“Esplendor Geométrico — L.E.V. Festival 2014” src=”http://img.hipersonica.com/2014/05/esplendor-geometrico-lev-festival-4.jpg" class=”centro” />

Esplendor Geométrico en Gijón y en el L.E.V. Festival 2014. Una cita musical en la que había que estar sí o sí. Me acordé mucho de Nacho Émbil, de la promotora Green Mammoth, con el que hace años me había hablado de que existió la posibilidad de traer al grupo a la ciudad. El caso es que casi con treinta y cinco años de carrera a sus espaldas, EG les había tocado en suerte tocar en escenarios variopintos y bien distintos pero ninguno como el del concierto/rave/performance que anoche ofrecieron pasadas las 00:10 AM en la Iglesia de la Laboral.

Esplendor Geométrico en una performance de radicalismo extremo

Esplendor Geométrico son Arturo Lanz, miembro fundador de una banda que surgió como una escisión de El Aviador Dro y Sus Obreros Especializados, basada en un radicalismo extremo Industrial próximo a Throbbing Gristle, y Saverio Evangelista, que se unió al proyecto en 1991, y que desde 1993, con el abandono de Gabriel Riaza, otro histórico componente, continúan como dúo con el mismo espíritu de antaño.

Al L.E.V. Festival vinieron con su último disco de estudio, Ultraphoon, editado como buena parte de su discografía oficial primero por Discos Esplendor Geométrico, un sello creado por Gabriel Riaza y Andrés Noarbe, otro ex Obrero Especializado, y luego por Geometrik Records, dirigido por el segundo.

“Esplendor Geométrico — L.E.V. Festival 2014” src=”http://img.hipersonica.com/2014/05/esplendor-geometrico-lev-festival-2.jpg" class=”centro” />

Con Arturo Lanz, Andrés Noarbe y Saverio Evangelista estuve al final del concierto, comentando la actuación y aprovechando la ocasión para que me firmaran alguno de los vinilos de mi colección particular. Me extrañó que no hubiera un puesto de merchandising, aprovechando que el sold out con el que había soñado los organizadores del L.E.V. Festival se había cumplido.

Poco o nada tiene que ver la música de estudio de Esplendor Geométrico con lo que ofrecen en sus directos. Estamos hablando de un grupo de culto desde su fundación, desde la publicación de su primer hit maquetero, todavía en una onda tecno-pop, ‘Moscú está helado’, el buscadísimo single Necrosis en la poya, autoproducido y editado por Tic-Tac Records, o su casette EG-1, recientemente reeditada por Geometrik en un precioso vinilo de color.

Sinceramente me esperaba una actuación más destructiva, más caótica e impactante. Después de ver a Arturo Lanz como invitado en el 30 Aniversario de Aviador Dro, gritando ‘Electroshock’ y haciendo toda una performance que quedará en las retinas de los asistentes durante mucho tiempo, lo de anoche se quedó en un concierto de notable.

Me faltó visceralidad, me faltaron unos juegos de luces espectaculares que dieran cuerpo a esas andanadas de música infernal, música-herramienta como bien la definió Arturo Lanz, ritmos maquinales y marciales al que las proyecciones enriquecieron sin más. Y un cantante más desquiciado al que los dos púlpitos esculpidos en piedra noble le quedaron pequeños. Me esperaba que se subiera a la parte alta, y desde allí vociferara todas esas andanadas vocales esquizoides.

“Esplendor Geométrico — Iglesia de la Laboral L.E.V. Festival” src=”http://img.hipersonica.com/2014/05/esplendor-geometrico-lev-festival-1.jpg" class=”centro” />

El lugar del concierto era muy especial. Muy apto para música coral o polifónica pero con mucha reverberación del sonido debido a la altura de esta desacralizada e imponente iglesia, en la que Arturo Lanz y Saverio Evangelista, ejercieron de sacerdotes de esa religión llamada industrial.

Ni mucho menos estoy minusvalorando el concierto-performance de Esplendor Geométrico. Quien escribe esto les sigue desde su más tierna adolescencia y era la primera vez que les veía y, como en el sexo, tiene que ser muy especial, y ésta para mí no lo fue.

Por el contrario, llegué a la conclusión que un proyecto como el de Esplendor Geométrico y su atrevida propuesta al margen de modas y tendencias es necesaria dentro del panorama de las músicas de vanguardia. No importó el repertorio, casi un continuum durante unos setenta y cinco minutos que nos dejaron ganas de repetir muy pronto.

Fotografías | Noe de la Fuente en Pinterest

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments