“Jocke_Hardcore Superstar” src=”http://img.hipersonica.com/2012/05/jocke_HardcoreSupestar.jpg» class=”centro” />

Lo bueno de asistir un concierto y no esperar nada del grupo invitado es que te sorprenda gratamente y acabes agradeciendo haber llegado con el tiempo suficiente como para verlo en primerísima fila, pegado al escenario y al lado de un amigo como Sergio Blanco, fotógrafo de rock desde mediados de los noventa y hacedor de unas instantáneas a la altura de las de los mejores redactores gráficos de este país.

Katana, una banda a tener en cuenta en el futuro

Fue comenzar el concierto de Katana, mirarnos y decir, esto sí que promete. Y en efecto, gracias a los cabezas de cartel pudimos conocer y darnos cuenta de que estos suecos de Gotemburgo no son ni mucho menos unos hacedores del revival del heavy metal de principios de la década de los ochenta del siglo pasado. El quinteto comandado por el larguirucho Johan Bernspång, un cantante enfundado en esas mallas que creía desaparecidas hace tiempo y con los aditamentos propios de los clásicos Judas Priest: esas muñequeras de pinchos, botas altas reforzadas…, ofreció un corto set pero bastó para darnos cuenta que hay que tenerlos en cuenta en el futuro.

“Katana_Gijon by Sergio Blanco” src=”http://img.hipersonica.com/2012/05/Katana_Gijon.jpg» class=”centro” />

Revisando su historia antes de su concierto nos enteramos que ganaron en 2010 el Metal Battle sueco y que su disco de debut, Heads With Roll (Listenable, 2011), ya obtuvo los parabienes de la crítica. No en vano Katana recoge y actualiza las maneras de la NWOBHM, aunando la herencia de los primeros Iron Maiden, Judas Priest e incluso podríamos citar fuera de esa corriente a Accept, pero con letras de temática sobre el japón de los samurais. ‘Blade of Katana’, ese himno que es ‘Phoenix of Fire’, ‘Hearts of Tokyo’, con la que se despidieron, junto a temas de su recién estrenado segundo elepé, Storms of War, como ‘The Reaper’ o ‘Kublai Khan’ quedaron en mi memoria intactos.

Hardcore Superstar, un caballo ganador allá por donde pasan

Con tan buen sabor de boca muy mal lo tenían que hacer Hardcore Superstar para aguar la fiesta. Y no fallaron ni nos defraudaron los suecos. A pesar de ofrecernos un set pelín raquítico, Gijón no es una plaza grande hay que entenderlo, ya desde el primer minuto supimos que su recital iba a ser mucho mejor que aquel, ya lejano de 2008 en la Sala Albéniz, con el guitarrista Vic Zino que hacía muy poco que había arribado a la banda.

Y así fue, en un estado de forma envidiable, con un sonido apabullante y un cantante, Jocke Berg, del que podemos decir que es uno de los mejores del circuito rockero europeo, animando el cotarro, lo de Hardcore Superstar fue de otra galaxia. Casi dio igual el repertorio, puesto que sin un disco de estudio que defender, nos sirvieron ‘Dreamin’ in a Casket’, ‘Wild Boys’, ‘Run to Your Mamma’ o ‘My Good Reputation’.

Y ver a una banda acostumbrada a salas de mediano y gran aforo invitar a subir a un montón de gente del público al escenario mientras interpretaban este último tema fue como para aplaudir hasta no poder más. El bis elevo el poder rockero del quinteto: ‘Moonshine’, ‘Last Call For Alcohol’ y ‘We Don’t Celebrate Sundays’, fueron una prueba más para decir que son un caballo ganador allá por donde pasan.

Sitio oficial | Hardcore Superstar
Fotografías | Sergio Blanco
Más en Hipersónica | Hardcore Superstar están de gira por España: y no os lo habíamos contado

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments