Seguimos con el especial dedicado a The Chemical Brothers, pero, las fechas obligan; cambiamos un poco el timeline, y nos vamos desde aquel Dig Your Own Hole directamente hasta el actual y reciente Further. Ya habrá tiempo de volver al siguiente trabajo, cronológicamente hablando, Surrender.

Para empezar, únicamente deciros que los seguidores del sonido genuinamente “químico” pueden estar de enhorabuena: este disco no suena a ‘The Salmon Dance’. Para este nuevo trabajo, tenemos un sonido que, si bien no deja de ser algo nuevo, si que inevitablemente nos recuerda a los Chemical Brothers de sus primeros tiempos.

Así, en una primera escucha rápida, lo primero que nos llamará la atención será probablemente el hecho de que en esta ocasión no hay grandes colaboraciones, ni vocalistas consagrados. Ciertamente, hay algo de letras en algunos de los temas, firmadas por Stephanie Dosen en algunos casos y por Tom Rowlands en otros. Voces que no trascienden en esta ocasión; están más usadas como herramientas, como un riff o sample más, más que como vehículo para crear la melodía. Pero eso no es nada de que preocuparnos, ya que este trabajo no las necesita en realidad. El resultado es bueno tal y como se nos ofrece, sin llegar a echar en falta a terceros.

Otra cosa llamativa, aunque ya ha sido ampliamente anticipada, es el hecho de que el álbum cuente sólo con ocho temas. Al estilo de otro tipo de producciones, más orgánicas y menos indicadas para las pistas, sobre todo las grandes, porque probablemente el ambiente para algunas de las piezas incluidas en esta obra sean los clubes pequeños, más que los macroespacios.

https://www.youtube.com/embed/rFpeLlmfZ0w

Estamos quizás ante los Chemical más melódicos de todos los tiempos. En esta ocasión se nos presentan con temas de duración media, rozando los 6 minutos en su mayoría, lo que les permite evolucionarlos como no han podido hacer en otras ocasiones. El resultado son ocho diferentes cortes que cambian dentro de sí mismos; sabemos como empiezan, pero pueden terminar de una forma muy distinta, aportando una variedad que tampoco habían conseguido en sus últimos trabajos, más ajustados a los cánones comerciales y a los esquemas establecidos por los temas que se pueden escuchar en la radio.

A estas innovaciones en el “estilo químico” hay que sumar el hecho de que Further es un “disco visual”. Otra característica nunca antes explorada por el dúo. Como también se había anticipado hace tiempo, cada tema iba a contar con una obra visual que la acompañara. No iban a ser los singles los únicos que contarán con su correspondiente vídeo. Esto lo convierte en un disco más experimental si cabe. Aunque si pensáis que por tratarse de un disco “experimental” está únicamente indicado para los sibaritas del sonido, estáis equivocados. Este disco esta indicado para cualquiera que guste de la buena música electrónica; tanto la comercial como la de más calidad. De hecho, como sabréis, ha sido más de una emisora de radio la que se ha encargado de publicitarlo con Swoon.

https://www.youtube.com/embed/6GqRsmffeVI

Para empezar, tenemos ‘Snow’, un tema tranquilo, que cuenta con la mencionada voz de Stephanie Dosen. Aunque no hay mucha letra, la que hay indica que este podría ser una especie de himno, ideal para abrir en grandes festivales. ‘Snow’ va subiendo suavemente, preparando el ambiente para lo que llega a continuación.

‘Escape Velocity’, con la que nos anticipaban Further en un primer momento, es un tema largo donde los haya, 12 minutos, casi un cuarto de hora, espacio más que suficiente para el desarrollo de un tema que en sus dos primeros minutos se convierte en una subida progresiva hacia un clímax perfectamente construido. Un tema cuyo ritmo nos trae y nos lleva y que inevitablemente nos devuelve a la mente los más recordadas obras del dúo, de aquellos gloriosos años para el big beat que fueron los 90.

En ‘Another World’, la cosa se tranquiliza un poco, de nuevo con un tema minimalista en cuanto a vocales, muy similar al Star Guitar de su disco Come With Us, del 2002. Otro tema progresivo, en pausado pero continuo ascenso, que sirve para reafirmar la correcta elección de no haber utilizado vocalistas de más renombre, gracias a lo etéreo y correcto de las voces grabadas para él.

https://www.youtube.com/embed/CCp_3zw-CxA

‘Dissolve’ por su parte, es el tema que más me recuerda a Exit Planet Dust. Ciertamente hay más melodía, pero el ritmo y algunos de los riffs utilizados bien podrían ser reciclados de alguno de los temas de aquel disco. Y no es nada malo, ya que a menudo nos hemos quejado de que Rowlands y Simons ya no hacían la misma música de antaño, pero aquí la tenemos de nuevo. Sin duda, uno de mis favoritos del álbum.

‘Horse Power’, retoma la energía desarrollada por ‘Escape Velocity’. Otro tema que bien podría haber sido extraído de Dig Your Own Hole. The Chemical Brothers parecen haberse tomado en serio retomar su antiguo sonido. La voz distorsionada y estos “cv de potencia” hay que escucharlos con el volumen de los altavoces bien alto, como pedían los temas de los primeros discos del dúo.

Y llegamos al ya conocido, ‘Swoon’. De nuevo sonido familiar, aunque en esta ocasión deberíamos quizás tomar como referencia algún tema de Surrender. Otra vez, las voces son utilizadas como un sample más, en un tema efervescente, de subidas y bajadas que recordará a más de uno en ciertos aspectos al Halcyon de Orbital.

‘K+D+B’ está fuertemente marcada por su ritmo de batería y la voz de Rowlands. Este corte sin duda deberá luchar por salir de la sombra de Private Psychedelic Reel, ya que las comparaciones serán inevitables para muchos.

Como broche final, tenemos ‘Wonders Of The Deep’, un tema de sonido optimista, aunque relajado para la tónica general de un disco que, sobre todo, nos deja con buen sabor de boca, y ganas de más.

7.5/10

Una vez más, The Chemical Brothers nos demuestran que si está aún ahí no es por casualidad. En un panorama tan cambiante como el de la electrónica, donde un día estás y al siguiente has desaparecido, son pocas las mentes con la lucidez y la genialidad suficientes para permanecer, y mucho menos durante un periodo de casi 20 años. Aunque muchos somos los que hemos visto altos y bajos en la carrera de Rowlands y Simons, esta vez han demostrado que estamos de nuevo en una de las partes altas de la misma. Posiblemente no sea su disco más enérgico si lo miramos en conjunto, pero en cuanto a calidad, no cabe duda de que han vuelto a poner el listón en un nivel lo suficientemente alto como para tener que hacer un ejercicio de superación para su próximo trabajo. Además, tenemos un disco divertido, que apetece escuchar en cualquier momento y lugar, y que gana con cada escucha. Y el objetivo marcado por los hermanos químicos, de reflejar en un álbum lo que son sus directos está plenamente conseguido. ¿Se puede pedir más?

Discografía The Chemical Brothers:

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments