicales en casa. Porque este tema guarda ese hilo conductor, que comienza tranquilo, en pleno viaje psicotrópico gracias al LSD (Caminamos por colinas de cebollas y metal…) y con el que nuestro protagonista finalmente consigue evadirse. La canción estalla como estallan los sentidos, los colores y las sensaciones gracias a las drogas en el cuerpo de nuestro protagonista. Niños, no probéis esto en casa.

Y el disco comienza a encarrilar su etapa final con Línea 1, la línea de autobús que Jota cogía en Granada para ir a la casa de Florent y la misma Línea 1 que usaban muchos toxicómanos allí para comprar algo de droga en un barrio de la ciudad. Por ello, el protagonista piensa en un primer momento en dejar las drogas, para poner un poco de orden en su casa y en su vida. Pero luego, vuelve el sentimiento de las drogas, para subir a pillar un poco más, después de todo esto no está mal, y con él la rutina de seguir viviendo en la realidad paralela que nos dan las drogas ante una realidad que quizá no es lo que esperábamos.

https://www.youtube.com/embed/GpqmziYHsvA

Y llega por fin, La copa de Europa, probablemente mi canción favorita de Los Planetas, una especie de masturbación en todos los sentidos durante 10 minutos, en la que el protagonista de la historia comienza a resurgir, a viajar no hacia otro paraíso sino hacia el interior de su cuerpo para plantearse qué está haciendo y rechazar de una vez por todas las drogas y las malas historias con su ex-pareja.

La canción va como el álbum, de menos a más rítmicamente hablando, con una fuerte acompañación de batería y cuerdas como en el primer tema del álbum, dando una sensación un tanto cíclica al disco. Pero con Segundo Premio parece que no sólo le une eso: Jota comentó hace ya mucho tiempo que cuando escribió La Copa de Europa pensaba en el momento en el que Koeman chutó el balón que le dió una Copa de Europa al Barcelona y todo lo que se le pasaba por la cabeza, para conseguir, entonces, el Primer Premio, a diferencia del Segundo Premio con el que abren el álbum.

El final es simplemente precioso, musicalmente y por lo que puedes llegar a sentir (”…¿cuánto tiempo he perdido ahí afuera? / cuánto por descubrir en mi cabeza / es tan basto que casi da pereza / casi pienso que no tengo fuerzas / para hacerlo y encontrar dentro de mí / algo nuevo…”), y curioso también que a partir del minuto 4 Erik le da a la batería un tono que es típico de una procesión de Semana Santa, ¿quizá alusiones a una resurrección como la de Jesucristo, con las trompetas de fondo?

Sea como fuere, La copa de Europa me parece un tema épico, brutal, que desde que lo escuché por primera vez me deja sin aliento, ideal como carta de presentación de una banda que, al igual que el personaje del disco, resucitó con este álbum cuando la gente empezaba a dejar de apostar en ellos, algo así no debería terminar. Dios te bendiga, Jota.

Discografía de Los Planetas