Anuncios

GusGus — Mexico

Vivir en Islandia debe ser jodido, un país pequeño (apenas más de 300.000 personas) con un clima que tiene una temperatura media anual de 7.4 grados. En lo musical, sólo suele trascender gracias a Björk o Sigur Rós, pero hay vida más allá de ellos. Y también más calor y temperatura que la que este frío país ofrece: GusGus. No son una de las referencias indispensables en la pista de baile electrónica a gran escala internacional, pero sí se caracterizan por hacerte mover el bullate en cada disco. Con Mexico (Kompakt, 2014), decente sucesor del buen Arabian Horse (Kompakt,2011), siguen la estela de un pop barzinado de electro y buenos destellos rítmicos.

En la primera escucha, casi siempre superficial y tendente a hypear el álbum en cuestión, Mexico parecía una bomba de baile por la cantidad de detalles sonoros impresos en las líneas de la canción que estaban en segundo plano. Aparte del bombo vertebrador y los vocales que se deshacen en el oído, el álbum está repleto de pequeños y detallados efectos que suman riqueza al conjunto del cuerpo rítmico de la canción. Después de haberle dado más vueltas, aquéllo no quedó tan flipante como la inicial escucha predecía, pero sigue siendo un disco hecho para el disfrute, el cubata y el sábado por la noche.

Quizá no es un álbum tan satisfactorio como su anterior LP, más cercano a patrones tech house por momentos, lo que le daba un extra de variedad (que por otra parte se mantiene en Mexico, pero no tan holgadamente), pero sin embargo y a pesar de su dilatada carrera, GusGus siguen siendo capaces de mantener un nivel muy aceptable en su discografía, sacando dos o tres hits en cada disco. En esencia, esa es la principal virtud del conjunto y de este Mexico, que siguiendo unos patrones básicos, tiene varios temas que tiran del carro y hacen de él una escucha confortable. Lo que mejor saben hacer.

Confortable en casa, claro, en cualquier set, el álbum contiene algunos cortes de los que te pueden salvar de la bajona y de Riken Sproken. Es el caso de la electrizante ‘Sustain’ o ‘Airwaves’, que parece diseñada para pinchar con los graves a tope y en una sesión en una gran sala, abarrotada de gente desinhibida y con ganas de pasarlo fetén. Es lo que ofrece este trabajo, y está bien que así sea, su rol está bien definido. Si bien entre esas canciones que destacan está también ‘Mexico’, la que da nombre al disco, con esa actitud machacadora, el resto del disco cae en la homogeneidad. Demasiados lugares comunes entre electropop y refritos de sus propias canciones (ver final de ‘Crossfade’ y ‘Mexico’ o parte de ‘Airwaves’).

6.7/10

Esas canciones que destaco son las que tiran del carro y las que más asoman el lomo sobre el resto, de no ser por ellas, sería un disco que pasaría por aquí sin pena ni gloria. Y eso teniendo en cuenta que Mexico ya de por sí no es ninguna joya especial, pero tiene esos tres o cuatro temas que GusGus se sacan por disco y que suponen buenos jitazos para desgastar la suela en la discoteca. Lástima que esta vez el resto de acompañantes del álbum no hayan estado tan a la altura. Entretenido y para pasarlo bien sin grandes pretensiones.

Anuncios