La Casa Encendida, Madrid, 1 de octubre. Comienza el Experimentaclub 2010. Al mismo tiempo parece comenzar la temporada de conciertos de otoño en Madrid, vuelta a las andadas. Sólo que en este caso la vuelta es un tanto especial. Nada de melodías Pop alegres y risueñas para cantar a coro, el curso comienza de forma dura e inconformista, buscando los límites sonoros, si es que los hay.

Décima edición de uno de los festivales de referencia en España, tanto para la música experimental como para la música en general. Un festival muy económico (27 euros los tres días, 9 euros si se escoge un solo día) y que cuenta con un público muy fiel.

E.A.R. (Experimental Audio Research)

Tras la austera mesa, Peter Kember, músico inconformista conocido por sus proyectos tras Sonic Boom, Spacemen 3 o Spectrum. Bajo E.A.R. (Experimental Audio Research) da rienda suelta a una búsqueda de texturas que abrieron ayer la tarde del festival en cuanto a conciertos como tal (antes hubo la conferencia “Ruido de superficie. El final de la música” de Anki Torner).

De desarrollo pausado, creando la atmósfera sobre la que recrearse, las piezas de E.A.R. iban mostrando la calma mediante sus máquinas a las que al final incorporó un sample vocal anunciando el final entre ráfagas lanzadas con anterioridad. Sonido espacial y oscuro para un artista que siempre nos ofrece una cara diferente de la música.

Xesús Valle

Ya en el patio de La Casa Encendida (un recinto que parece haber sido hecho a medida para este tipo de festivales), Xesús Valle nos mostró una versión más tenebrosa y punkarra del sonido, con un discurso de música electroacústica para digerir con calma y sosiego. Duro, sin descanso en algunas partes y mediante el uso de sonidos extraídos de la vida real el artista gallego aportó una versión contraria al vitalismo.

Carlos Giffoni

Había que seguir con la escopeta cargada. La sensación de dureza que Xesús Valle dejó en el ambiente no podía quedar rota por el siguiente artista. La organización hizo muy bien en dejar los mandos a Carlos Giffoni que pudo quemar el equipo sin el menos problema gracias a una manera de afrontar la electrónica todavía aún más guerrillera, con un final de concierto digno del mejor Trance heredado de las mazmorras del Industrial. Para mí, de lo mejor de ayer. Toda una sorpresa en vivo. Después de de escucharle se entiende el respeto que tiene a nivel internacional y las colaboraciones que ha hecho con Lee Ranaldo, Jim O’Rourke y demás iluminados de la vida.

Nadja

Tras tres directos donde la parte musical se parapetaba tras ordenadores y demás sintetizadores marcianos, llegaba el turno de Nadja con guitarra y bajo. Tras ellos Aidan Baker y Leah Buckareff, respectivamente. Uno de los nombres fuertes del festival y de los más respetados de la escena Drone de hoy en día. Seguirles la pista es imposible porque cada dos días ya tienen nuevo trabajo.

En el directo de ayer estuvieron enormes con el habitual crescendo que este tipo de música busca crear, mediante el cual a través de la ayuda de unas proyecciones igual de ensoñadoras que su música atrapan al espectador y al final le dan el golpe exacto para que despierte del trance creado mediante, entre otros sonidos, samples de batería electrónica usados para intensificar el discurso basado en el muro que ves crecer ante tus ojos, o mejor dicho, sientes mediante tus oídos.

[[gallery: experimentaclub-2010-la-casa-encendida-madrid-viernes-01-de-octubre-domino-del-drone]]

Fotos | Nash
Más en Hipersónica | Experimentaclub 2009
Sitio Oficial | Experimentaclub

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments