Ya estamos una vez más ante una banda sonora creada por artistas ajenos al género, algo que se repite mucho últimamente. Lo hemos visto con Daft Punk o con Trent Reznor, y como se ha venido avisando desde hace tiempo, también lo ibamos a ver con The Chemical Brothers y la película Hanna.

Sin haber visto aún la película, a parte de juzgar el álbum desde la perspectiva meramente musical, sin ligarlo a ningún tipo de imagen excepto las que me puedo imaginar por trailers y fragmentos promocionales, lo que conozco del filme es que trata una historia similar a las de Jason Bourne pero con protagonista femenina y adolescente, (Saoirse Ronan, conocida por The Lovely Bones o Camino A La Libertad, interpreta a Hanna, que tiene 16 años en la historia).

El estilo Chemical Brothers llevado al cine

Tras haber dado un buen repaso a los 20 temas que componen esta banda sonora, debo dejar claro a los que no lo hayan escuchado aún, que deben dejar a un lado las preconcepciones que tuvieran sobre un disco de los hermanos químicos. Al igual que ocurría con lo último firmado por Daft Punk, Tron Legacy Soundtrack, esto es el acompañamiento para un película, el score, y los cánones que rigen este tipo de música son diferentes. Que nadie se acerque a Hanna esperando una colección de temas de los Chemical al uso, porque no la va a encontrar.

https://www.youtube.com/embed/UWd6wUh3mGo

Bien es cierto que el sonido es innegablemente Chemical. Esta banda sonora tiene el sello personal de Tom Rowlands y Ed Simons y eso es de agradecer. Es posiblemente lo que más la separa del reciente trabajo de Daft Punk: parece que los hermanos químicos han gozado de toda la libertad para componer de la que carecieron los franceses, y aunque el trabajo de aquellos resultara finalmente bastante bueno, en ese aspecto es superado por el del dúo británico.

https://www.youtube.com/embed/tZtEtiJxQxM

Pero The Chemical Brothers se encuentra con la dificultad añadida de que a muchos, una banda sonora plenamente electrónica les puede chocar, problema con el que quizás no se encontraran Daft Punk, gracias a la experiencia de Disney y su implicación en el desarrollo de la música para Tron. Las comparaciones son odiosas, pero como decíamos, durante estos últimos meses, no ha sido el único caso, ya que, por otro lado tenemos también algo muy parecido con Trent Reznor junto a Atticus Ross y su Red Social. Otros dos cuyas disciplinas musicales se han alejado radicalmente del proceso de creación que supone una banda sonora, pero que han sabido manejar a la perfección y cuyo resultado ha sido excelente.

Además, Reznor y Ross también han contado con esa libertad que parecen disfrutar los Chemical en Hanna, y el resultado es otro disco personal como el de ellos.

Nada que bailar en la banda sonora de Hanna

Pero entrando en materia, ¿qué se puede esperar musicalmente hablando del soundtrack de Hannah? Ya podéis imaginar que, al tratarse del tipo de música que se trata, tenemos dos o tres temas principales que se repiten en diferentes variaciones. Los vocales son prácticamente inexistentes y quedan casi relegados al tema central, ‘Hanna’s Theme’, dedicado, como su nombre indica, al personaje principal. Tampoco esperéis una gran letra. Estamos hablando, más bien de un tarareo suave y melodioso que si tiene algo más de sustancia en el tema final del score, con coro de fondo y voz femenina como principal.

Quizás el tema más llamativo sea ‘The Devil Is In The Details’ y en sus variaciones. Campanillas para un tema de inspiración infantil que a mi se me hace demasiado pasteloso y que se repite demasiado para lo que me gustaría. Al menos en su versión ‘The Devil Is In The Beats’ mejora bastante gracias a un acertado uso de bases electrónicas.

https://www.youtube.com/embed/eE4_XlnNCcs

Mis preferidos de entre el extenso tracklist probablemente sean ‘Escape 700’ y su variación ‘Quayeside Synthesis’, ‘Escape Wavefold’ o ‘Container Park’ ya que son los que tienen un sonido genuinamente “químico”. En los beats son potentes, sus bases están hechas a base de profundos bajos, y la distorsión y los riffs de guitarra sintética son los marca de la casa a que nos tiene acostumbrados el dúo. Bien podrían haber funcionado en cualquiera de los álbumes de Rowlands y Simons hasta la fecha o en alguno por estrenar.

https://www.youtube.com/embed/N-2vv4l03CI

Como digo, aún no he visto la película, pero por lo que puedo imaginar a través de los avances y trailers, creo que la oscuridad debe estar a la orden del día en la mente de alguien que ha sido entrenado para matar, y creo que eso también se refleja en temas lúgubres o dramáticos como ‘Interrogation / Lonesome Subway / Grimm’s House’, ‘Marissa Flashback’ o ‘Hannah vs Marissa’ .

El estar ante una banda sonora compuesta por 20 temas, en su mayor parte no muy extensos, supone que nos encontramos ante uno de los trabajos más variados del dúo. Por un lado el tener que acompañar a las imágenes, y por otro el hecho de que estamos cambiando de tema a cada minuto prácticamente, hace de este trabajo una autentica montaña rusa: tan pronto estamos nadando entre luminosos y acelerados beats como bajamos a los valles más profundos de la tranquilidad y oscuridad, y eso dificulta un poco el escuchar este disco como un todo, prestándole atención tema a tema, aunque no es un defecto que se deba atribuir a sus autores, sino al género que están trabajando.

Y poco más queda que añadir. Volver a dejaros claro que aquí no hay temas para bailar, ni para grandes festivales. La música debe cumplir con su papel si la unimos a los fotogramas, pero lo que aquí hay es una buena ración de excelente música siempre que tengamos claro su cometido. No creo que os veáis escuchando esto en el coche por ejemplo, ya que su momento es el que es, y si hay algunos temas que funcionarían perfectamente fuera de este tracklist, necesitarían de más trabajo vocal o mejores compañías en dicho listado para poder funcionar como un verdadero álbum de artista.

6.5/10

Al igual que ocurría con la banda sonora de Tron, este disco lo disfrutarán sobre todo los aficionados a las bandas sonoras, que saben degustar una partitura contínua sin asociarla a imágenes, aunque el público objetivo de Hanna Soundtrack queda más reducido precisamente por su marcado caracter electrónico y no sinfónico, como ocurría con Tron o pasaría con un trabajo de Hans Zimmer o John Barry por poner algún ejemplo. Incluso falta un tema con garra para abrir o cerrar el disco, como era el ‘Extreme Ways’ de Moby en la saga de Bourne, y en eso si que los químicos podían haber dado en el clavo.

Así que haceos con este disco únicamente si estáis en uno de estos casos: sois amantes de las bandas sonoras, fans de la película e incondicionales coleccionistas de los hermanos químicos. Los demás, aunque os estaríais perdiendo un excelente trabajo, podéis absteneros, porque lo más probable es que vuestra copia del disco acabe cogiendo polvo en la estantería o perdida entre los millones de bytes de vuestros discos duros.

Discografía The Chemical Brothers:

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments