Son muchos los grandes nombres que acapararán los focos en el Primavera Sound 2014, pero si me preguntáis por mi cita indispensable, esa que no sacrificaría aunque se solapara de forma imposible con cualquier cabeza de cartel, lo tendría muy claro: Godspeed You! Black Emperor aspiran ser mi gran momento del festival. O mi gran decepción, que muchas veces la línea roja que delimita ambos polos es peligrosamente delgada.

Si no los tenías apuntados en tu hoja de ruta personal, tengo que ser sincero contigo y decirte que lo tienes complicado para ponerte al día con ellos a estar alturas ya, cuando solo quedan tres días para su actuación. Ni siquiera merece la pena que te recomiende algunas canciones destacadas para que las escuches a modo de preparación de última hora porque cualquier cosa mínimamente parecida a un single accesible es impensable para ellos. Estamos ante la antítesis de la radiofórmula.

Y aun con todo, me atrevo a decirte que no te los debes perder. Semejante oda al exceso sonoro, a la demolición de barreras por fuerza bruta, a la ausencia indisimulada de autocontrol creativo, no puede ni debe ser desperdiciada por nadie que tenga la oportunidad de disfrutarla en vivo y en directo. Porque sí, este puñado de tipos raros a los que el FBI tomó por terroristas dispuestos a atentar contra la la libertad y la democracia pueden llegar a convertirse en tu nuevo grupo favorito.

Himnos de lo inabarcable

Nada en ellos es medianamente normal ni comparable a cualquier formación estándar que te pueda venir a la cabeza. Empezando por ese imposible/increíble nombre que tomaron prestado de una banda de motoristas japoneses protagonista de un documental rodado en los años 70 por Mitsuo Yanagimachi y siguiendo por la camaleónica estructura del grupo, la cual podía llegar a desdibujarse hasta no saber quién estaba dentro y quién estaba fuera de ella, cada aspecto que podamos señalar aquí de estos canadienses es singular.

Merecedores como pocos de la etiqueta de banda de culto, intentar adentrarse en su discografía es una auténtica experiencia para valientes en la que encontraremos monumentales cortes por encima de los veinte minutos, progresiones como laberintos en los que acabar perdido sin remedio, interludios largos como varias canciones en los que nunca sabes qué sucederá, indescifrable mensaje político y en general un estilo al que hace tiempo que pienso que ni siquiera merece la pena intentar catalogar.

Desde sus comienzos en 1994 han publicado solo cuatro discos de estudio, a cual más opulento y desproporcionado. Como veis, seguir un formato regular de lanzamientos tampoco ha sido prioridad para ellos en estos años, y la inmensa cantidad de proyectos paralelos que orbitan en torno al núcleo de Godspeed You! Black Emperor tampoco ha ayudado a hacer de éste un entorno creativo constante y ordenado. Quizás en esa forma tan anárquica de entenderse a ellos mismos como grupo, recordando el caos estructural en que se movían muchos de los integrantes del movimiento krautrock en sus orígenes, esté precisamente el truco para conseguir que su propuesta resulte tan estimulante, misteriosa y especial.

Como antenas al paraíso

La magia se disolvió en el aire allá por el año 2003 y volvió a cristalizar para sorpresa de todos en 2010 con su regreso a los escenarios, el cual se vio fortalecido poco después con el lanzamiento de Allelujah! Don’t Bend! Ascend!, su último trabajo hasta la fecha (el cual por cierto merece un reconocimiento que ni nosotros mismos le hemos dado aquí). No es de extrañar por tanto que, sin ser la suya una propuesta pensada para las grandes masas, la oportunidad que se nos presenta este fin de semana en Barcelona vaya a atraer a una altísima concurrencia.

Nadie les negará a ellos ni a nosotros que se trata de una experiencia absolutamente única, y encima en el buen sentido, la cual además se encuentra en tal estado de inestabilidad molecular que podría volver a desaparecer de la faz de la tierra mañana mismo sin dar más explicaciones. Dejar pasar la oportunidad de vivirla cuando se presenta ante ti puede ser un error que lamentes hasta el final de tus días. Para evitar que eso te pase, la cita más imprescindible de cuantas nos trae el Primavera Sound 2014 estará esperando el sábado a las 21.50 en el escenario ATP.

Especial Primavera Sound 2014

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments