Muchas veces tendemos a buscar lo estimulante a través de la complejidad, la originalidad o la pretenciosidad cuando a veces todos es más sencillo que todo eso y la mejor manera de acertar y triunfar es a través de lo simple. Y así lo deben ver este dúo danés que se hacen llamar a sí mismos Fossils, que tienen claro que la mejor manera de que su sociedad llegue lejos es mediante los menos artificios posibles para ir directos al grano y actuar con rapidez y efectividad.

Y tampoco es que necesiten demasiado para salir exitosos. Se bastan y se sobran con un bajo (que maneja Simon Tornby) y una batería (que aporrea Per Silkjær) tocando con la mayor potencia, energía y velocidad posibles. Así han conseguido armar un segundo disco de diez canciones que sólo dura veinte minutos de puro Noise Rock de locura casi matemática (sí, es una referencia al Math Rock, que también pulula por ahí), que tampoco necesita mucho más porque lo que encontramos en Flesh Hammer nos deja con mejor sabor de boca que un jugoso filetón de los que tanto les gusta hacer referencias en sus títulos.

Fossils, toca rápido, toca muy fuerte

Para más inri, de los diez temas que componen el disco, en los que ninguno llega a la barrera de los dos minutos y medio, todos son instrumentales. Sé que os cuesta comprar un disco de Noise instrumental de sólo veinte minutos, pero creedme que es justo la duración perfecta para un disco de sus características porque evita que se haga empalagoso o aburra. Además, es tan rematadamente bueno que te invita ponértelo más veces. Acaba el disco y ya estás dándole al play otra vez para que este rodillo pase por encima de ti de manera desenfrenada.

8.5/10

Cada tema es un cañonazo directo a tu estómago, con potencia desmedida y energía a raudales. Algún efecto en el bajo por aquí, un fill enrabietado en la batería por allá y listo, ya te arman un tema. Y antes de darte cuenta ya están arrancando con el siguiente. Funcionan así, cortita y al pie, con una precisión fabulosa y una combinación entre bajo y batería que te deja con la boca abierta. Las palabras se quedan cortas para describir una animalada como Flesh Hammer, y es un álbum que se define tan bien a sí mismo que voy a dejar la reseña por finalizada aquí. Cortita y al pie, como el disco, así podéis mirar antes la nota (o hacer menos scroll) y yo puedo volver al bucle que tengo con el disco.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments