Anuncios

Gary Numan — Splinter (Songs From a Broken Mind)

Me disgusta profundamente haber tenido que esperar tantísimo tiempo para tener que hablar del que probablemente sea el mejor disco de Rock Industrial que ha salido en 2013. La última reseña de 2013 y el disco en cuestión probablemente pase desapercibido para muchos. Un buen resumen para el propio disco y para las últimas décadas de la carrera de Gary Numan. No obstante, peor sería dejar este disco sin mencionar porque, como ya he dicho, probablemente sea uno de los discos más notables del género Industrial.

Gary Numan, una carrera que llega a un nuevo punto álgido

Para llegar a este Splinter (Songs From a Broken Mind), Numan tuvo que pasar por muchas experiencias en su carrera, desde picos muy altos a bajones tremendos. Gary surgió a finales de los 70 y alcanzó una buena repercusión gracias su grupo Tubeway Army y a éxitos en solitario como ‘Cars’. Su primer álbum en solitario conquistó las listas de su Inglaterra natal y se sumó al auge del Synthpop que habían popularizado gente como Kraftwerk. El principio de su carrera estaba dominado por un gran éxito en público y crítica.

Sin embargo, su carrera a mediados de los ochenta se estancó y se pegó un brutal batacazo tanto en crítica como en ventas. No fue hasta bien comenzada la década de los noventa cuando le dio un vuelco tremendo a su carrera adaptando su estilo al de un género que él mismo fue figura influyente. Gente como Trent Reznor reconoció abiertamente la influencia de Numan en su música. Una influencia que ha terminado siendo bidireccional, puesto que el propio Numan se quedó fascinado con el tema ‘Closer’ de su banda Nine Inch Nails y alguna vez se le ha visto tocar con una camiseta del grupo. Así, desde su álbum Sacrifice, de 1994, el británico se sumergió de lleno en el género del Rock Industrial, recuperando un poco del prestigio perdido y adaptándose a un nuevo rol de “estrella de culto”.

Firmando uno de los discos mejor trabajados y con más clase del Rock Industrial

Casi veinte años después, Numan ha seguido progresando en esta dirección y manteniendo un buen nivel mientras su propio género iba perdiendo fuerza y referentes, quedando únicamente el propio Reznor, Al Jourgensen (Ministry) y Marilyn Manson como los nombres que copan los titulares de los medios en la actualidad, aunque ambos están lejos de su mejor nivel. Una escena con muy poca salud donde las buenas perlas son más bien algo esporádico más que una muestra de regeneración.

Eso último bien podría ser el caso de Splinter, el último álbum de Numan. El nivel que muestra el inglés en este disco es el más brillante que se ha visto en años no solo en su carrera, sino también en el género. Desgraciadamente, no sabremos si este disco podría suponer el punto de partida para el (nuevo) relanzamiento de la carrera de Numan y de una nueva etapa para el género Industrial o se quedará como un momento brillante pero puntual, cosa que es bastante más probable que suceda.

No obstante, ese asunto es algo que solo pone en su lugar el tiempo y que ahora mismo no es el tema en cuestión. Lo verdaderamente importante es lo que nos encontramos en Splinter, que no es otra cosa que uno de los puntos álgidos de una carrera que ha sabido bien cómo resurgir de sus propias cenizas y evolucionar para adaptarse más a la personalidad del artista. Numan no esconde la influencia que han tenido discos como The Downward Spiral sino que además la explota a la perfección y la maneja a su voluntad.

La mejor manera que ha tenido Numan para afrontar este punto en su carrera ha sido a base de muy buen oficio, mucha clase y de muchísima actitud. El intenso y oscuro arranque de ‘I Am Dust’ es capaz de dejarte deslumbrado, pero lo mejor es que aún quedan 11 canciones más. Canciones tremendas como ‘Here In The Black’ o ‘Everything Comes Down To This’, una espectacular balada como ‘Lost’, o temas sencillamente asombrosos como ‘Who Are You’ o el single ‘Love Hurt Bleed’. De hecho, es difícil quedarse con canciones concretas, puesto que el propio disco en su conjunto es de un nivel muy notable y muy sólido, sin casi altibajos.

8,0

Gary Numan — Splinter (Songs From a Broken Mind)

Gary Numan se vuelve a presentar con un nuevo ramalazo de genialidad hecho a base de buen oficio y mucha actitud. Viviendo casi una nueva juventud, el británico brinda uno de los mejores trabajos de su carrera y uno de los mejores discos del Rock Industrial en los últimos años. A falta de referentes claros en el género, Numan sabe muy bien hacia dónde debe dirigirse en el futuro. Solo le faltan seguidores.

* 01. I Am Dust
* 02. Here in the Black
* 03. Everything Comes Down to This
* 04. The Calling
* 05. Splinter
* 06. Lost
* 07. Love Hurt Bleed
* 08. A Shadow Falls on Me
* 09. Where I Can Never Be
* 10. We’re the Unforgiven
* 11. Who Are You
* 12. My Last Day

Lo más NIN

  • La segunda juventud que parece estar viviendo Numan
  • El buen oficio y la clase que desprende en las canciones
  • Si Hesitation Marks te supo a poco, deberías escuchar este disco
  • Y si te gustó Hesitation Marks, escúchalo igual

Lo menos NIN

  • Que haya tenido que tardar tanto para hablar de este disco
  • Que probablemente pase desapercibido

Anuncios