Giraffe Tongue Orchestra — Broken Lines


Giraffe Tongue Orchestra — Broken Lines

Go to the profile of Hipersónica
HipersónicaBlockedUnblockFollowFollowing
Oct 10, 2016

A veces con esto de las superbandas uno no sabe a qué atenerse, sobre todo cuando ve junta a tanta gente que, aunque artísticamente tengan cierta proximidad, sigue siendo muy diversa estilísticamente. Y aunque pueda no gustar demasiado el término, Giraffe Tongue Orchestra es un proyecto que se ajusta mucho a la denominación de “supergrupo” y que todos estábamos esperando que saliera adelante desde que se anunció su formación hace años. Incluso aunque no tuviéramos la más mínima idea de a qué coño iba a sonar eso. Hemos tenido que esperar mucho tiempo, pero finalmente en 2016 se han alineado los astros y estos músicos se han podido presentar en sociedad bajo este peculiar nombre. ¿Habrá conseguido estar a la altura de los nombres involucrados?

Para el que haya llegado más tarde a la película y no tenga muy claro de qué estamos hablando, hay que mencionar que detrás de este grupo están William DuVall (Alice In Chains), Brent Hinds (Mastodon), Ben Weinman (The Dillinger Escape Plan), Pete Griffin (Dethklok) y Thomas Pridgen (The Mars Volta). Una alineación de vértigo que, cuando se la presentamos a Cronopio en la redacción exclamó que parecía el Brasil del 70. Y cierto es que aquí hay músicos como la copa de un pino, pero viendo el historial de cada uno, no era fácil adivinar cuál podía ser el punto en común que podían compartir todos ellos. Es decir, no era fácil adivinar a qué podría sonar este grupo, quién iba a terminar tirando más compositivamente para llevar el grupo a su terreno. Ver que te venden el disco como una especie de “Progressive Punk Dance” no servía para aclarar mucho, pero añadía más morbo al asunto.

Giraffe Tongue Orchestra, preparados para volarlo todo por los aires

Al final no ha caído del todo por ninguna de las zonas de confort de los componentes. La etiqueta que se han sacado de la manga puede parecer confusa, pero se ajusta bastante a lo que encontramos en Broken Lines (Party Smasher, 2016), un disco lleno de sorpresas, de quiebros de los que te dejan patidifuso, de despliegues instrumentales de absoluta locura y de una energía desbordante que contagia todo lo que le rodea. En resumen, todo lo que debería ser un disco de Rock, así, con mayúscula.

Broken Lines es un disco lleno de sorpresas, de quiebros de los que te dejan patidifuso

Estilísticamente el grupo no se casa del todo con un sonido en concreto y les vemos temas donde despliegan un rock progresivo explosivo y concentrado en pocos minutos -algo que Mastodon han sabido manejar bastante bien- como sueltan una descarga muy acelerada y muy punk -aquí se nota la mano de Weinman- e incluso también les da por un rock muy pegadizo y hasta bailable que puede recordar a Queens of the Stone Age. A veces hasta llegan a tocar todo eso al mismo tiempo y parecen como si The Mars Volta tras su primer disco hubieran decidido ser menos lisérgicos y experimentales y optasen por parir temazos a diestro y siniestro.

Lejos de quedar como una loca mezcolanza de cosas que no parecen tener sentido una con respecto a la otra, la banda logra ensamblar bien esos componentes que forman la base de su sonido y, a partir de ahí, generar una considerable cantidad de pepinazos llenos de personalidad y fuerza. Se consigue porque estamos hablando de músicos de gran talento que logran desplegar su maestría con su instrumento sin que se pierda el foco de lo que está sucediendo en la pìeza. Tanto Hinds como Weinman se entienden muy bien con las guitarras y logran complementarse a la perfección, pariendo riffacos de categoría y soltando algún solo de guitarra de aupa.

Lejos de quedar como una loca mezcolanza de cosas que no parecen tener sentido una con respecto a la otra, la banda logra ensamblar bien esos componentes que forman la base de su sonido

También es muy destacable la labor de Thomas Pridgen con las baquetas, mostrando su espectacular virtuosismo pero sin llegar a parecer un ejercicio de puro onanismo y lucimiento personal, sino que pone su habilidad al servicio del conjunto y para darle más empaque al asunto. Pero si hay que resaltar a alguien en particular, ese es a William DuVall que se reivindica a sí mismo como un frontman como la copa de un pino. Hace años que pasó a un plano mediático superior tras ingresar en Alice In Chains, pero esta vez no contaba con Jerry Cantrell compartiendo peso (y micrófono) con él, así que esta vez le ha tocado cargar con más protagonismo. No sólo no sucumbe a la presión, sino que sale triunfante con un despliegue de carisma y versatilidad verdaderamente asombroso, manejando cada registro en el que el grupo se mueve y dando a conocer todas sus virtudes como vocalista que quizá se han visto un poco más cohibidas en su grupo principal por eso de tener que sustituir a un mito como Layne Staley.

Volviendo a Broken Lines, nos enfrentamos ante un disco lleno de canciones tremendas, un cancionero que es puro Rock dispuesto a volarlo todo por los aires. ‘Adapt or Die’ comienza sin hacer prisioneros, dejándonos con los ojos como platos con su gancho. Temas que ya conocíamos como ‘Crucifixion’ y ‘Blood Moon’ mantienen su vibrante fuerza y se mantienen como highlights del disco junto con joyas como ‘Fragments & Ashes’, ‘Thieves and Whores’ o la gigantesca ‘Back to the Light’ que hace tantas cosas bien que asusta, sobre todo con una parte final absolutamente demencial de lo espectacular que es. Mirad si es Rock este disco que hasta tiene su balada, una ‘All We Have Is Now’ que no desentona y hasta llega a emocionar.

8.8/10

Semejante ejercicio de creatividad y potencia no puede pasar desapercibido. El esfuerzo y el talento de Giraffe Tongue Orchestra dan forma a uno de los trabajos más impresionantes de este 2016. Broken Lines es un disco que a cada esquina te guarda una sorpresa, incluso aunque ya la estés viendo venir, y que engancha tanto que no vas a querer despegarte nunca de él. Siendo, además de un álbum que entra bien, uno con una buena duración -cuarenta minutos, discos así siempre son bienvenidos- a uno le dan ganas de quedarse en bucle y no escuchar nada más. Ojalá este grupo siga dándonos más sorpresas en el futuro.

Anuncios