¿Sabéis esa sensación de estar escuchando un disco por primera vez y saber que se va a quedar contigo para siempre? No suele ocurrir demasiado, de hecho ni siquiera con todos los grandes discos ocurre: a veces tardamos más en entrar en su juego, o nos conquistan poco a poco, o tienen que pasar años para entender por qué lo que antes nos parecía una mierda ya es lo que más nos gusta en este mundo. La sensación de estar ante un disco vital es única. A mí me ocurrió con el comienzo de The Sophtware Slump, de Grandaddy, que ahora va a ser reeditado con extras.

Sí, he dicho con el comienzo, aunque todo el disco me guste. Pero ese cuarteto inicial del disco te agarra fuerte. ‘He’s Simple, He’s Dumb, He’s The Pilot’ lo abre desde la rareza acústica para, inmediatamente, ponerse robótico, dolorido y con un colchón instrumental a lo ELO (Electric Light Orchestra). Y a mí, aunque durante mucho tiempo ha estado mal visto, la ELO me pone, es lo que hay.

https://www.youtube.com/embed/hfA517IKjVc

No me gusta nada usar la palabra “magia” para describir la música que me gusta: es refugio para opiniones que no se pueden verbalizar. Pero si entendemos la magia como un juego de humo y espejo, de trucos y engaños convenientemente dispuestos para lograr la impresión de quien la ve de que allí ocurre algo sobrenatural, tanto ‘Hewlett’s Daughter’ como ‘Jed The Humanoid’ juegan a eso. Son canciones terrenales, con trucos que todo el mundo conoce, pero que parecen habitar fuera de este mundo.

https://www.youtube.com/embed/Ysq_SYy1taA

The Sophtware Slump: la reflexión neoludita de Grandaddy

https://www.youtube.com/embed/yBR1G550m64

Ni Jason Lytle ni Grandaddy son Unabomber precisamente, pero en The Sophtware Slump, bajo las formas indie-rock de ‘Chartsengrafs’ y otras, se dibuja un panorama donde los errores de la técnica nos dejan en mala posición. Por ejemplo, Jed, el humanoide, aparece varias veces a lo largo del disco: el amigo cibernético, Jed 3, que creamos con nuestras propias manos en la cocina y del que aprendimos tanto, deja de funcionar. La culpa es nuestra: una vez pasada la novedad, le fuimos dejando de lado, nos olvidamos de él… y él tomó lo peor de nosotros y se dio a la bebida para poder sobrevivir a nuestro olvido:

A couple years went by and something happened
We gave Jed less attention
We had new inventions
We left for a convention

Jed had found our booze and drank every drop
he fizzled and popped
he rattled and knocked
and finally he just stopped

Eso sí, antes de morir Jed tuvo tiempo de escribir un poema con todas sus decepciones vitales, incluida la de intentar cantar como Beck y no poder (¿!):

“You said I’d wake up dead drunk alone in the park
I called you a liar
But how right you were”

https://www.youtube.com/embed/zSM4EBf5T9U

mud an metal mixing good

The Sophtware Slump es un disco para después del desastre, muchas veces con un tono de “os lo dije” que, de momento, como el horror no ha llegado, tiene hasta momentos que dan más gracia que miedo. De hecho, está cantado y tocado con nostalgia post-apocalíptica, y sí, algo así puede ocurrir.

En el cierre del álbum, primero llega ‘Miner At The Dial-a-View’, donde el protagonista, sea quien sea, sueña con volver a casa algún día, pese a que tuvo que ver, desde la lejanía del espacio y “gracias” a la tecnología, cómo desaparece su mundo. Han pasado quince años y no reconoce a nadie:

My home, my friends, and you 
I watched them fade but what can I do
From the Dial-A-View

Pero en ‘So You’ll Aim Toward The Sky’ y, cuando ésta va a concluir, entra de nuevo esa máquina, ‘Dial-a-View’ y le desea buena suerte. No parece probable que el protagonista la tenga ni, por extensión, tampoco nosotros.

The Sophtware Slump, la reedición

El próximo mes llega la reedición del disco que puso a Grandaddy en boca de muchos, aunque luego nunca llegarán más allá. Jason Lytle cuenta así qué nos vamos a encontrar:

https://www.youtube.com/embed/YECXNMXMBvk

De momento no se conoce el tracklist de la parte especial de esa reedición, que sale el 22 de agosto, pero sí que contendrá demos nunca editadas de canciones como ‘Hewlett’s Daughter’ o ‘Beautiful Ground’, así como la intro que Grandaddy descartaron para el inicio del disco, antes de ‘He’s Simple, He’s Dumb, He’s The Pilot’.

Críticas de Grandaddy/Jason Lytle en Hipersónica

* Admiral Radley — I Heart California: vamos a contar mentiras y os las acabaréis creyendo
* Jason Lytle — Yours Truly, The Commuter: suave, dulce, triste y notable

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments