“Guía del Country” src=”http://img.hipersonica.com/2013/04/Country-For-Dummies-II.jpg» class=”centro” />

No es ningún secreto que todos los caminos llevan a los bares, el del country concretamente, lleva siempre de un modo u otro a las tabernas de Nashville. Sin embargo, tampoco es ninguna novedad que las grandes historias de la noche, en este caso la del country, empiezan unos garitos más atrás. Suelen ser sitios feos, en los que se junta la gente más perdida de la ciudad con la excusa de un alcohol más barato, pero también acostumbran a ser lugares en los que se reúnen personas auténticas, arraigadas a la forma de vida de su tierra. Esta convergencia de actitudes frente a la vida que se da en los bares de siempre es precisamente lo que pasó en el sudeste de EE.UU durante los años 40 y 50. La triste casualidad de la resaca de la Gran Depresión con la Segunda Guerra Mundial. La feliz coincidencia de las dos bases más importantes para el country moderno gestado en Nashville: el honky tonk y el bluegrass.

“honky-tonk-bluegrass” src=”http://img.hipersonica.com/2013/04/honky-tonk-bluegrass.jpg» class=”centro” /> On the one hand, esto es espíritu honky tonk. On the other hand, esto es bluegrass

De cómo el hillbilly se fue a la ciudad

En la anterior entrega de esta Guía del Country se vio cómo los Montes Apalaches fueron los testigos de excepción del nacimiento del sonido hillbilly: esa mezcla de violines irlandeses y guitarras de la norteamérica negra que es el country más primigenio. Por otro lado, se dejó constancia del duro golpe para la industria que significó la Gran Depresión. Partiendo de ahí, es fácil entender que las familias del rural se vieran obligadas a buscar el trabajo que era más bien escaso, en las grandes ciudades. Las historias sobre los guisos de madre, los amores perdidos en el bosque y la Biblia típicas del sonido apalache, quedarían en un segundo plano con la llegada de la Segunda Guerra Mundial. El pueblo americano, perdía una vez más la inocencia. Con todo esto, la zona de Texas se reveló como un excelente caldo de cultivo para un nuevo sonido.

El cowboy-swing pre honky tonk

Fue allí, donde un paisaje agreste y una industria petrolífera en pleno auge se dieron la mano en los felices años post ley seca, lo que impulsó otra importante industria: la del alcohol en los bares de la periferia. Pero ¿qué había en Texas concretamente antes del sonido honky tonk? Para empezar, el primer músico en grabar algo, el violinista Eck Robertson era de allí. Para seguir, una mezcla de etnias bastante impactante: mexicanos, cajunos, los bohemios con su polka) y los afroamericanos con su boogie woogie swing. Y para terminar la jugada, y aunque parezca imposible, una tradición de uptown jazz arraigada desde los años 20–30. De todo eso, lo que salió es lo que podemos escuchar en las grabaciones de Milton Brown y Bob Wills sin duda, los reyes del cowboy-swing texano pre honky tonk. Las claves: unas melodías más bailables (cercanas al swing de Tommy Dorsey), y una estética basada en las ya célebres películas sobre el oeste. Por otro lado, es importante decir que esta vertiente del country primigenio será un importante foco de revival en los años 60 y especialmente en los 70, de la mano de gente como Dan Hicks y Asleep on the Wheel. También es interesante un aspecto técnico que normalmente se obvia: el traspaso de la steel guitar hawaiana al country se produce precisamente en esta época, de la mano de Bob Dunn (miembro fijo de los Milton Brown and The Musical Brownies) como importante precursor de su uso en el cowboy swing.

https://www.youtube.com/embed/–_AXFcm48o

De la primera rolling stone: la gran época dorada

Pero como decíamos, la verdadera clave de todo lo que pasó en la música country en los 40 y 50 estuvo en los bares y en la nueva vida de la gente del rural en la ciudad. Una oscura taberna, el final de un callejón sin salida, todo eso era y es honky tonk. El origen del término es desconocido, sin embargo hay cierto consenso en que no fue hasta el ‘Honky Tonk Blues’ de Al Dexter que el término se popularizó, allá por 1936. Fue precisamente gracias a los bares regentados por gente como el propio Dexter y Ernest Tubb, localizados en la periferia de las ciudades de Texas en donde tanto la clientela como el alcohol de dudosa calidad eran la base sobre la que se estableció el nuevo sonido honky tonk. Es en este punto, en el que precisamente el propio Tubb tiene más que decir, ya que fue él el que decidió electrificar la guitarra de ‘Walking The Floor Over You’ como medida para hacer sonar su tema entre la multitud de los bares.

https://www.youtube.com/embed/iL8xnVbj5Ts

Una vez perdida la virginidad en lo que al sonido se refiere, era el momento de hablar como nunca del dolor y las penas de la mala vida derivada del trabajo en particular, y de la Segunda Guerra Mundial en general. Efectivamente, era el momento de Hank Williams. Pero también de gente como Faron Young, Carl Smith, Minnie Pearl, Johnny Horton y Hank Snow; e incluso de gente como Texas Ruby, Jimmie Skinner o Marvin Rainwater, auspiciados estos últimos por las recién nacidas discográficas independientes (sí, el country también fue hipster). O Lefty Frizzell, el principal responsable de las subida de tono de la temática amorosa en el country con temas como ‘Long Black Veil’. Sin embargo, si hubo una figura en la historia del country más importante que todas las demás, ese fue sin duda Hank Williams:

Hank was a mixture of whiskey, lamb’s blood and grave dirt [Nick Tosches — Country: The Music And The Musicians]

Su voz, además de recoger la crudeza de todas y cada una de las historias de los bares, estaba llena de matices, sonando al mismo tiempo lastimera, dulce y desesperada. Además, resultó ser un prolífico escritor de canciones (frecuentemente con la ayuda de su amigo y productor Fred Rose). Jitazos como ‘Your cheating heart’, ‘I’m so lonesome I could die’ y la responsable del ‘Like a rolling stone’ de Dylan, la increíble ‘Lost Highway’ son solo pobres ejemplos del vasto legado que Hank Williams dejó como escritor en su corta carrera. Un dolor crónico como secuela de una espina bífida oculta y la consiguiente adicción a los calmantes y al alcohol lo llevarían a la tumba en 1953. Su muerte prematura, claro está, no haría más que acrecentar su legado en los años próximos. Sus hijo y nieto, de quienes hablaremos en próximas entregas, dan buena cuenta de ello. Y es que, hasta la llegada de Hank Williams, nunca antes el dolor y la tristeza habían sonado tan jodidamente bien.

https://www.youtube.com/embed/lCgicPdsxxg

I’m a rolling stone, all alone and lost / For a life of sin, I have paid the cost / When I pass by, all the people say / “Just another guy on the lost highway”

De cómo Bill Monroe inventó el bluegrass

¿Pero qué fue del hillbilly? ¿Se perdió para siempre en las Montes Apalache? Sí y no. Es cierto que la mayor parte del rural se mudó a las grandes ciudades y de ahí, toda esta historia del honky tonk. Sin embargo, algunos de los que crecieron con el sonido apalache desde la cuna, decidieron quedarse en sus tierras natales donde el amor por el hogar y la familia seguía siendo la norma. Gracias a ello, gente como Bill Monroe, The Stanley Brothers o Jimmy Martin llevarían el hillbilly a un nuevo nivel de complejidad sin hacerle perder ni un ápice de su autenticidad y, por así decirlo, alma. Bajo el liderazgo de Monroe y sus Blue Grass Boys (de ahí el nombre), la string band del hillbilly salió del granero en el que se encontraba desde sus primeras grabaciones en los años 20, para encontrarse con los violines, los cuartetos gospel, algo de jazz y algún que otro yodelei a cargo de Jimmy Rodgers.

https://www.youtube.com/embed/A-V0boxHU3U

Guía del Country (II): del honky tonk, el bluegrass y la larga carretera hacia Nashville. La playlist

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:user:gabihey:playlist:6rLZS2igBllDtjpLhShRYt

Guía del Country

Guía del Country (I): mucho antes de los gorros de cowboy estaba el sonido hillbilly

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments