Ghost — Meliora

Tenemos una forma de pensar muy cinematográfica. A la hora de escribir y grabar y de poner juntos nuestros discos, siempre hago la analogía de comparar las canciones con escenas de una película. Esta es la escena donde ésto sucede, esta es la escena de amor, esta es la escena de apertura. Somos muy aficionados a las películas. Mucha de nuestra fascinación por la cultura pop viene de el mundo del cine, del mismo modo que la música. Mucha de la música que nos inspira es de bandas sonoras de películas, o viene de canciones que hemos escuchado en películas (Nameless Ghoul).

Guste o no, Ghost se lo han currado bien para ser una de las bandas más exitosas del metal en esta década. Son todo un fenómeno con una buena legión de seguidores que no dudarán en alabarlos como unos de los salvadores del género heavy. De la misma manera, la repercusión alcanzada por los suecos termina siendo motivo más que suficiente para que otros muchos despotriquen contra ellos por considerar que tienen más estatus del que merecen por su música. Esa capacidad de generar tantos amores como odios, unido a toda su parafernalia y su obsesión por ocultar/maquillar sus rostros (incluso sus identidades) casi nos puede hacer pensar en unos nuevos Slipknot.

Podríamos discutir si verdaderamente hay para tanto en este fenómeno, pero ya lo discutimos bastante con Infestissumam (Loma Vista, 2013). Su acertado debut no tenía tanta calidad para considerarlos tan superiores a otras bandas de occult rock, estilo donde también se suelen encuadrar. En su segundo disco ampliaron miras, tomaron más referencias y enfocaron las canciones de otra manera, pero el resultado dejó bastante que desear. Claramente su popularidad tuvo un importante repunte, pero el resultado no sirvió para convencer a muchos escépticos, aunque sí para reafirmarlos en su postura.

Ghost, buscando el equilibrio

https://www.youtube.com/embed/-0Ao4t_fe0I

Aún tras estar desencantado con dicho disco, sí que reconozco que encontraron la manera de hacer las canciones más reconocibles y pegadizas, algo que adolecía su debut, correcto en sus planteamientos pero sin mucho factor diferencial. La llegada de su tercer disco se iba a antojar crucial para ver qué dirección tomarían finalmente Ghost, si la que les ha catapultado al éxito masivo o por la vía más dura pero menos llamativa. Visto lo ofrecido en Meliora (Loma Vista, 2015) parecen no haberse conformado por uno de los dos caminos, ni siquiera por sólo uno intermedio.

En Meliora parecen no haberse conformado sólo con uno de los dos caminos posibles, ni siquiera por sólo uno intermedio

Está claro que la (excesiva) ceremonia de sustitución de un Papa Emeritus por otro refleja mucho más sobre la dirección musical de la banda de lo que podamos creer. En su tercer disco han optado por un nuevo cambio de rumbo, uno que a priori podría convencer tanto a los fans del primer disco como a los del segundo. Los suecos recuperan la garra y le dan más presencia a las guitarras en este disco, acercándose en ese aspecto a Opus Eponymous (Rise Above, 2010), pero persiste el enfoque de plantear sus canciones como potenciales himnos de directo. Pero la cosa no se acaba ahí y rascando un poco más se puede apreciar que la mejora no se queda sólo en el nombre del disco.

https://www.youtube.com/embed/_Tdlg2JXuaQ

Si antes mostraban un estilo que se apreciaba muy añejo, en Meliora emplean un sonido que mira más hacia el futuro, donde los riffs de heavy metal casan bien con órganos y otros efectos que muestran concordancia con unas letras centradas en un futuro distópico donde parece haber poca salvación. En ese aspecto mucho tiene que ver las influencias escogidas en este disco. Si hay algo que reconocer a Ghost es que han sabido muy bien en qué grupos mirarse para dar forma a un sonido particular y fresco sin ser especialmente innovador. Blue Öyster Cult, Alice Cooper, Mercyful Fate, The Beatles, ABBA y ahora también Deep Purple, Genesis, los Metallica del Black Album. Todo ello bien mezclado y equilibrado para gusto del consumidor.

Si antes mostraban un estilo que se apreciaba muy añejo, en Meliora emplean un sonido que mira más hacia el futuro

Pero si hay algo a lo que agarrarse en este Meliora es a sus canciones, que es donde más se aprecia la mejora prometida por los suecos. ‘Cirice’ apunta mucho a ser uno de los himnos de la banda, con un magnífico empleo de la melodía al mismo tiempo tiempo que muestran músculo. El riff a lo Tony Iommi de ‘From The Pinnacle To The Pit’ nos da la buena dosis de headbangueo necesaria, pero como tema duro no hay ninguno como ‘Mummy Dust’, fácilmente una de las cimas del disco con un buen Papa Emeritus III añadiendo más oscuridad a un tema directo y tenebroso. Incluso en temas donde el espíritu pop se escapa más por los poros se nota más acierto en la composición, con una ‘Majesty’ y una ‘Absolution’ más redondas que muchas canciones del segundo disco.

https://www.youtube.com/embed/_jiq6eIKHN8

7/10

Hablemos ahora de lo global. ¿Suponen estos avances en el sonido y la composición suficiente argumento para justificar la burbuja de Ghost? Personalmente creo que no. Las canciones han mejorado, tanto el nivel medio como en su puntos más altos, pero siguen teniendo algunos altibajos. La dirección escogida es la más interesante hasta la fecha, pero está por ver si irán los tiros por aquí en el futuro o volverán a dar un volantazo. Sin embargo, creo que es justo reconocer las virtudes de Meliora, que le hacen no sólo un disco muy disfrutable sino también el disco más paradigmático de los suecos. Si os encontráis a alguien que no los haya escuchado nunca (suerte con ello), este es el disco que debéis recomendarle para empezar.

Anuncios