No solo de escandinavos vive el europeo buen amante del revival setentero que se está dando en la actualidad. El Hard Rock actual se extiende más allá de los Graveyard, Troubled Horse o Three Seasons (estos ya menos tras su soso segundo disco) y goza de buena salud por la zona centroeuropea. Un ejemplo claro viene de la fuerte y temida región alemana, que son los cada vez más extraordinarios Kadavar. Y de un país más de la zona céntrica de la Eurozona es de donde proviene nuestra reivindicación de hoy.

Justamente del país de los tulipanes, Holanda. La cuna de Gingerpig, un cuarteto aficionado al Rock clásico setentero. Sin embargo, mientras muchas de las bandas citadas anteriormente toman a Black Sabbath y a Led Zeppelin como base para desarrollar su sonido, los holandeses rezuman el espíritu más psicodélico y virtuoso de Deep Purple. Aunque también tienen tramos en los que se ponen más duros y se aproximan a Van Halen (no, no es un insulto ni mucho menos).

Gingerpig, escondidos en la tierra de los tulipanes

Evidentemente se nota desde el primer segundo, desde el riff inicial de ‘Run’, que Gingerpig tienen una gran deuda con el sonido duro y psicodélico. La psicodelia nació para el Rock, no para otra cosa. El Rock es el fundamento. Lo demás es accesorio. Pocos momentos amables y sencillos encontraremos en este Hidden From View, porque estamos ante una autentica reivindicación gritada a los cuatro vientos de este Rock setentero y heredero de los Purple.

Aunque no he escuchado el nuevo trabajo de la formación inglesa, que dista mucho en la actualidad de lo que fue en su época más dorada, no creo que lo vaya a hacer. No es necesario. Este Hidden From View es suficiente dosis de buen Hard Rock clásico de alta calidad para no tener que recurrir a ese grupo clave para el desarrollo del sonido rockero de los setenta y para la creación del género Metal junto a los Sabbath y los Zeppelin. Si tenéis algún atisbo de duda sobre si acercaros a ese último disco de Deep Purple os aconsejo que primero le echéis el guante a estos poco más cuarenta minutos que os darán más placer del que os pueda dar el nuevo espasmos de un cadáver que se aferra a la vida en un intento de que la gente se acuerde de él.

Y el Death Metal descubrió el Hammond

Más allá de la influencia de los Purple, lo que más destaca de Gingerpig es todo el provecho que le saben sacar a los teclados. Cierto es que esos riffs de guitarra son soberbios como canela en rama, pero ellos mismos se definen como “todo empezo con un Hammond. ¿Y qué es un Hammond sin una banda?”. Por eso es natural que muchas veces el protagonismo de la mezcla en el grupo se lo acabe llevando el teclista Jarno van Es. De todos modos, el resto de instrumentalistas demuestra un alto nivel cualitativo. Y destaca Boudewijn Bonebakker por encima de todos por dos razones: por un lado, la gran creatividad que muestra con los riffs de guitarra y además de ofrecer un registro vocal que te deja con los ojos como platos. Por otra parte, está su pasado.

Los buenos aficionandos de la banda de Death Metal holandesa Gorefest les sonará el nombre de Bonebakker, ya que durante 17 años se encargó de machacar guitarras a todo pistón para la banda. Sin embargo, un poco antes de abandonar la agrupación, acabó dando a luz a este proyecto con tanto amor por el Rock clásico y psicodélico. Ese movimiento de abandonar el Metal Extremo para tocar Hard Rock, que recuerda al de Audrey Horne, donde sus componentes procedían de bandas de Black Metal como Enslaved o Gorgoroth y formaron ese grupo con herencia del Rock de la década de los noventa. Aunque cabe decir que en la música Deathmetalera de Gorefest ya se daba cabida a ciertos elementos de Hard Rock, por lo que este movimiento se hace más asimilable.

Volviendo a este Hidden From View, si no te ha parecido destacada la influencia clásica o el pasado de su frontman, el argumento necesario para acercarte a este disco está en temas de gran factura como el directo ‘Nothing’, el anteriormente mencionado ‘Run’ o la fabulosa ‘A Touch’. Sin desmerecer al resto de cortes del disco, este tridente te hará coger este álbum con ganas. Y aun queda algún que otro jitazo más en ‘Backlash’ o en ‘Ugly Heart’ que muestran las grandes virtudes de la banda y de este álbum.

7/10

No todo el disco es redondo, ya que algunos temas les faltá algo de empuje o que no están lo suficientemente rematado. Pero los pequeños defectos de Hidden From View están bien disimulados por las grandes virtudes que poseen y que permitirá a Gingerpig convertirse en una de las revelaciones más interesantes del Hard Rock europeo de este año. Tras su discreto debut, le ha llegado la hora de ir llamando la puerta de las grandes ligas con la esperanza de poder dar el salto definitivo que les permita codearse entre grandes perlas de la actualidad como Kadavar o Graveyard.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments