Este fin de semana lo he aprovechado bien. Aún con sus luces y sus sombras, han sido un par de días muy musicales. Y el viernes tocaba disfrutar de uno de mis productores favoritos, que no es otro que el brasileño Gui Boratto.

Músico más que Dj, de hecho nunca se ha presentado como pinchadiscos sino en formato live, en el que presenta en directo las canciones que crea en el estudio. Normalmente trabaja para el sello de mis amores, el alemán Kompakt, lo que debe de definir perfectamente la música que factura: techno romántico, de alma pop, bailable y emotiva.

Ya conocía su live, pero desde hace dos años ha publicado mucho material nuevo, y tenía ganas de comprobar qué tal sonaría en directo. Lástima que a veces haya factores en las discotecas que enturbien cualquier atisbo de disfrute cuando la música acompaña, hasta el punto de conseguir que me tuviera que marchar a casa sin ver a Gui Boratto terminar su directo.

Pero vayamos por partes: Low Club, emblemático en Madrid donde los haya, una de las discotecas de moda de Madrid. Es un local de tamaño medio, techos bajos y horrible sistema de sonido. Su programación es sobresaliente. De eso no cabe duda, me atrevo a decir quizás que de las mejores de Madrid: tienen algunos habituales (Superpitcher, Ellen Allien, Amable, gente de Ed Banger) pero siempre sorprenden con algún nombre de vez en cuando.

Vamos, que reúne todas las condiciones para que hordas de jóvenes fiesteros inunden el local desde primeras horas. La media de edad la calculo en unos diecinueve o veinte años. Las colas son siempre grandes, y el precio un poco excesivo. Nosotros pagamos 14 euros yendo por lista. Y claro, la masificación se nota. Sobre todo desde el desafortunado cambio de sala de hace casi dos años. No pudieron hacerle peor favor al Low que llevárselo de los Mostenses a la Plaza de los Cubos.

La organización había anunciado vía Facebook que Boratto empezaría su directo a las tres de la mañana, así que a esa hora entramos, esperando poder ver el live de Boratto y marcharnos a casa, ya que ni a mis amigos ni a mí nos va el rollo nu-rave, indie y popero que suelen poner los residentes. Ibamos con la idea de escuchar su música, tomarnos una copa y marcharnos a casa a dormir.

Sobre las 3:50 el invitado aún no había aparecido, pero justo mientras recogíamos los abrigos, comenzó la sesión. Decidimos quedarnos. Para oir algo en el Low, has de estar situado en la pista de baile, preferiblemente hacia adelante. De otra manera, podríais escuchar hasta el sonido de vuestros teléfonos móviles, y todo el griterío y las conversaciones de alrededor.

Gui Boratto hace un directo que sin entender mucho de cacharrería puede parecer bastante simple. Los temas suenan enlazados, sin demasiadas variaciones, aunque claro, ¿Para qué queremos más? Me gusta mucho su música y lo disfruto como un enano… si me dejan claro. En la vida había pasado tanto calor en un garito, y era totalmente imposible bailar. Además, las castañas de la gente hacían que moverse fuera más complicado aún: choques, empujones y también algunas malas caras.

En la media hora de live que aguantamos, sonaron muchos de los mejores temas de Gui Boratto. Nos perdimos Beautiful Life, pero por ejemplo pudimos disfrutar de un temazo que os reproduzco a continuación. De los que (a pesar de las circunstrancias) invitan a la sonrisa.

http://www.youtube.com/v/0ZiCvGFnpJ4&hl

Gui Boratto — No turning back

Y sobre las cuatro y media el calor y el agobio hizo que nos tuviéramos que marchar a casa. Mira que he sudado en mi vida saliendo de fiesta, pero llega un punto en el que me resisto a ser un borrego. Y lo digo aún a sabiendas de que la culpa es mía y sólo mía por ir a este tipo de locales donde ya conozco sobradamente lo que me voy a encontrar. Quiero pensar que las leyes e incluso de ser necesario la justicia puedan acabar con este tipo de abusos antes de que acaben en desgracias. He dicho.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments