Giuda — Let’s Do It Again

Os confieso que sienta estupendamente que de vez en cuando a uno le toquen reseñas como las de este Let’s Do It Again de los italianos Giuda. No es la enésima entrega un grupo veterano, no es la última novedad ni el disco de moda en ningún lugar y tampoco va a desencadenar una tormenta en los comentarios tanto si lo pones mal (sois-unos-esnobs) como si lo elevas a los altares (sólo-repetís-lo-que-dice-Pitchfork). No, aquí se trata simplemente de diez pildorazos de rock’n’roll maravillosamente despreocupado sin absolutamente ninguna pretensión de revolucionar nada. Bendita intrascendencia, de vez en cuando. Pasad y divertíos: estáis en vuestra casa.

Giuda sólo quieren divertirse

https://www.youtube.com/embed/d7Ib0KLtRP8

Divertirse ellos y que te diviertas tú, que es lo importante del asunto. Vamos a explicarlo muy rápido, en sólo nueve palabras: Giuda son cinco tipos de Roma que hacen glam. Punto. No tienen más coartadas artísticas ni desde luego la menor intención de reinventar nada: éste, que es su segundo disco, muestra una evolución cero respecto a su debut Racey Roller y se preocupa únicamente de disparar diez trallazos lo más rápido posible, no vaya a ser que el respetable tenga la absurda idea de aburrirse.

No parece que vaya a ser el caso: desde que la cosa se pone en marcha con el rugido que precede a ‘Wild Tiger Woman’ (que suena casi a Kiss por sus dosis de cachondeo autoconsciente) las sorpresas serán tan escasas como los momentos de descanso. La fórmula es sencilla: misiles glam repletos de ganchos pop y una cierta falta de complejos para vérselas con el punk o el pub rock cuando hace falta para darle al disco ese toque cazurro que tan bien le sienta. Vamos, que los tipos vienen, sueltan lo suyo y cuando te quieres dar cuenta, se han largado por donde habían venido.

Cero por ciento de grasa

https://www.youtube.com/embed/NzDhXropKck

Parece que Kim Fowley les ha dedicado el piropazo de llamarles “los nuevos Gary Glitter” y desde luego que el nombre del autor de ‘Rock and Roll’ puede servir para hacernos una idea de lo que tenemos entre manos, como también pueden serlo cualquiera de los sospechosos habituales, desde Mud a Sweet, pasando incluso por los propios New York Dolls. Ya os lo avisamos: aquí de nuevo hay más bien poco.

De ellos toma también esa capacidad de convertir sus temas en himnos garrulos de evento deportivo, una temática que ya trataban en su anterior disco y que ahora retoman en cortes tan coreables como su demoledor instrumental ‘Roller Skates Rule OK’ o esa ‘Get That Goal’ en la que Giuda acaba ganando el mundial por uno a cero frente a no se sabe muy bien qué rival. Eso para que os hagáis una idea de la hondura de las letras. Y lo mejor es que la cosa no decae hasta el final: al contrario, incluso se reservan para el desenlace la increíblemente adictiva ‘Hey Hey’ (poderío lírico, ya veis) que cierra la fiesta por todo lo alto y si algo consigue es dejar con ganas de más.

https://www.youtube.com/embed/jhc79FWoj24

Giuda tienen el descaro suficiente para transmitir la sensación de que tienen jitazos para aburrir, de que si no entregan más es porque no les da la gana y porque tampoco se lo toman tan en serio como para currárselo más. Claro que nunca serán la banda favorita de nadie y que uno puede ser igual de feliz musicalmente sin cruzarse en su camino, pero también son ese grupo que uno mataría por encontrarse por sorpresa en cualquier tugurio a altas horas. La cosa acabaría necesariamente en fiesta, lo mismo que este estupendo Let’s Do It Again.

7,0

Giuda — Let’s Do It Again

Diez artefactos de glam incendiario que no tienen más objetivo que animar cualquier cotarro que se les ponga por delante. Habrá quien diga que no son más que una broma, pero ya que lo son, vamos a reírnos todos con ellos y dejar que nos arreglen el día.

  • 01. Wild Tiger Woman
  • 02. Yellow Dash
  • 03. Get That Goal
  • 04. Teenage Rebel
  • 05. Rave On
  • 06. Hold Me Tight
  • 07. Roller Skates Rule OK
  • 08. Fat Boy Boogie
  • 09. Get On the Line
  • 10. Hey Hey

Lo mejor

  • La idea de empezar y acabar con sus mejores temas.
  • Que entre medias tampoco sobre ni un solo corte.
  • Que sean unos gañanes con ganas de liarla.

Lo peor

  • Se acaba casi demasiado rápido: habríamos agradecido un par de temas extra.
  • Que no aportan nada y blablabla.
Anuncios