Half Japanese — Perfect

Half Japanese llevan toda una vida viviendo en el inframundo del rock, sin hacer mucho ruido en el espectro mediático, aunque bastante en el que importa, el puramente musical. Con cuatro décadas de música a sus espaldas y después de haber dejado huella en grupos totémicos del indie rock, el noise y la experimentación de los años 80/90, aún tienen cuerda para rato. Tras el parón iniciado en los años 2000, recuperaron la actividad productiva hace unos pocos años y en este 2016 han publicado un nuevo álbum, Perfect (Joyful Noise, 2016).

De bastantes formaciones veteranas, algunas de ellas bastante importantes, solemos esperar poco cuando vuelven a ponerse manos a la obra en el estudio. A veces, entre las expectativas del colectivo fan y el intento de los grupos por levantar estructuras sonoras que ya no funcionan como veinte años antes, son comunes los estropicios. Sin embargo, en gente como Half Japanese, a pesar de que han tenido sus discos más irregulares que otros, han solido cumplir a lo largo de su extensa carrera, ya fuera subiendo a tope los potenciómetros de sus pedales, entonando bellas y lentas melodías o componiendo esas necesarias canciones que te dan el chute de energía para limpiar la casa el sábado por la mañana, a veces incluso con gusto. Perfect recopila bastante parte del legado que tienen detrás, es cierto que no de una forma tan visceral y sucia como en antaño, cuando coqueteaban con lo amateur, pero los años no perdonan. Ni siquiera para aquellos que han sabido mantener su discografía de una forma digna.

https://www.youtube.com/embed/s3anL4lrE5Y

Perfect no es sólo es un buen disco, es el trabajo de unos tipos que llevan casi cuarenta años haciendo música, sobre todo en sus inicios con una concepción bastante punk, y cuyo mayor pico de popularidad vino por telonear a Nirvana en la época del In Utero (Geffen, 1993). Cuando llevas tanto tiempo haciendo lo que te da la gana no existe la presión. Y aunque existiera, da igual. Este nuevo disco de la banda liderada por los hermanos Fair trae las clásicas secciones de viento, indie rock con dejes lo-fi y desgarros sonoros para fardar de potencia. Esta vez vienen con un trabajo relativamente corto en comparación con lo que han hecho, sólo 13 canciones, pero que se pasa igual de rápido que siempre. Las dosis de divertimiento, solemnidad y garra siguen intactas.

Cuarenta años después y el viento sigue girando a tu favor

Precisamente tiran de garra para introducirte al disco, con ‘That Is That’ golpeando tu puerta mientras la rebozan de teclados que le meten ese aire irreverente que es inherente al grupo. Es la introducción al álbum pero no es el sonido que lo define. El álbum va más en la órbita de medios tiempos bastante fogosos en los que combinan acordes vibrantes con secciones de viento o electrónica analógica. En la primera parte tenemos bastantes ejemplos, ‘You And I’, ‘Perfect’ o ‘Here We Are’, una canción de reafirmación de quienes aún lo pasan bien haciendo música. Todas ellas, como bastantes del disco, rodeadas de arreglos elocuentes que a veces te sumergen en una exótica jam — como es el caso del tema que da título al disco — .

Cuando llevas tanto tiempo haciendo lo que te da la gana no existe la presión. Y aunque existiera, da igual. Este nuevo disco de la banda liderada por los hermanos Fair trae las clásicas secciones de viento, indie rock con dejes lo-fi y desgarros sonoros para fardar de potencia

Sin embargo, uno de esos medios tiempos que se convierten en uno de los arietes del LP es ‘Hold On’, otro tema con referencias de nuevo a la auto afirmación, a la resistencia, a sobrevivir al inexorable al paso de los años. Sí, seguimos aquí y tocamos sin complejos como la savia fresca. Uno de esos cortes para celebrar la vida, una oda a los viejos zorros que aún no se han bebido toda su juventud. Por otra parte, en la segunda mitad tenemos esa variedad que es también inherente a la naturaleza del grupo, otra canción de pisar a fondo, ‘In Your Spell’, algún cambio de ritmo sorprendente para gente de tanto recorrido a sus espaldas — ‘We’ll Go Far’ — y baladas marca de la casa para quererles un poquito en ‘That’s Called Love’. Los Fair son mis pastores, nada me falta.

https://www.youtube.com/embed/QJ2dHCuUiPE

7,3/10

No obstante, si hay un tema que me ha levantado de la silla y que he rayado bastante en lo que llevamos de año, es el de cierre, ‘That’s Right’. Una pieza solemne por el compás lento de la instrumentación y en especial gracias también a esas secciones de viento. Las putas flautitas no son sólo cosa de Steven Wilson o de Mogwai convocando a Satán. También de los viejos zorros. También de grupos con mucha personalidad que han seguido su carrera contra viento y marea, viviendo en el underground del underground a pesar de haberse adelantado a muchos e influenciado a unos cuantos. También de Half Japanese. Sobre todo de Half Japanese. Ellos ya estaban aquí.

Anuncios