Anuncios

Gunship — Gunship

No es fácil resistirse a los instintos más intensos que surgen en nuestras entrañas, esos impulsos animales que no obedecen a la razón y ante los que nos podemos resistirnos. Todos los poseemos en mayor o menor medida, especialmente uno que se activa cuando nos aborda una música muy chillona y colorida, una música que la mayoría podría considerar hortera. Pero no podemos evitar disfrutar con ella, en ocasiones hasta deshinibirnos mientras suena, bailando como posesos. Cuando esta música se hace bien, claro está. En ese aspecto, no hay género como el synthpop que mejor conecte con esa faceta de nuestra personalidad cuando se hace bien y que más horripile cuando la pifia.

Gunship, el synthpop que sí

A esa zona de nuestro yo apuntan directamente Gunship y en su álbum de debut homónimo (Ingrooves, 2015) apuestan por ese mismo estilo con el que tan fácil caerte de la cuerda floja. Quizá no logran una cautivación y una capacidad para sonar clásico a la par que fresco como la de Ghost Culture este mismo año, pero buen gusto no le falta a este trío londinense. Su vocación es mucho más ochentera, bucea totalmente en los sonidos de aquella época y los rescatan con bastante acierto porque se centran en elementos que funcionan: sintetizadores que embelesan pero no empalagan, épica embriagadora bien medida y buenos coros para rozar la categoría de himno en varias ocasiones.

Es cierto que tienen ciertas carencias, por ejemplo en el apartado vocal que no termina de ser del todo adecuado y estimulante para el estilo que tocan. También se podría achacar que en ocasiones parece música para acompañamiento de algún potente juego de 8-bits o alguna película del corte de Kung Fury. Es más, su estética, empezando por la misma portada es muy de videojuego. No obstante, no me parece un debe importante dada la poderosa individualidad de estas canciones, cada una con motivos más que convincentes para erigirse como el jitazo absoluto del disco, destacando ‘Revel in Your Time’, ‘Tech Noir’, ‘The Hegemon’ o ‘Fly for Your Life’. Todas ellas no necesitan de un contexto particular para funcionar.

7.3/10

Si rompes todos tus prejuicios con el estilo, está claro que el de Gunship es un disco en el que vale la pena sumergirse y rendirse antes sus canciones. O bien cuando te apetece tener una buena música de fondo, también funciona de perlas. Este trío londinense sabe recoger las virtudes de su estilo, incluso profundizando de tal manera en algo descaradamente ochentero y que llega a rozar el synthwave. Pero da igual en año con un disco así, funciona y punto. No hay lugar a hablar aquí de guilty pleasures, en verdad porque no existen, sólo el puro y auténtico placer.

Anuncios