Anuncios

Fallujah — The Flesh Prevails

Hace unos años la mera idea de encontrar otra banda que combinara el Metal Extremo con el Progresivo de alto nivel ya me conseguía interesar lo suficiente para lanzarme sin dudar a escucharlo. El tiempo y la experiencia de muchos resultados aburridos o planos han reducido ese entusiasmo, limitando mi consumo de esta clase de grupos a lo justo y quedándome sólo con los que eran capaz de decirme algo más aparte de tocar bien y con mucha técnica. Como habéis podido deducir, Fallujah han sido capaces de romper esa barrera y de superar mis altos estándares.

Formados en 2007 en la Bay Area de San Francisco, antes de publicar su primer disco, The Harvest Wombs, sufrieron una serie de cambios en la alineación en casi todas sus filas. Para la grabación de su segundo disco han contado con casi la misma formación, a saber: Scott Carstairs a la guitarra, Andrew Baird a la batería, Alex Hofmann de vocalista, Rob Morey de bajista y Brian “Deebs” James como segunda espada guitarra tras el segundo abandono de Rob Maramonte.

El impresionante Deathcore técnico de Fallujah

Ya os he dado unas pistas sobre el terreno por el que se mueven Fallujah, pero vamos a entrar un poco más en detalle. Su base reside en el Deathcore que han ido desarrollando bandas como All Shall Perish o Carnifex a lo largo de este siglo, combinándolo con matices más técnicos e incluso progresivos, aunque sin llegar al extremo de la distorsión machacona del Djent que practican bandas muy respetables como The Contortionist o Veil of Maya.

Sin embargo, la combinación que hacen Fallujah no es la primera ni será la última en el género. Cierto es que propuestas como la suya no son tan numerosas (o escasas) como podamos pensar, pero lo que verdaderamente consigue atraernos de un disco como The Flesh Prevails no está en la inventiva de su propuesta o en la perfección técnica con la que tocan, sino en el impacto y en el gancho de las canciones que componen este álbum.

8/10

Obviamente el público Proghead no terminará de comulgar con la extrema fórmula de los californianos y puede que hasta el oyente medio de Deathcore los deje de lado por su complejidad y su tendencia a bajar el pistón en algunos puntos (como por ejemplo la ambiental ‘Alone With You’). Ambos errores de libro ya que están dejando de lado monstruosas piezas de la talla de ‘Carved From Stone’ o ‘Saphire’, la fabulosa progresión del tema homónimo o la espectacular pieza instrumental ‘Allure’ sólo por no permitirse el lujo de abrir sus oídos.

Anuncios