Especial U2: How to Dismantle an Atomic Bomb

No voy a ser yo quien haga una apología del último disco publicado por U2, el nuevo sale en pocas horas, porque de eso ya se han encargado otras plumas más cualificadas o apasionadas. Quienes me conocen saben que el grupo irlandés es uno de mis favoritos, pues les sigo desde que Bono llevaba mullet.

U2 habían agotado todas sus fuerzas, y su imaginación, en la década de los noventa con unas giras mastodónticas Zoo TV, Zooropa y Pop Mart, que les convirtieron en el número 1 de las bandas de estadios, ex aequo con los Stones. Y no, no, voy a entrar en la vacía discusión de si U2 son pop o rock.

U2 se reinventaron en All That You Can’t Leave Behind (Island, 2000) y volvieron a dar una nueva vuelta de tuerca, por si alguien dudaba de ellos, en How to Dismantle an Atomic Bomb (Island, 2004). Bono de hecho comenta en el DVD, U2 and 3 Songs, que se incluye en la edición limitada en libro-disco de este álbum: “Es nuestro primer álbum de rock. Nos llevó veinte años o algo por el estilo, pero es nuestro primer álbum de rock” .

No seré yo quien contradiga al cantante, que cualquier día de estos va a ganar el premio Nobel de la Paz; ya fue nominado en 2005 gracias a sus actividades extramusicales en distintos puntos del planeta, y a su labor mesiánica propugnando la paz mundial y el amor, dos de los ejes de este disco en contraposición a la guerra y las armas, y la muerte.

How to Dismantle an Atomic Bomb, del que en su día me compré el formato libro-disco casi sin dudarlo al ver esa portada, una de las peores sino la peor de su carrera, tuvo como motor de salida un single rompedor como lo fue ‘Elevation’ en su anterior entrega, también en España, donde el álbum logró doble platino.

Se trata de ‘Vertigo’, tema que dio título a la majestuosa gira mundial de la banda irlandesa y que fue uno de los barajados para dar nombre al álbum. La maquinaria de marketing de U2 diseño una campaña perfecta pero fue en mi opinión el único momento de la vida promocional de este disco en el que el público respondió masivamente.

En nuestro país que la letra del tema comenzara por “Un, dos, tres…catorce!!”, que luego se escuchara “Hola” y después “¿dónde estás?”, provocó un entusiasmo entre los seguidores y todos los medios de comunicación; una empatía que se amplificó en todo el mundo cuando se mostraron las impactantes imágenes del videoclip.

Éste fue grabado en el delta del Ebro con la banda situada en un escenario circular compuesto por grandes círculos concéntricos de granito negro y blanco bajo una climatología totalmente adversa: sol desértico, lluvias torrenciales y fuertes rachas de viento. Un gran videoclip dirigido por Alex Courtes y Martin Fougerol, autores del de Seven nation army, de The White Stripes.

El disco lo produjo Steve Lillywhite pero también aportaron su granito de arena otros “amigos” de U2 como Flood, Daniel Lanois o Brian Eno, y está dedicado al padre de Bono, fallecido en 2001, al que éste le escribió ‘Sometimes you can’t make it on your own’, una balada que crece poco a poco, en la que el Bono hace un falsete muy resultón cuando canta “And it’s you when I look in the mirror, and it’s you when I don’t pick up the phone”.

De How to Dismantle an Atomic Bomb también recomiendo ‘All because of you’, segundo single roquero aunque sin el punch del primero, ‘City of blinding lights’, tercer single en el Reino Unido, un corte mucho más ambiental en el que escuchamos el teclado de The Edge, y tengo especial prelidección por la melodía juguetona de ‘Man and a woman’ y por ‘Yahweh’, con esa guitarra tan U2 que acompaña una letra en la que el grupo sigue reivindicándose como grupo cristiano.

Más en Hipersónica | All That You Can’t Leave Behind, Pop, Zooropa

Anuncios