Especial U2: Boy

By in Boy, U2
0 0 0 No comments

Como preámbulo a la salida en Marzo de No line on the horizon, en Hipersónica comenzamos hoy un especial que nos llevará durante todo el mes de Febrero por la discografía de probablemente la banda irlandesa más conocida mundialmente, U2.

Durante el otoño de 1976 un joven llamado Larry Mullen puso una nota en el tablón de anuncios de su instituto buscando músicos para una banda, que en un primer momento se llamaría Feedback e incluiría además de a los miembros actuales a Dick Evans, hermano de The Edge, que terminaría por dejar la banda. Más tarde se cambiaron el nombre por The Hype consiguiendo ganar un concurso para nuevos talentos en el 78, que les permitió un estudio para grabar su primera maqueta.

Después de todo aquello cambiaron su nombre por U2 y conocieron a Paul McGuinness, un negociante de Dublín que aceptó ser su manager. En Septiembre de 1979, después de muchos conciertos por Dublín y sus alrededores sacaron al mercado U2:3, un single sólo disponible en Irlanda y que sorprendentemente llegó a lo más alto de la lista de ventas, si bien no consiguió la atención suficiente en Inglaterra.

Y ya en 1980, Island records firma con la banda su primer contrato internacional dando a luz a Boy, editado en Octubre de ese mismo año y que sorprendió a todo el mundo, algo que sería una tónica habitual en la discografía de la banda. Sorprendió por la frescura que aportaba esa banda en el sonido de aquel momento,y sorprendió por una portada particular que pasó a la historia por la cara de aquel niño, Peter Rowan, que en Estados Unidos se cambió por una imagen distorsionada del grupo para no incitar a la pederastia (por desgracia hay cosas que no cambian en aquellos lares).

Boy se abre con un tema que a día de hoy sigue sonando en muchos conciertos de la banda y que es un himno para todos aquellos que nos sentimos admiradores: ‘I will follow’, que también sorprendió por su sonido, pues si nos fijamos hacia la parte final oiremos unos efectos un tanto especiales, conseguidos con Bono arrojando botellas de cristal contra el estudio y con Steve Lillywhite pasando un cuchillo por los radios de la rueda de una bicicleta colocada boca arriba.

Con la perspectiva del tiempo podemos oír a unos adolescentes inconsistentes que lanzaban sus pensamientos sobre el fin de la inocencia al mundo entero, con un Bono que no dejaba de oír discos de ‘Siouxsie Sioux’. Pero sin duda alguna, creo que una de las claves del éxito de este álbum fue la presencia en la producción de Steve Lillywhite, que supo darle a la banda un sonido particular y fácilmente distinguible.

Pero además, este disco tiene verdaderos hits como pueden ser ‘Electric Co.’ o ‘Out of Control’ (youtube), que como podemos ver en el vídeo sigue sonando en veladas especiales de la banda con un sonido tan fresco como si fuese la primera vez, lleno de la vitalidad que da la juventud. Este tema concretamente habla de qué sucede cuando te levantas el día de tu 18 cumpleaños y te das cuenta que las dos cosas más importantes de tu vida están fuera de tu control: nacer y morir.

En el disco se aprecia claramente el intento de crear algo parecido a un álbum conceptual sobre los peligros después de haber pasado la pubertad, pues Bono ofrece una perspectiva distinta debido a la muerte de su madre cuando tenía 14 años, lo que le marcó profundamente incluso en alguna de las letras de la banda en distintas etapas.

En su debut se notan influencias de bandas como The Buzzcocks o The Skids. Los irlandeses empezaron con él a forjar su particular sonido, especialmente en la guitarra de The Edge y en la potente batería de Larry Mullen, ya presente en estos primeros pasos. Sería el comienzo de algo grande, el comienzo de la banda irlandesa más grande de todos los tiempos.

Más en Hipersónica | U2

Desde 2006, sin criterio alguno. Puedes contactar con nosotros en prensa@hipersonica.com.