Anuncios

Guía del Country (I): mucho antes de los gorros de cowboy estaba el sonido hillbilly

“Guía-del-country” src=”http://img.hipersonica.com/2013/03/Country-for-Dummies.jpg» class=”centro” />

Southern man / Better keep your head / Don’t forget / What your good book said 
Southern change / Gonna come at last / Now your crosses / Are burning fast 
 (Neil Young — ‘Southern Man’)

Es probable que el country sea uno de los estilos musicales más incomprendidos de la historia. La verdad es que en cierto modo, no extraña nada que así sea. El contexto cultural del que proviene y al que hace referencia la famosa canción de Neil Young, no deja de ser parcialmente cierto. Por mucho que unos Lynyrd Skynyrd llenos de orgullo y satisfacción, se encargasen de devolvérsela a tío Neil con un jitazo como ‘Sweet Home Alabama’, la realidad social de una de las partes más deprimidas de los EE.UU. estuvo ahí desde que el country comenzó a gatear en forma de hillbilly. Por no hablar de la parafernalia estilística con la que siempre se lo asocia: dos o cuatro acordes, voces nasales, simplicidad hacia el extremo, camisas bordadas, botas con espuelas. Paletismo way of life. Pero como siempre que se habla de estereotipos, el del viejete sureño corto de miras con un banjo, resulta tan solo una pobre representación de lo que en realidad ha sido y es la música popular norteamericana.

“Dock-Boggs” src=”http://img.hipersonica.com/2013/03/dock-boggs.jpg» class=”centro” /> Antes de las botas con espuelas, estaba Dock Boggs, todo un pionero del banjo

Tras la etiqueta de country, se esconde pues, una historia de fusión intercultural apasionante, un montón de artistas más allá de Johnny Cash y Hank Williams y miles de ramas y vasos comunicantes que hacen que aprender realmente de dónde vienen los diferentes estilos y cómo se interrelacionan entre sí sea una tarea complicada. La idea de este especial es un poco la de la Guía del Metal, conseguir dar una visión sencilla, pero lo más completa posible de un estilo musical normalmente malinterpretado. En esta primera entrega se hablará de los años 20–30 y los precursores del country y del country-blues: el hillbily y el race sound. Esta es la historia del nacimiento, ascenso y caída como consecuencia de la Gran Depresión, de las raíces del country. Pónganse cómodos, ¡aquí hay guiso de ardilla para todos!

De cuando el norte tuvo que recurrir al sur

Como cualquier otro tipo de música popular, los orígenes del country se remontan siglos atrás a sus primeras grabaciones allá por los años 20. Tocada de abuelos a padres y de padres a hijos durante siglos en las faldas de las montañas Apalache. Teniendo en cuenta que históricamente EE.UU. siempre ha sido un país receptor de corrientes migratorias tanto de Irlanda, Inglaterra como de Escocia no es difícil imaginar el porqué de que los primigenios sonidos del hillbilly tengan como denominador común el violín y esos acordes tan parecidos a la música popular del norte de Gran Bretaña.

“Mapa-EE.UU.” src=”http://img.hipersonica.com/2013/03/mapaUSA.jpg» class=”centro” /> Esto — más o menos — es lo que se conoce como región norte y región sur de EE.UU.

Sin embargo, no es hasta el 30 de junio de 1922, que encontramos la primera referencia en forma de grabación. Eck Robertson se convertiría así, en el primer músico del hillbilly en grabar un total de doce temas para la Victor Talking Machine Company. Teniendo en cuenta que las primeras grabaciones del proto jazz tienen fecha de segunda década del siglo XX, estamos hablando de una fecha bastante tardía. Esto se explica por la ebullición de las ciudades en aquella época y el creciente desprecio hacia todo lo que viniese del rural. La clásica diferencia entre el norte de EE.UU. cosmopolita, moderna, hipster y tal y el sur de gente con peto, manos en la tierra, esclavitud negra y estas minucias. Un buen día a los intensos del norte comenzó a darles rabia que la música que sonase en sus radios fuese precisamente la de los esclavos negros que despreciaban y fue entonces cuando se les ocurrió recurrir a los sonidos de sus compatriotas en el sur y crear una discográfica específicamente para ello: OKeh.

https://www.youtube.com/embed/zHRRlxKEzRw

Ralph Peer, el magnate del country

A partir de este momento, Ralph Peer, se convertiría en el hombre clave en lo que a búsqueda de talentos y producción se refiere. Grabó a gente como Fiddlin’ John Carson, Henry Whitter, Kelly Harrel y Ernest Stoneman, precursores de una industria creada casi totalmente por él mismo que se encargaba de buscar a los artistas, audicionarlos y promocionar sus dos o tres grabaciones. Además, se cree que fue uno de los responsables de la popularización del término hillbilly al denominar a uno de los conjuntos con los que trabajó Al Hopkins and the Hill Billies. Una de estas famosas audiciones-grabaciones, sería la que tendría lugar en Bristol (un pequeño pueblo en la frontera entre Virginia y Tenesse) siendo conocida posteriormente como el Big Bang del Country. En ella coincidirían las dos formaciones más importantes del momento para entender la evolución del sonido hillbilly a algo más parecido a lo que hoy en día llamamos country: Jimmie Rodgers y The Carter Family.

https://www.youtube.com/embed/XXOIBcnvOKY

¿Qué pasa con los jornaleros del sur?: los orígenes del country-blues

Pero detengámonos aquí. ¿Qué pasa entonces con la música negra? ¿Hizo algo parecido al sonido hillbilly? ¿No eran poco más que Django encadenados todos ellos por aquel entonces? Pues sí. Así era. Lo cierto es que la población negra del sur de EE.UU. contribuyó pese a todo, de una forma totalmente imprescindible a la construcción de la música popular norteamericana. Son innumerables las historias de músicos del hillbilly que aprendieron a tocar la guitarra a través de la amistad que establecían con jornaleros anónimos por supuesto, negros. Mi favorita sin duda, es la que atañe a Hoyt Slim Bryant, el responsable de la popularización de ‘In pines’ canción que todos conocemos a través de Bob Dylan & Joan Baez y más tarde, Nirvana; como ‘Where did you sleep last night?’, y que originalmente contenía una letra diferente (“Black girl, black girl, where were you go?” en lugar de “My girl, my girl”).

https://www.youtube.com/embed/oaRBJ5OPOcA

Pero es que, además, hay algunos nombres de la música negra (a veces llamada race sound) imprescindibles cuando pensamos en los sonidos que llevaron a la música apalache en la dirección del country tal y como lo conocemos. Blind Lemon Jefferson, considerado “El Padre del Blues” sería uno de ellos, pero sobre todo, los dos hombres del delta del Mississipi: David Honeyboy Edwards y Mississipi John Hurt. Especialmente, y más que ninguno éste último, por su manera inusualmente limpia de tocar la guitarra (inaudita en el blues de aquel entonces), pero sobre todo por temática y forma de sus grabaciones.

https://www.youtube.com/embed/xoFWtohnz9E

Quizá lo más interesante de todo esto, es que la aportación fue bidireccional, es decir, músicos blancos del sonido hillbilly también fueron importantes influencias de lo que sería el futuro blues. Este es el caso de Dock Boggs, todo un pionero en el noble arte de tocar el banjo. Hasta sus primeras grabaciones allá por 1927, a nadie se le había ocurrido tocar el banjo de otra manera que no fuera percutiendo todas las cuerdas a la vez (clawhammer style), en lugar de ir tocando nota por nota y cuerda por cuerda, tal cual se hace hoy en día. Al hacer esto, los acordes del protoblues se volvieron asombrosamente accesibles convirtiéndose así, en el primer bluesman al banjo.

The Bristol Sessions

Pero volviendo al sonido puramente hillbilly, es imposible hablar del verdadero nacimiento del country sin subrayar la importancia de The Carter Family y de Jimmie Rodgers. Este último fue el responsable de dos cosas: por una parte la popularización de la figura del guitarrista solista en la música popular (parece mentira, pero hasta entonces esto no era nada frecuente) y por otra, de la unión por fin del blues del race sound con el hillbilly, al incorporar a éste último elementos melódicos de gran complejidad desconocidos para el sonido apalache. Si a esto le sumamos un origen humilde como trabajador en las vías del tren y una muerte tan solo seis años después de alcanzar la fama, el mito está más que montado.

https://www.youtube.com/embed/qEIBmGZxAhg

En lo referente a The Carter Family. El propio todopoderoso magnate del country Ralph Peer los describía así:

Ellos parecían hillbillies. Pero tan pronto como escuchabas la voz de Sara, se acababa la apariencia. Eran algo más que eso

Y así era, pero la innovación iba mucho más allá. No se trataba tan solo de una voz bonita, si no, de una temática totalmente novedosa en las letras, siendo muchas de ellas compuestas por el propio A.P. Las famosísimas ‘Will the circle be unbroken’, ‘Wildwood Flower’ y ‘Keep it on a sunny side’ son solo un ejemplo del vasto legado que la primera generación de la familia Carter dejaría al ya casi recién nacido country. Años más tarde, la leyenda sería multiplicada exponencialmente con sus propios descendientes, entre los que se incluye la pequeña June Carter, conocida muy a menudo e injustamente, por ser la esposa de Johnny Cash.

https://www.youtube.com/embed/q4tBmpRdZ94

Y llegó la Gran Depresión y se llevó el chiringuito

Con el crack del 29, muchas cosas cambiaron en EE.UU. y, su recién nacido conato de country, no iba a ser menos. Aunque las grandes estrellas como Jimmie Rodgers y The Carter Family consiguieron mantenerse a flote, las principales discográficas cerraron, como fue el caso de Okeh Records. Gente como Mississipi John Hurt o Dock Boggs tuvieron que volver directamente al campo para ganarse la vida. Sin embargo, no todo fue malo, las radios se desarrollaron muchísimo y las generaciones venideras aprovecharon este breve parón para escuchar con atención a los pioneros. Un Lead Belly, recién salido de la cárcel, llevaría el sonido del delta del Mississipi a una nueva dimensión muy cercana al blues moderno. Imprescindible a todos los niveles, pero especialmente por sus memorables versiones de ‘In the Pines’, ‘House of the rising sun’ y ‘Cotton Fields’.

En lo que respecta al sonido apalache, gente como los Delmore Brothers o los Monroe Brothers se encargarían de llevar este sonido al siguiente nivel, algo así como el proto bluegrass. Todo esto llevaría a que, para la llegada del New Deal, algunas viejas estrellas como Uncle Dave Macon (tristemente célebre por su horrible versión de ‘Run Nigger Run’, una canción originaria del propio folk negro) aún tuvieran un papel protagonista en el programa de country del momento: Grand Ole Opry (de la NBC). Mientras tanto, en la lejanía gente como Roy Acuff y Ernest Tubb comenzaban a dar brillo a sus botas de cowboy…

https://www.youtube.com/embed/NyWMFjly24o

Guía del Country (I): A qué suenan los montes Apalaches. La playlist.

[Nota: algunas grabaciones son posteriores a las fechas en las que se mueve el artículo, pero se ha intentado que los temas al menos, sí pertenezcan a la época.]

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:user:gabihey:playlist:1bnY6OHkJiwdVn2JPeivHf

Anuncios