Llegamos a la conclusión de esta serie de posts especiales dedicados a The Prodigy, una de las bandas electrónicas más populares de todos los tiempos.

Del último álbum, Invaders Must Die, os hemos hablado largo y tendidamente desde que aparecieron los primeros comunicados, en los que se anunciaba su salida para inicios de este 2009.

La expectación generada a partir de su publicación ha ido creciendo a medida que se acercaba la fecha señalada y los vídeos oficiales de sus más grandes hits empezaban a rondar por Internet.

Recién sacado del horno (salió a la venta la primera semana de este mes de Marzo), os invito a que me acompañéis en esta revisión del más nuevo trabajo de The Prodigy.

El primer single vio la luz a finales de Noviembre del 2008 y suponía el reencuentro de los tres integrantes más emblemáticos de la banda inglesa, Liam Howlett, Keith Flint y Maxim; después de haber tocado el cielo con el increíble The Fat of the Land.

Como también ocurrió con el disco de 1997, el primer sencillo es el primer tema del álbum, además de compartir título con el susodicho; una pieza enérgica que rápidamente invita a seguir escuchando el disco:

Si el anterior tema sirve poco más que como reclamo para adentrarte en el nuevo material de los de ‘Essex’, el siguiente de la lista, el cual también sacaron a finales de Enero como segundo sencillo, si que pretende dejar claro que han vuelto y con tanta fuerza como antes.

Porque ‘Omen’ es un temazo, de cabo a rabo, que recuerda a los grandes éxitos del The Fat of the Land; tanto por su letra como por el ritmo frenético que marca ese bombo de Drum & Bass distorsionado:

Hasta aquí llega la colección de nuevos sencillos que ha lanzado la banda hasta la fecha, pero es que el resto de componentes del disco no bajan para nada el listón.

Puede que ‘Thunder’, ‘Colours’, ‘Warriors Dance’, ‘Run With The Wolves’, ‘Piranha’ y ‘Omen Reprise’ no destaquen por su brillantez u originalidad, sobre todo el último que parece una adaptación del original al sonido de los Chemical Brothers; pero cumplen con creces la tarea de transportarte a través del disco, sin que estés deseando pasar de canción para escuchar los grandes títulos.

No os daréis cuenta y llegaréis al final del tracklist, con el convencimiento de que el os habrá parecido un viaje placentero; todo gracias a que los temas intermedios no desentonan con los hits.

Incluso la última pieza, ‘Stand Up’, cobra sentido como punto final del retorno de uno de los grandes grupos de la electrónica. Rompe con el resto de la obra, por ser una composición más cercana al Break Beat alegre y risueño, pero me imagino que quisieron dejar un recuerdo dulce en nuestros oídos antes de despedirse hasta bien pronto… o eso esperamos todos.

https://www.youtube.com/watch?v=xcosL-JohCI

Adentrémonos ahora en el análisis de los que para mí son los otros dos pilares fundamentales de este Invaders Must Die; me estoy refiriendo a ‘Take Me To The Hospital’ y ‘World’s On Fire’.

El primero contiene una melodía ácida muy pegadiza que engancha des del primer momento y que supone uno de los momentos álgidos de las actuaciones que están llevando a cabo en la actualidad. Además, su título coincide con el nombre del nuevo sello creado por Liam en 2008, bajo el cual han querido publicar su material más novedoso.

El segundo tema en cuestión es una bomba pistera sin contemplaciones. Letra simple y repetitiva hasta el infinito para que nos centremos en los diferentes momentos de clímax que lo componen. Además, el sample del clásico ‘Vamp’ de Outlander es un guiño old-school tremendo.

Una vez repasados los temas más destacados de la nueva producción de The Prodigy, es hora de valorar en conjunto si la banda ha demostrado que sigue estando en forma o no.

Para los que nos consideramos seguidores suyos, Invaders Must Die ha significado el regreso perfecto del emblemático grupo; recuperando su mejor sonido y actualizándolo para que siguiera sonando fresco.

8/10

Pero claro, yo soy uno viejuno que se enternece con cualquier música que recuerde a mis inicios en el mundo de la fiesta; es posible que los críticos especializados consideren que el álbum no aporte nada original y sea un intento desesperado de la banda para recuperar el éxito que cosecharon con el The Fat Of The Land.

Al fin y al cabo, lo importante es que cada uno de vosotros le deis una oportunidad y, si acabáis como yo escuchándolo una y otra vez sin cansaros de él; habréis descubierto un gran disco.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments