Especial Sergio Algora: La Costa Brava — Se hacen los interesantes

Sí pero no. El ritmo de edición de La Costa Brava siempre nos ha parecido frenético, pero no es eso: la culpa es de los demás. Porque entre Los días más largos (editado en octubre de 2003) y Se hacen los interesantes, que se lanzó el 6 de julio de 2004, casi había pasado un año. Vamos, tiempo de sobra para que, en los 60, los Beach Boys (por citar un grupo) editaran ¡cuatro discos!.

Quizás fuera, como firmaba Fran en el fanzine Confesiones de Margot, que “más que un grupo, La Costa Brava es un metagrupo, que aparte de pasarlo bien (se supone que la música va de eso)” intentaba “poner en evidencia alguno de los clichés más recurrentes de la industria musical”. Entre ellos, y como contaba Algora, el de ser “artistas”:

No nos encerramos días enteros a componer ni pasamos meses en el estudio buscando “nuestro sonido”. De hecho nuestra mayor virtud es haber dejado de hacer todas las estupideces que una industria discográfica inexistente nos obligaba a llevar a cabo.

¿Lo lograron? No, pero sí.

https://www.youtube.com/embed/_mspHs-5t5I

Me explico: la industria musical ya no estaba para hacer mucho caso a nadie, ni siquiera a los que les daban buenos consejos. Así que las palabras de La Costa Brava o, mejor dicho, sus discos, ni siquiera los notaron. No tuvieron la trascendencia de otros, ni entraron en lo más alto de las listas ni fueron escogidos “Lo mejor de” por casi nadie. Sorprendentemente, perduran. Aún viven y laten con fuerza. Cabalgan aún después de que el grupo ya no vaya a existir más. O sea que la osadía tuvo recompensa.

En la época de Se hacen los interesantes estaban a punto de alcanzar su cénit
, al que, por cierto, no le siguió ningún ocaso. Simplemente, es difícil alcanzar siempre lo más alto. Se habían dejado por el camino algunas osadías y ciertos virajes estilísticos que a algunos no nos llegaban del todo. En vez de, como dice el título, hacerse los interesantes, lo que el grupo comenzaba a hacer era desnudarse. Bañarse aún más en las playas del pop más clásico. Fran de nuevo, en esta misma época, aseguraba lo siguiente:

yo siempre digo que nos encontramos “en misión divina”, como decían en la peli de los Blues Brothers, mientras que Sergio, con una mayor habilidad para las metáforas, prefiere llamarlo “El desembarco de Normandía”. Soldados que buscan la playa. Gentes así son la luz del mundo. Puede sonar muy presuntuoso, pero es lo que pienso.

‘La condesa aragonesa’ sonaba a la luz del mundo, ‘Copas de yate’ tenía poco de Cosas que hacer en Denver cuando estás muerto y mucho de la cristalina mirada de los Byrds más pop (o sea, ni los psicodélicos, ni los country, ni los folk; ¿existen?), ‘Dos ostras’ se sentaba junto a las canciones de Gigolo Aunts e ‘Interesantes’ demostraba que se habían perdido, pero que no habían perdido (parafraseando a Algora). Coño, ahora esa canción duele:

Todo lo que nos pasó
con el tiempo fue a mejor.
Todo lo que nos pasó
al contarlo fue mejor.

https://www.youtube.com/embed/2G820K4E3ek

¿Es así? ¿Contarlo hace que aquello fuese mejor? Sí y no. Este disco es el que es: parece como si no haya que tomárselo en serio: “7 versiones y 4 temas propios. ¿Pero las versiones hoy en día no eran para los eps o lanzamientos de coleccionista?” Y sí, hay que coger el disco con humor, con el mismo que ellos lo grabaron:

No hay promoción, ni periodo de reflexión ni de gestación. No hay fotos, ni videoclip, ni singles de adelanto.

Pero, a la vez, hay que tomarse muy en serio que para ser el primero en el que hace una canción rock (la versión de Mamá), las cosas salieron muy bien y mucho más pop que nunca.

Lo cierto es que hacía muchísimo que no escuchaba Se hacen los interesantes; siempre me apetece más Llamadas Perdidas. Y hoy, cuando lo revisito, no puedo evitar que todo llegue demasiado cargado de cosas que antes no estaban. Por ejemplo, en la versión de Los Módulos:

La vida es muy corta,
la vida es mejor,
y nada me importa,
sólo pienso en ser feliz
y tendría que olvidar
que la vida para mí es la realidad.

Las cosas que un día yo perdí
están mejor allí que junto a mí.
Hoy quisiera al fin poder sentir
la alegría de vivir que es mejor.

Discografía de La Costa Brava

Anuncios