“Estelle” src=”http://img.hipersonica.com/2012/03/EstelleOFM.jpg» class=”centro” />

Estelle ha visto como el soul se ha llenado de nuevas promesas en los últimos dos años. Promesas que han pasado de esa categoría a la de confirmaciones, como en el caso de Adele, y quizá en un segundo plano, gente como Rox o Emeli Sandé. Todas estas novedades han entrado a un terreno de competición que, por fortuna, cada vez está más discutido, y donde la sombra de Lauryn Hill es alargada y poderosa.

Estelle ha elegido a Hill como ídolo al que encaramar al pedestal de la inspiración, y All Of Me, su tercer disco, no es más que eso. Un largo y consistente tributo a The Misseducation Of Lauryn Hill, hasta el punto de replicar sus intermedios de conversación sobre los temas planteados en las canciones.

All Of Me es una excursión por las relaciones personales de todo tipo, pero apoyándose fundamentalmente en las experiencias de pareja. Con esta base narrativa, Estelle es capaz de barnizar de sofisticación sus canciones mientras que da un paso más en tratar de volver a darle al soul una interpretación diferente a la más lírica de otras compañeras como Adele.

Ritmo agresivo, una mera presentación

El disco abre con un aire muy distinto al que veremos más adelante. Sus dos primeros cortes, ‘The Life’ e ‘International’, para el cual ha contado con la colaboración de Chris Brown, actúan como ganchos que no tienen un eco real en el resto del tracklist.

Las dos tienen en común una base rítmica avasalladora y quizá un exceso de contenidos que por momentos aturulla más que otra cosa, pero no os dejéis llevar por estos dos aperitivos. No tienen nada que ver con el menú, y hubieran resultado más acertadas situadas por separado a modo de inyecciones de vitalidad o limpiadores de paladar. Más adelante, se harán necesarias y no habrá nada a lo que recurrir para alternar.

https://www.youtube.com/embed/HG-HhdyMDsc

Vídeo | Youtube

Y de la nada, aparece el primer corte de conversación, ‘You And I’, que no tiene relación alguna con los dos temas iniciales, pero que sí abre boca con lo que va a venir. ‘Love The Way We Used To’ relaja el tono con el que abre All Of Me y se gira hacia un soul más coqueto y femenino y, por qué no decirlo, un poco blandito.

Aquí se abre el tono que verdaderamente prevalecerá por todo el disco. Un tibio optimismo que se reparte tema a tema y que resulta refrescante por separado pero que, tras darle unas cuantas escuchas continuadas al álbum, termina saturando por azucarado. Y es que a veces hace falta un poco de acidez, de amargura, con la que poder digerir mejor tantos pajaritos y florecillas campestres.

https://www.youtube.com/embed/cO1rPVW1OfU

Vídeo | Youtube

‘Love The Way We Used To’ plantea una línea en la que encontramos más adelante ‘Wonderful Life’ y ‘Back To Love’, y que carecen del estilo más sofisticado que sí hay en otros cortes bastante más interesantes del tracklist.

Elegancia medular con poca originalidad

Decir que una artista de soul consigue canciones que rezuman elegancia y sofisticación es una redundancia en la mayoría de los casos. Y éste es uno más. Entiendo la sofisticación en el soul como la cualidad de pegadizo en el pop comercial. ¿Es importante? Sí. ¿Basta por sí misma? No.

Estelle es elegante. Canciones como ‘Cold Crush’ son una exhibición de saber estar musical, de manera innegable. Pero falta algo. Para sofisticación pura y dura tenemos a la grandísima Sade — en sus mejores tiempos -, y pocas han conseguido llegar a su altura. Así que hace falta aportar algo más, originalidad, diversión, picardía… Cualquier ingrediente que potencie el sabor y que le dé una vuelta de tuerca.

https://www.youtube.com/embed/bb44YSMKJjQ

Vídeo | Youtube

Este tema es posiblemente el pico del disco, y como tal aparece en su parte central, concentrando en el último término los cortes de estilo más soleado y dejando esta zona media a los que resultan más maduros estilísticamente. Así, topamos con ‘Break My Heart’ con Rick Ross, o ‘Thank You’, uno de los homenajes más obvios y logrados a Lauryn Hill.

https://www.youtube.com/embed/yUuEYM9vjlw

Vídeo | Youtube

Estelle ha logrado mantener la media con All Of Me. No hay grandes saltos cualitativos, no hay giros estilísticos que dejen boquiabierto, sino una compilación de temas cohesivos pero sin grandes brillos, sin destellos que enamoren y que dejan a todo el disco en una tranquila zona media, en una tibieza que no hará que recordemos muchas de las canciones de este álbum.