Grizzly Bear: en estado de gracia

Al contrario que el de Band Of Horses, el de Grizzly Bear tiene toda la pinta de ser ese concierto que nadie querrá perderse el jueves. Por dos motivos. El primero: Shields es uno de los mejores discos de 2012. El segundo: Grizzly Bear puede ser una gran opción para empalmar tras Deerhunter en el Ray-Ban viniendo por qué no, de Dinosaur Jr. en el propio Escenario Primavera. En otras palabras, el concierto de Grizzly Bear es uno de esos conciertos que hay-que-ver, porque cuadra bien, porque su música entra genial después de la cena y porque su directo promete. Vaya si promete.

Para los no iniciados: ¿qué es Grizzly Bear?

Grizzly Bear es una banda newyorkina formada en 2002. Pese a su juventud como grupo, lo cierto es que a estos cuatro treintañeros, las cosas les han ido inmejorablemente bien desde entonces. Probertoj os lo cuenta en este repaso a fondo, pero en resumen: art pop, barroquismo, capas, muchísimas capas de sonido, voces — ¡las voces! — melodías imposibles, atmósferas y todo, casi tan de repente como que Johnny Greenwood diga que son su grupo favorito del momento. O como que WARP fiche de pronto, a un grupo que no es electrónica. Y eso, antes de Veckatimest, su segundo largo y su encumbramiento definitivo. Si con Yellow House y Friend EP, la creatividad a borbotones estaba ahí, era tangible y no acababa de tener una línea fija, con Veckatimest esta línea se dibuja sobre la deliciosa melodía que abre ‘Two Weeks’, la complejidad rítmica que roza el jazz de ‘Cheerleader’ y las numerosas capas de voz de ‘While You Wait The Others’. Visto en perspectiva, lo cierto es que faltaba algo, faltaba el empujón, la perfección pluscuamperfecta del subjuntivo. Esa perfección era un disco, Shields; era una canción ‘Sun In Your Eyes’ y era la sensación de que haber descubierto a Grizzly Bear aquí, no era ningún sacrilegio, sino la cosa más lógica del mundo. Por este motivo, aunque nunca hayáis escuchado A Grizzly Bear, acudir a su concierto en el Primavera Sound puede ser precisamente la mejor forma de descubrirlos.

Por qué hay que ver a Grizzly Bear en este Primavera Sound

Vale, son las 00:10h, es cierto que es una hora un poco tardía, pero suena bastante a después de cenar o a ese momento en el que las cervezas se empiezan a notar, pero aún no apetece bailar del todo. Grizzly Bear es una opción perfecta para ese momento o para venirse seguir arriba después de Deerhunter. Su actuación en el Primavera Sound de 2010 fue tan memorable que hasta a @Natxo Sobrado, que pasaba por allí, le pareció lo más. Además, nuestras palomas mensajeras de saraos fuera de España este otoño, comentan que efectivamente, su directo en esta gira es inmejorable. Y es que, ver a una banda en su momento de gracia, con su unánimemente aclamado por todos (fans y no fans) como su mejor disco, es todo un lujo. Por otro lado, parecen una opción interesante para acercarse después al ATP para ver a los locos — y más bailongos — Death Grips.

No digas que no estabas avisado. Nosotros te lo hemos contado: Shields es una pasada, Veckamitest tiene sus también. El jueves, a las 00:10h en el Escenario Primavera, el que se promete como uno de los conciertos del festival y del año en este país. El meteórico ascenso de un grupo que, al fin y al cabo han conseguido lo que otros persiguen, sonar a sí mismos, lo merece. Mi recomendación: pasad ese día en el Escenario Primavera. Neko Case, Dinosaur Jr, el bocata de rigor y uno de los motivos por los que lloraré abrazada a un vinilo por no poder estar en este Primavera Sound 2013. Ahí es nada.

Más Grizzly Bear en Hipersónica

Grizzly Bear — Shields: palabras en los márgenes
Grizzly Bear — Veckatimest: a favor y en contra de un disco ¿bien? encumbrado
Knife — Grizzly Bear (Girl Talk Remix)
Grizzly Bear: repaso discográfico

Anuncios