Esperanza Spalding — Radio Music Society: no, no es otro disco de jazz indigerible

“Esperanza Spalding” src=”http://img.hipersonica.com/2012/03/EsperanzaSpalding.jpg» class=”centro” />

Esperanza Spalding ha sido la primera artista de jazz en ganar un Grammy a mejor artista novel. No es difícil entender por qué, si tenemos en cuenta lo complicado de acercar este estilo al público mayoritario, fuera de grandes como Diana Krall y compañía. Pero esta chica ha apostado por la fusión para insuflar nueva vida a su trabajo, y es que hay pocos géneros tan agradecidos a los nuevos ingredientes como el smooth jazz.

Spalding firma con Radio Music Society su cuarto disco de estudio, después de atreverse al poliglotismo en su segundo trabajo, Esperanza, y de haber sido la autora del álbum de jazz contemporáneo más vendido en 2011 con Chamber Music Society, que además la hizo valedora del premio Grammy. Así que las esperanzas, valga la redundancia, que en general se han depositado en este nuevo trabajo están respaldadas por una labor interesante, llena de alma y femineidad.

Los extremos no son buenos. Son magníficos

Lo mejor que tiene Radio Music Society es la versatilidad que ofrece el jazz fusión. Podría decirse que casi cualquier otro género tiene cabida si se le prestan las pinceladas adecuadas, y Esperanza Spalding juega sobre seguro en la mayoría de los temas. Pero cuando se arriesga y coquetea con el soul y el funk salen bombas como ‘Black Gold’, en la que además colabora con Algebra Blessett y Lionel Loueke. Sensacional.

https://www.youtube.com/embed/Nppb01xhfe0

Vídeo | Youtube

No sólo el soul casa a la maravilla con el estilo de Spalding, sino que la apertura del álbum, con ‘Radio Song’, desborda con sus tintes más próximos al pop, sus guiños a la bossa-nova y a los ritmos latinos, sin perder nunca la esencia básica del jazz. Un inicio prometedor que marca un listón del que no veremos bajar a la bajista en todo el álbum.

https://www.youtube.com/embed/Yv9ywPJ67dE

Vídeo | Youtube

Esperanza deja de lado su instrumento más preciado para entregarse a una muy clara exposición de su opinión sobre el sistema penitenciario americano, a medio camino entre el blues y el gospel, en ‘Land Of The Free’. El final, con las barras de la prisión cerrándose repentinamente, es más que elocuente.

No sólo es una buena instrumentista, sino que Esperanza exhibe aquí sus dos mejores bazas: una voz limpia y clara, tremendamente agradable de escuchar, con una personalidad que atraviesa cada una de las notas de sus canciones. Durante todo el disco juega con ella, coqueta por momentos, rotunda en otros, privada e íntima cuando hace falta, virtuosa como toda gran cantante de jazz.

Y cuando hace falta ser grande, se es

Cuando quiere volverse clásica, Esperanza Spalding no se amedrenta y se marca temas como ‘Hold On Me’, con orquestación épica incluida, al estilo de las grandes divas de los treinta y cuarenta. La canción exuda magnificencia, lujo musical, riqueza y todos los adjetivos que se os puedan imaginar en esta línea.

En ningún momento, la cantante se amilana ante la tarea que tiene ante sí. En la segunda mitad del disco, tras los ochomiles de ‘Black Gold’ y ‘Hold On Me’, Esperanza abandona por momentos la fusión para enmarcarse en un estilo más depurado, aunque sin llegar separarse por completo del funk.

Nos encontramos así con temas como ‘Endangered Species’, donde colabora con Lalah Hathaway, una de las artistas con más peso en el R&B y el soul americanos de los últimos años. El tema original es de Wayne Shorter, saxofonista considerado como uno de los herederos más fieles del enorme John Coltrane.

https://www.youtube.com/embed/wDyzMmh9EUA

Vídeo | Youtube

Esperanza Spalding logra con éxito la ardua tarea de producir un disco de jazz contemporáneo asequible, y en gran parte lo logra gracias a su fusión de otros géneros, a la belleza innegable de su voz y a su patente personalidad. Todos estos ingredientes dan como resultado un trabajo profundo pero entretenido, comprometido pero casual y, sobre todo, al alcance de todos los que quieran acercarse a él.

Anuncios