Lo mejor de Guided By Voices siempre ha sido su capacidad para que los bocetos pareciesen canciones terminadas, adictivas y que te dejaban con ganas de mucho más. Realmente lo hacía, te dejaban con ganas de más porque a veces en ellas sólo había la idea de una canción, no la canción en sí misma. Al grupo y a Robert Pollard, que para algo era la principal cabeza pensante, siempre les ha gustado más imaginar que finalizar.

Por aquí también somos muy fans de eso y es lo que nos entusiasma de clásicos como Bee Thousand o Alien Lanes, aunque, pro supuesto, no le hagamos asco a la versión refinada y terminada del grupo, muy cercana a los Who (porque los Who siempre han estado como idea en los esqueletos de Guided By Voices).

Y si la primera canción de Let’s Go Eat The Factory ya apuntaba a aquello, pero nos dejaba bastante fríos, porque teníamos la certeza de que a Robert le salen mil como esas mientras desayuna, no exagero, mil en un mismo desayuno; si ‘The Unsinkable Fats Domino’ apuntaba al concepto de canción y no a la canción en sí misma, el nuevo adelanto del regreso de Guided By Voices es mejor.

http://player.soundcloud.com/player.swf?url=http%3A%2F%2Fapi.soundcloud.com%2Ftracks%2F26268669&

La próxima vez que nieve, te acordarás de ella, de su título, de sus donuts y sus muñecos. Un minuto y 45 segundos, y que todo pase así. Guided By Voices nunca han necesitado más y si alguna vez han decidido que sí, bien ha estado, aunque todos sabíamos que si eran especiales era por decirlo todo cuando otros no han empezado ni tan siquiera a arrancar sus canciones.

Let’s Go Eat The Factory sale el día de Año Nuevo: justo para que tengas todos os propósitos aún por hacer. Y lo digo aunque parezca de perogrullo: mucho mejor dedicarte a desentrañar la discografía de Guided By Voices que apuntarte al gimnasio. Y recordad que da igual que la dejéis a medio concluir; de eso se trata.

Vía | Stereogum
Más en Hipersónica | Guided By Voices vuelven justo donde lo dejaron con ‘The Unsinkable Fats Domino’