En enero de 2019 se celebró un concierto tributo en honor a la memoria de Chris Cornell, “I Am the Highway”, organizado por su mujer Vicky. Una experiencia que quiso dejar el mayor homenaje posible al difunto cantante de Soundgarden, aunque no dejó el mismo sabor de boca para todos.

Según explica Kim Thayil, guitarrista del grupo, todo el evento no fue más que “una mierda”. Aunque él y el resto de la banda pusieron su mayor voluntad, para ellos no era más que mera fachada mientras intentaban lidiar con la perdida de su compañero y amigo:

Lo mejor de aquello fue tocar esas canciones de nuevo con Matt [Cameron] y Ben [Shepherd], y lo siguiente mejor fue tener a nuestros amigos e invitados sumándose. El resto fue algo incómodo. Era una especie de desastre. Fue como recolectar de una herida abierta, emocionalmente, y nadie estaba entusiasmado por hacerlo.

Thayil incidió en que la mejor parte fue tener al grupo de nuevo sobre el escenario:

Era tener a la familia Soundgarden de nuevo junta, haciendo lo que hace Soundgarden y honrando y extrañando a nuestro miembro difunto y querido. Eso era importante.

El resto de aquello, la naturaleza celebrity, la promoción y el foco era una mierda. Y sabíamos que era una mierda al meternos en ello.

VíaKerrang
Artículo anterior«Tenemos un montón de material que compartir con el mundo»: Lars Ulrich deja caer pistas del futuro de Metallica
Artículo siguiente«Mentiría si dijera que la cocaína no tuvo nada que ver»: Dave Mustaine recuerda cómo fue crear el Rust In Peace de Megadeth

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.