Para algunos, el debut de <strong>Grinderman</strong> supuso un interesante reverdecimiento de la cara más salvaje y provocadora de <strong>Nick Cave</strong>; para otros, más críticos con el australiano, fue un simple amago de intentar sonar joven otra vez a sus cincuenta años, como el que se lía con una veinteañera o se compra un deportivo. Yo me apunto al club de los primeros, y en su momento no dudé en calificar el debut de este proyecto paralelo como uno de los mejores lanzamientos de 2007.</p>
<p>Tres años después, la banda encabezada por este adicto al trabajo australiano regresa con <strong>Grinderman 2</strong>, un título poco original pero que dice mucho sobre sus intenciones: nada de ponerse a inventar o experimentar a estas alturas, a ellos les gustó cómo les fue con el primer disco y aquí van a seguir exactamente por donde lo dejaron. Eso implica un nuevo surtidor de rock seco, de guitarras que suenan como cuchillas oxidadas en nuestros oídos y golpes de bajo que van directos a la boca del estómago. Dejad los inventos para otros, que estos cuatro sólo quieren juntarse y tocar lo que les venga al calor del whisky.  </p>
<p>La premisa suena bien sobre el papel, y sobre la práctica funciona aunque <strong>sin llegar a cuajar como lo hizo tres años atrás</strong>. Y es que esta secuela alterna canciones verdaderamente buenas, algunas llegando a estar por encima de lo mejor que vimos en el primer <strong>Grinderman</strong>, con otras mucho más prescindibles y que casi podrían pasar por descartes de su debut. Hay mucha intensidad en este elepé, pero no se mantiene al mismo amperaje a lo largo del mismo, algo que se hace especialmente palpable en su segunda mitad.</p>
<p><h2>Grinderman 2, dentelladas que no siempre se clavan</h2></p>
<p>Grinderman – Heathen Child (<a href="http://www.youtube.com/watch?v=vKznZUtKntg">YouTube</a>)</p>
<p>El disco empieza de forma absolutamente sublime, poniendo sobre la mesa todas las virtudes de este proyecto. <strong>‘Mickey Mouse and the Goodbye Man’ </strong> es la rabia que crece en nuestro interior hasta hacernos presa de ella, incontrolada y destructiva; <strong>‘Worm Tamer’</strong> es la tensión insoportable que no termina de quebrar, la ansiedad que oscurece todo; <strong>‘Heathen Child’</strong> es la locura y el desorden, la libertad que produce soltar las riendas y dejar que el caballo nos lleve a cualquier parte. Esta trilogía de temas que abren la caja de los truenos supone con diferencia lo mejor del álbum, los dientes más afilados de las fauces de este lobo.</p>
<p>Cuando escuchas por primera vez el disco y llegas a este punto, se te hace la boca agua pensando en que el álbum siga así hasta el final, pero el duro golpe con la realidad llega con<strong> ‘When My Baby Comes’</strong> y<strong> ‘What I Know’</strong>, mucho más calmadas que sus predecesoras, y en el segundo caso incluso un tanto aburrida. Con semejante contraste de luces y sombras se cubre la primera mitad del álbum, una irregularidad que será la nota dominante durante todo el trayecto.</p>
<p>Cruzado el ecuador, lo que más brilla es la rechinante electricididad de <strong>‘Evil’</strong>, machacona pero divertida, y la morbosa belleza de <strong>‘Palaces of Montezuma’</strong>, que me suena más a los <strong>Bad Seeds</strong> que a Grinderman. Rodeándolas encontramos la psicodélica crudeza de <strong>‘Kitchenette’ </strong>, que no llega a resultar todo lo incisiva que debería, y un cierre simplemente correcto a cargo de <strong>‘Bellringer Blues’</strong>. Como decía antes, hay muchos momentos buenos en este álbum, pero pierden buena parte de su impacto al venir rodeados de piezas que no siempre llegan a la nota de corte.</p>
<p><h2>A pesar de todo te queremos, Cave</h2></p>
<p>Superadas unas primeras escuchas que se hacen algo grises por culpa de los mencionados puntos flacos, lo cierto es que al final queda en nosotros lo bueno de <strong>Grinderman 2</strong>, como el buscador de oro que filtra el agua del río en su tamiz para quedarse con las relucientes pepitas. Y es que a pesar de todo brilla el talento de los músicos que hay detrás de este proyecto, y resulta imposible enfadarse con un <a href="http://www.hipersonica.com/fichas/rock/nick-cave">Nick Cave</a> que siempre es capaz de sacarnos una sonrisa incluso cuando hay arranques biliares de por medio.</p>
7.5/10
<p>No me quiero detener más de lo necesario en las comparaciones con su predecesor, aun a pesar de que un título que apunta tan descardamente a secuela invite a ello. Grinderman han optado por la misma fórmula una vez más, esa del <strong>rock que sólo mira hacia delante sin pensar en las consecuencias</strong>, de golpear las cuerdas sin esperar de ellas más que una buena sacudida en nuestros oídos y nuestros intestinos; la experimentación y los caminos menos directos mejor los dejamos para otro momento. Lástima que la jugada no siempre les salga todo lo bien que cabría esperar, pues el lobo a veces se muestra fiero como lo es su propia naturaleza, y <strong>otras es un simple animal perdido en un cuarto de baño</strong>.
Artículo anteriorExilarch será el tercer álbum de Conjure One
Artículo siguienteMy Chemical Romance nos dan detalles sobre su nuevo disco

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.