Muchos lamentaron la pérdida de Eddie Van Halen la pasada semana por el cáncer de garganta, desde los más ajenos a sus familiares y colaboradores más cercanos. Entre los últimos podemos contar a Tony Iommi, compañero de instrumento con el que mantuvo una relación que se remonta a muchos años atrás.

En el momento del lanzamiento debut de Van Halen, en 1978, a la por entonces joven banda de hard rock se le ofreció la oportunidad de abrir para unos grandes como Black Sabbath. Allí comenzó una amistad entre guitarristas que se prolongó durante décadas y que incluso ha dado pie a creaciones conjuntas.

Iommi recordó a esa ocasión en el estudio donde estaba preparándose para grabar el disco Cross Purposes de Black Sabbath. Eddie y sus Van Halen estaban de paso por Birminghan y el líder de los Sabbath le invitó a pasar para el ensayo, a lo que el guitarrista accedió:

Le dije ‘Vamos a pillar una guitarra’. Fuimos a la tienda de música en Birminghan. Dije ‘¿Puedes prestarnos una guitarra para Eddie?’ y, por supuesto, respondieron ‘Oh, oh, wha’?’ [risas]. Así que Eddie se vino conmigo, conseguimos una de sus guitarras, su propio modelo. Y vino al ensayo.

Tocamos algo de material de Sabbath para él. Extrañamente, una de sus favoritas era ‘Into the Void’. Tocamos esa y volvimos a componer. Creo que era ‘Evil Eye’ y le dije ‘Vamos, toca el solo en esta’. Lo hizo y fue realmente genial. Cuando lo grabamos, por supuesto, intenté duplicarlo y no pude [risas].

Aunque Iommie asegura que tiene la cinta que grabó el solo del ensayo de Eddie (“no sé donde, pero es una verdadera gema”), podemos ver el resultado interpretado por el líder de los Sabbath en su disco de 1994.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments