La verdad, es que cuando mi amigo Nash dijo de ir a ver a God Is An Astronaut a la Sala Rock Kitchen la idea no me entusiasmaba. El último álbum de los irlandeses, Age of the Fith Sun (2010, Revive Records), es tán aburrido y anodino que pensaba que el directo podría ser igual. Aún así, fui. Todo sea hacer caso a los amigos.

El Post-Rock ahora mismo ha llegado a un momento en directo y en estudio que bien te puedes encontrar lo más aburrido que justo lo contrario: un gran concierto, como al final acabó siendo el que el jueves protagonizaron GIAA y sus teloneros Junius.

La sorpresa de la noche, aparte de lo contento que salí al final del directo, al cual entré con unas expectativas muy bajas, todo hay que decirlo, fueron Junius. El cuarteto de Boston (Estados Unidos) tuvo que hacer frente a las inclemencias de un técnico de sonido que se sumó a la táctica de perjudicar al grupo pequeño frente al grande, debilitándolos para que así no eclipsasen a los astronautas.

A Joseph E. Martinez, cantante y guitarrista, ni se le oía, y eso que en estudio logra añadir una toque distinto a las canciones que pueden ir desde el Post Rock más típico hasta unos lejanos Interpol, sólo que con más mala leche. Pero lo peor llegó cuando a Michel Repasch-Nieves, guitarrista, le ignoraron por completo al pedir que enchufaran su micro con la intención de colaborar en las voces.

Aún así, y con la voz de Martinez subida un poco ya al final del show (hubo momentos donde parecía que estaba mudo), Junius aportaron buen músculo gracias a temas como ‘Stargazers And Gravediggers’ o ‘A World Could Kill Her’, pertenecientes a The Martyrdom Of A Catastrophist (2009, The Mylene Sheath) y a Junius (2007, Radar Recordings), respectivamente. Gran resultado en vivo mediante las guitarras y el batería, Dana Filloon.

Tras Junius llegó el momento de God Is An Astronaut. Los hermanos Kinsella llevando la batuta del show, junto a Lloyd Hanney a la batería, decidieron ignorar por completo el mencionado último trabajo. Quizá hasta se aburran ellos mismos de él. Sería lógico por su parte.

El caso es que sólo tocaron tres de las seis nuevas que tienen (‘Age Of the Fith Sun’, con la que abrieron, ‘In the Distance Fading’ y ‘Worlds In Collision’) mientras que el resto de los 10 temas tocados eran los clásicos o algunos de los mejores temas que hasta el momento han hecho.

Entre ellos a destacar ‘Forever Lost’, dejado para la recta final, en la cual la banda ya había conseguido olvidar su versión en estudio donde reina la calma y aportar sin piedad alguna guitarras potentes entre mínimas bases electrónicas y un baterista de nuevo sobresaliente.

Y así pasó con todos los temas. Torsten Kinsella prefiere la rapidez de la guitarra y el ambiente asfixiante (al que le faltaron los visuales que suelen llevar), como en el tema ‘Fragile’, a cualquier atisbo del Post-Rock más ensoñador.

Al final God Is An Astronaut se apoyaron mucho en los crescendos que tienen sus temas para acabarlos con finales fuertes, como es el caso de ‘Suicide By Star’ o ‘Snowfall’. De esta manera cualquier idea previa que yo tenía cayó por sí sola, al disfrutar de una gran noche gracias a la potencia del Rock. Y pensar que me lo quería perder… Ya sabéis: haced caso a los amigos. Los mismos que se emocionan con el final del concierto en el que suena ‘Fireflies and Empty Skies’.

Setlist de God Is An Astronaut (cortesía de Nash):

# Age of the Fifth Sun
# From Dust to the Beyond
# Fragile
# Echoes
# In the Distance Fading 
# Worlds in Collision 
# Infinite Horizons
# Zodiac
# Snowfall 
# Suicide by Star 
# Forever Lost
# Route 666 
# Bis: Fireflies and Empty Skies

[[gallery: god-is-an-astronaut-junius-en-concierto-en-madrid-sala-rock-kitchen-03–06–2010-una-gran-noche-de-rock]]

Fotos | Natxo Sobrado

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments