Hamlet — Amnesia: vuelven por sus fueros

Lo del paso de Hamelt por Roadrunner fue un visto y no visto, un disco, La puta y el diablo, un álbum que por demasiado técnico y especulativo no tuvo el reconocimiento debido. En él los madrileños trataban de encontrarse a sí mismos tras un par de discos, Syberia y Pura vida en los que endulzaron su metal con toneladas de melodía.

En Amnesia, su debut por Kaiowas Records, vuelven atrás, al punto de salida en que lo dejaron con el Álbum negro (Locomotive, 2002) pero añadiéndole el bagaje de los casi diez años que han pasado desde su publicación.

Amnesia, Molly dejándose la piel en cada tema como si no hubiera futuro

https://www.youtube.com/embed/lPK5KeyJk4w

Todos los discos son importantes para un grupo pero éste parece que deberá ser un poco la bruja que vuelva a colocar en la dirección correcta a Molly y compañía, una banda con gran solera que está a punto de cumplir veinticinco años en activo.

Y en Amnesia nos encontramos a una formación rabiosa, deseosa de volver a sus mejores tiempos, aquellos en los que les produjo Collin Richardson. En este caso se han tenido que conformar con Carlos Santos en Sadman Studios y la masterización y mezclas de Fredrik Nordström en Fredman Studios, que ha puesto en su sitio esta nueva colección de canciones.

Lo que no parece que volverá a Hamlet es esa crítica anti-sistema que dejaron de protagonizar sus textos hace mucho tiempo. A cambio parece que han subido varios puntos el volumen del ampli y nos dejan riff desgarradores y una labor vocal de Molly que echábamos de menos.

https://www.youtube.com/embed/1hCnEMeWW6c

El cantante ha compuesto unas letras muy viscerales y densas a partir de lo que conocemos como estado de amnesia, la perdida de la razón y la memoria, con todo lo que conlleva en el ser humano y contados desde la perspectiva de haberlo vivido en un ser querido, un tema que da pie a esa explotar todas esa cantidad de registros que maneja de forma magistral.

Son once temas contado la intro inicial, ‘Origen’, en la que Hamlet nos insinúa por donde van a ir los tiros. Sin pausa suena después ‘La fuerza del momento’, que fue el corte que nos presentaron a finales de julio, pletóricos de haberlo terminado.

Ellos mismos lo calificaban así:

No es la canción ni más dura del disco ni la más blanda, no es la más especial o la menos especial, ni la más inmediata o menos inmediata…es simplemente una canción muy Hamlet, pero con cosas diferente a anteriores y más recientes discos, que hace que por eso mismo se convierta en una buena carta de presentación de Amnesia.

Y sí es ha sido un buen testigo para avisarnos que Hamlet volvían por sus fueros porque son muchos los ejemplos que tenemos en Amnesia para evidenciarlo. Baste mencionar ‘Despertar sin vida’, una auténtica barbaridad, con la banda consiguiendo que te duela el interior del cuerpo al escucharla, ‘Entre la niebla’, donde el cantante apabulla y la banda se ha dejado la piel en tocarla.

https://www.youtube.com/embed/tixpVgqyGhA

Eso mismo parece que ha sucedido en ‘Mi soledad’ o en el primer single, ‘Un mundo en pausa’, que va a ser un hito en sus nuevos conciertos porque tiene una letra increíble, ahí si hay crítica social, y Molly vuelve a dejarnos sin palabras.

8/10

Y si encima terminan con aplastando cabezas con un tema como ‘Al tercer día’, ¿alguién mencionó a Down?, y con otro single cien por cien radiable como es ‘Desesperación’, uno llega a la conclusión de lo buenos y poco reconocidos que tenemos a Hamlet en este país. Si me pilla cerca quiero volver a verlos en directo con Amnesia porque su estado de forma parece envidable.

Anuncios