Golden Void — Berkana

Diría que este grupo nos permite explorar estructuras básicas de canción pop con voces. Hay elementos de improvisación en Golden Void que pueden interpretarse como un cruce con Earthless, pero usamos ese clásico “intro, estrofa, estribillo, estrofa, estribillo, puente, solo, estrofa, estribillo” (o algo parecido) para ir al grano (Isaiah Mitchell).

A falta de discos pluscuamperfectos que terminen de corroborarlo, es complicado negar el enorme talento de Isaiah Mitchell, siendo uno de los grandes currantes empeñados en traer de nuevo el sonido descaradamente sesentero y setentero hasta nuestros días. A día de hoy, el guitarrista muestra una enorme capacidad para sonar a todos nuestros grupos favoritos de rock de dichas décadas y que disfrutemos enormemente con ello, ya sea con los expansivos y alucinógenos sonidos que salen de las jams de Earthless como con su otro proyecto, Golden Void.

Por seguir una estructura más sencilla y un sonido más arquetípico no debemos caer en el error de calificar a Golden Void como una banda más simple o plana. El cuarteto de San Francisco se deja caer también por terrenos psicodélicos, pero enfocándolos más desde una perspectiva hardrockera y bluesera. Así consiguieron deslumbrarnos con su estupendo álbum de debut homónimo (Thrill Jockey, 2012) y esperábamos que la cosa siguiera con buen ritmo en su segundo disco. Y desde luego lo hemos encontrado, pero también algo más.

Golden Void, los sesentas que nos molan

https://www.youtube.com/embed/t5Do5tFVxOc

Para Berkana (Thrill Jockey, 2015) no se han conformado con la mera repetición de los patrones que tan bien funcionaron en su debut, han decidido dar un paso más allá y darle más amplitud de miras a su propio sonido. La principal diferencia aquí es un menor pulso hard, reduciendo la fuerza y los decibelios emitidos por las guitarras para optar por un tempo más pausado y calmado para ir cociendo las canciones a fuego lento. Una dirección por la que ya optaron otros revivalistas como Graveyard.

La duración de las canciones es más libre y mayor a la estándar, pero la estructuración de las mismas sigue los mismos patrones de su debut

Esta apuesta por una nueva dirección musical, bien planteada y mejor llevada a la práctica, permite a Golden Void la posibilidad de dar más rienda suelta a su cara más psicodélica, pero sin perder de vista la intención principal del proyecto: hacer canciones. La duración es más libre y mayor a la estándar, pero la estructuración de las mismas sigue los mismos patrones de su debut, lo que unido a una estupenda ejecución nos deja buenas muestras como ‘Burbank’s Dream’. ‘Silent Season’ o ‘The Beacon’.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=279806470/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=e99708/tracklist=false/artwork=small/track=331780204/transparent=true/

7.3/10

Podemos concluir que Berkana nos ofrece un interesante paso adelante para la banda en cuanto a estilo y que los mismos protagonistas consiguen salir bastante victoriosos con el cambio. No es lo que podríamos denominar un giro en el timón, la esencia de la banda sigue muy presente, pero Golden Void han dado alas a su sonido y han entregado un disco de muy buena factura que es harto difícil que no nos haga acordarnos de nuestros grupos preferidos de décadas pretéritas. Lo hacen tan bien que su falta de innovación queda como un aspecto totalmente residual.

Anuncios