Acaba de conocerse la noticia a través de diversos medios y la familia lo acaba de confirmar. Florian Schneider, uno de los dos confundadores de Kraftwerk —junto a Ralf Hütter, aún en activo en lo que queda de la formación original—, ha fallecido a los 73 años de edad, víctima de un cáncer. Una pérdida importantísima no solo de la electrónica, sino de la música contemporánea en general. Schneider, como el resto de sus compañeros en la formación original tocaba el sintetizador, además del vocoder, la flauta, el saxo o directamente las secciones vocales. Sin duda una de las figuras decisivas para la electrónica y la múscia popular de las últimas décadas ya que el conjunto germano trascendió la barrera electrónica y su influencia es también decisiva en el pop, no solo en todo tipo de proyectos de cariz electrónico, sean más progresivos o los también pioneros del techno de Detroit.

Aunque abandonó la formación en 2008, Schneider ha sido parte de toda la discografía de Kraftwerk, de todo lo que importa. Desde sus dos primeros álbumes, más tintados de experimentación y krautrock, hasta obras imperecederas de la música del siglo XX, con piezas que suenan adelantadas a su tiempo, prediciendo cómo sería el futuro, u otras que directamente siguen sonando totalmente actuales. De la solemnidad de los 22 minutos de ‘Autobahn‘, hasta la sofisticación del Tour de France de 2003, pasando por hitos del synth pop como ‘The Model‘ o emblemas como ‘The Man Machine‘, escuchar hoy toda esa ristra de clásicos y de historia de la música de nuestro tiempo duele. Pero a la vez damos gracias a Schneider y los suyos por haber abordado como nadie el futuro y la relación entre el hombre y la máquina. Descansa en paz, Florian.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments