“Guía de Metal — Black Metal” src=”http://img.hipersonica.com/2013/04/Black-Metal-II.jpg" class=”centro_sinmarco” />

Veo que esta es una parte del especial que esperabais muchos de vosotros con bastantes ganas. El Black Metal tiene ese gran poder. Quien menos te lo esperas puede llegar a ser un gran amante de este género extremo, ser muy fan de Burzum o simplemente gran admirador en general. No es un género de fácil acceso, pero una vez estás dentro ya es muy difícil salirse de él. Te atrapa, te oprime, te devora, te desgarra y tú te dejas hacer. Hágase en mi según tu palabra, Vikernes, gran defensor de lo europeo (aunque ahora parezca que te hayas vuelto un redneck yanqui).

Más allá de Noruega y más allá del True Black

“Black Metal — Behemoth” src=”http://img.hipersonica.com/2013/04/Black-Metal-II-1.jpg" class=”centro_sinmarco” />

Evidentemente, el mundo negro no se acaba en Noruega. Esta región escandinava fue el epicentro del fenómeno sísmico que es el Black Metal. Donde se sentaron las bases clásicas del género y de la que surgieron las bandas más reconocidas. Pero el propio Black Metal ha conseguido convertirse a lo largo del tiempo en un recurso aprovechable en casi cualquier género, ya sea electrónica o ya sea Indie Pop. Además de convertirse en uno de los géneros más prolíficos de la actualidad, también ha sido de los que mejor ha sabido evolucionar dentro de las etiquetas metaleras junto con el Death o el Doom.

Sports, Concerts, and Theater Tickets | ScoreBig.com

Pero volviendo atrás, paralelamente a la escena Noruega, en otros países se fue propagando este género y muchas bandas lo exploraron desde un matiz diferente al del Inner Circle, desde la perspectiva de otro género o aportándole otros elementos que le hacen característico. Así, hubo una buena tendencia de bandas que apostaron por tocar Black Metal, pero embruteciéndolo con elementos del Death Metal, dando lugar al Blackenned Death Metal popularizado por gente como la banda polaca que hoy son gran referente mundial en el género, Behemoth. Mencionar también otra tendencia que juntó este Black Metal con elementos del Doom Metal, destacando la presencia de Samael y su magnífico Ceremony of Opposites.

Sports, Concerts, and Theater Tickets | ScoreBig.com

Otra de las subetiquetas nacidas a partir de esa escena fue la del Symphonic Black Metal, que, cuyo nombre indica con mucha claridad, experimentaron con elementos más orquestales y melódicos. Una de las más importantes fue un banda del Inner Circle, Emperor, y luego también se han ido encasillando gente como Tiamat o los propios Samael, sin ser puramente sinfónicos. La banda que mayor repercusión ha alcanzado hasta nuestros días han sido Dimmu Borgir, que comenzaron a destacar gracias a su Enthrone Darkness Triumphant y han sido una de las bandas más populares del Black Metal durante mucho tiempo.

Sports, Concerts, and Theater Tickets | ScoreBig.com

Sin embargo, el Black Sinfónico acabo por dar pie a otra nueva etiqueta, sin necesidad de que estas vallan muy juntas de la mano. A raiz de Prometheus — The Discipline Of Fire & Demise, el último álbum de Emperor, se comenzó a vislumbrar lo que se conoce como Progressive Black Metal. Género en el que Enslaved se han convertido en una de las principales referencias ahora mismo, aun siendo encasillados dentro del Viking Metal desde sus inicios. Normal que, habiendo funcionado tan bien la fusión entre el Death Metal y el Progresivo, el Black acabara por experimentar por estas sendas. En los últimos tiempos, sobre todo, están saliendo gente muy extraordinaria en este estilo, como los franceses Deathspell Omega, la carrera en solitario del maestro Ihsahn, o los noruegos Shining, aunque estos últimos tienen una propuesta mucho más ecléctica y esquizoide, donde meten también elementos electrónicos y de Jazz sobre todo.

Sports, Concerts, and Theater Tickets | ScoreBig.com

Me dejo uno de los mejores y más especiales para el final. Me refiero al Atmospheric Black Metal, que también se explica sola con su nombre. Y puestos a relucir nombres propios, se me hace imperativo mostrar sobre el tapete a gente como In The Woods… o Ulver y su álbum Bergtatt. También me gustaría resaltar en este apartado el trabajo de los islandeses Sólstafir y los dos Memoria Vetusta de los franceses Blut Aus Nord, que son sencillamente exquisitos. Y, sin salir de Francia, luce con luz propia el nombre de Neige, que ha alcanzado cotas espectaculares y deliciosas con Amesoeurs y su banda principal, Alcest. Primordiales estos últimos en la actualidad.

Algunos discos imprescindibles

Darkthone — A Blaze in the Northern Sky (1992)

Creo que no hay mejor manera de empezar que por el principio. Para todo el amante del Death Metal sobre todo, esta pieza puede gustarle más para poder iniciarse en este mundo. Y es que Darkthrone comenzaron en su momento tocando Death Metal, y del que se conservan pequeñas trazas en este A Blaze in the Northern Sky, una de las primeras obras de Black Metal en adquirir gran repercusión y una de las mejores del género, sin lugar a dudas. El primero de sus tres grandes discos, junto con Under a Funeral Moon y Transilvanian Hunger, a los que no dudéis en echarles un oído si os habéis encandilado con este Blaze.

Mayhem — De mysteriis dom Sathanas (1994)

Se me hace difícil resistirme al primer trabajo oficial de Mayhem. Y no solo por la formación de lujo que lo grabó, estando Euronymous a las guitarras, Hellhammer a la batería y el propio Varg Vikernes como bajista, aunque la familia de Euronymous puso muchas objeciones a su presencia y le pidieron a Hellhammer que borrara sus pistas ya que aun estaba reciente el asesinato de este a manos de Vikernes. El batería finalmente no haría caso a la súplica de la ofendida familia, y el resultado es sencillamente impecable, porque esta es una de las obras más trascendentales de todo el Black Metal y del Inner Circle noruego en particular.

Burzum — Hvis lyset tar oss (1994)

Seguro que más de uno estaría esperando que figuraran Burzum, pero con su álbum Filosofem. No voy a negar que ese es un álbum delicioso (permitidme la palabra en este especial de lo tenebroso y macabro) y espectacular, pero no creo que sea el más representativo para poder hablar del género. Sin embargo, su predecesor, Hvis lyset tar oss, sí cuenta con esa característica, ya que se aprecia ese amor de Vikernes por el sucio y basto Metal oscuro, pero con algunos de esos componentes atmosféricos, casi cercanos al Ambient, que dan ese toque especial a Burzum. Si nunca te has acercado al proyecto principal del Conde Grishnackh, esta es la primera obra que deberías catar.

Ulver — Bergtatt (1994)

He estado dudando hasta el último momento sobre si incluir este disco o el Grom de Behemoth, o el Pure Holocaust de Immortal, pero creo que esta es una elección más acertada para hacer más completa esta recopilación de obras. Esa maestría de Kristoffer Rygg (también conocido como Gram) para aunar el Black Metal más atmosférico con el Folk da un resultado extraordinario y fabuloso. Sus cinco cortes te harán pasar un momento no largo, pero sí muy bueno. Casi tanto como su imprescindible Perdition City, aunque este último ya camina por senderos ya dentro del país de la electrónica, y no es eso de lo que hoy estamos hablando.

Emperor — Prometheus — The Discipline Of Fire & Demise (2001)

No nací blackmetalero, lo reconozco. De hecho, siempre me he sentido más atraído por el género Death que por el Black, por lo que tardé más en profundizar en este último. Pero una de las primeras bandas que descubrí fueron Emperor y fue gracias a un álbum tan soberbio como Prometheus. Es un trabajo tan impecable y magnífico que hasta tiene una página web dedicada enteramente a este enorme disco. Siempre en tenido a Emperor en especial consideración y sentido mucha admiración por Ihsahn, un artista como la copa de un pino y una de las mentes más privilegiadas del Metal Extremo. Y la prueba reside en esta maravilla de álbum.

Enslaved — Below The Lights (2003)

Viendo ahora a Enslaved, cuesta mucho creer que en su momento fueran una de las bandas más reconocidas dentro del Viking Metal. Poco a poco se han ido despegando de esa etiqueta para explorar el Black Metal de igual manera que hicieron Opeth con el Death Metal: meterle Rock Progresivo por vía intravenosa. No creo que vayáis a encontrar ninguna tomografía abdomino-pélvica mejor contrastada y definida que el Below The Lights del grupo noruego, el triunfo definitivo de los Enslaved progresivos. No es un trabajo sencillo y no va a entrar muy bien de primeras, pero una vez te habitúas a las experimentaciones de los noruegos, se comprueba la grandeza de este trabajo. Y aun les quedan muchas obras exquisitas dentro de su discografía a partir de este álbum.

Guía fácil de Metal